74 F
Belize City
Saturday, May 8, 2021
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

TRUMP PIDE MÁS ARMAS NUCLEARES

(Extracto de un artículo de Tom Vanden Brook en USA TODAY del 23 al 26 de diciembre de 2016)

WASHINGTON – El presidente electo, Donald Trump, criticó el jueves el estado del arsenal nuclear de la nación, diciendo en un tweet que tiene que ser fortalecido “en gran medida” durante tiempos inciertos.

“Estados Unidos debe fortalecer y expandir su capacidad nuclear hasta el momento en que el mundo recupere la razón con respecto a las armas nucleares”, twitteó.

Trump hizo sus comentarios un día después de recibir un informe de seguridad nacional de un grupo mayoritariamente de oficiales militares, incluyendo al teniente general de la Fuerza Aérea Jack Weinstein, subjefe de personal para la disuasión estratégica y la integración nuclear.

Un experto en reducción de armas nucleares reaccionó con alarma al tweet de Trump. Joseph Cirincione, presidente del Fondo Ploughshares, dijo que declaraciones similares del presidente ruso Vladimir Putin podrían desencadenar una desestabilizadora carrera armamentista nuclear.

Estados Unidos y Rusia tienen el 95% de las armas nucleares del mundo, pero las potencias nucleares más pequeñas, como China, Corea del Norte, India y Pakistán, pueden considerar sus declaraciones como un llamado a reforzar sus propios arsenales, dijo.

Dos o tres meses antes de las elecciones presidenciales americanas de noviembre, yo había comparado al entonces candidato presidencial del Partido Republicano, Donald J. Trump, con el candidato presidencial del Partido Republicano en 1964, el senador Barry Goldwater de Arizona. Escribí que pensaba que los estrategas de la campaña presidencial del Partido Demócrata podían hacerle a Trump lo que habían hecho a Goldwater en la campaña presidencial de 1964; calificarlo de peligroso e impredecible en lo que respecta a la carrera de armamentos nucleares y a los asuntos internacionales. Al pintar a Goldwater como gavilán de gatillo-fácil, los demócratas lograron que su candidato, Lyndon Baines Johnson, asumiera la presidencia en 1964.
Johnson había sido vicepresidente de los Estados Unidos cuando el presidente John F. Kennedy fue asesinado en Dallas, Texas, el 22 de noviembre de 1963. LBJ fue juramentado como presidente y sirvió el año restante de Kennedy de 1960 a 1964.

Los beliceños más jóvenes no sabrán que cuando Kennedy fue elegido presidente en noviembre de 1960, fue una elección trascendental, porque ningún católico había sido elegido presidente de Estados Unidos antes. Ningún afroamericano había sido elegido presidente de Estados Unidos antes de Barack Obama en 2008, y eso fue seguramente más sensacional que la elección de Kennedy como católico en 1960. Sin embargo, la elección de Kennedy fue una gran noticia en 1960, aunque su victoria fue por un margen extremadamente estrecho.

En 1960, el movimiento obrero estadounidense y la mafia estaban haciendo un montón de negocios juntos. Los líderes sindicales norteamericanos, como Jimmy Hoffa, controlaban enormes fondos de pensiones, además de flujos de caja confiables y generosos, los cuales ponían a disposición de la Mafia para préstamos y operaciones comerciales. El padre de John Kennedy, Joe Kennedy, había sido un contrabandista durante la era de la Prohibición (1919-1933) en los Estados Unidos, por lo que tenía lazos con la Mafia. Se cree generalmente que la campaña de Kennedy ganó el voto del sindicato y de la mafia en la elección de 1960.

La Mafia Americana había perdido mucho dinero que había invertido en hoteles y casinos cubanos durante los años en que Fidel Castro se apoderó de Cuba en enero de 1959. Castro lo nacionalizó todo. Personas como Carlos Marcello y Santos Trafficante, los dons de las mafias de Nueva Orleans y Tampa, Florida, respectivamente, estaban en confabulación con los elementos extremistas del exilio cubano en Florida que planeaban invadir Cuba con el apoyo de los establecimientos de inteligencia, políticos y militares estadounidenses. Cuando John Kennedy llegó al cargo en enero de 1961, heredó el plan de invasión cubano del presidente que lo precedió, Dwight D. Eisenhower.

La ofensiva contra Cuba en abril de 1961, conocida como la invasión de la Bahía de Cochinos, fue un colosal fracaso para los exiliados cubanos y la estructura de poder estadounidense, y los críticos de John Kennedy consideraron que al negarse a proveer cobertura aérea estadounidense a los atacantes, él había condenado la invasión. Poderosos elementos de los establecimientos militares y de inteligencia estadounidenses se enojaron con Kennedy.
Al mismo tiempo, el hermano menor de Kennedy, Bobby, a quien JFK había designado como su Fiscal General, se vio envuelto en una amarga disputa con Jimmy Hoffa, y los intentos de Bobby Kennedy de condenar y encarcelar a Hoffa por corrupción tuvieron serias implicaciones negativas para la coalición pro-Kennedy del sindicato/mafia. Estos hombres poderosos y violentos se volvieron contra los Kennedy.

Temiendo que los estadounidenses y sus aliados cubanos exiliados intentarían invadir Cuba otra vez, Fidel Castro había invitado a los rusos a instalar misiles nucleares en Cuba, a sólo 90 millas de distancia del continente americano. Cuando el gobierno de los Estados Unidos descubrió la presencia de los misiles, dio lugar a la llamada Crisis de Misiles de Cuba de octubre de 1962, cuando los Estados Unidos y la Unión Soviética se acercaron a la guerra entre ellos y posiblemente la destrucción del planeta con ojivas termonucleares.

El impacto traumático y aterrador de esta crisis nuclear para la juventud estadounidense, agravado por la sangrienta escalada de la guerra de Vietnam reportada en la televisión, llevó a lo que se convirtió en una alienación revolucionaria de la juventud estadounidense, una alienación revolucionaria que se extendió a países europeos como Alemania, Francia e Italia. Estamos hablando aquí de jóvenes altamente educados que se habían alarmado y vuelto hostiles por la cultura de guerra que habían heredado de sus padres. En la era nuclear, la guerra sería diferente de cualquier cosa que el hombre había conocido: la guerra sería terminal.

Las declaraciones del presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, como las que citamos arriba de USA TODAY (23-26 de diciembre de 2016) tienen la intención de construir un espíritu militante y nacionalista en Estados Unidos, en línea con la promesa de campaña de Trump de “hacer grande nuevamente a Estados Unidos.” El punto de mi ensayo es que la última vez que el planeta estaba en el tipo de carrera de armas nucleares que Trump ahora está provocando, la juventud estadounidense entró en modo de rebelión mayor.

En el momento del asesinato de John Kennedy, su administración estaba siendo representada por medios estadounidenses aduladores como parecida a Camelot. Había un aura de clase, iluminación y brillantez intelectual en torno a la administración Kennedy. Pero Washington, la historia ha expuesto, no era realmente como Camelot bajo JFK.

América es un estado guerrero. Supongo que todos los imperios lo son. Donald Trump aprovechó el machismo de Estados Unidos y ganó la 45ª presidencia de manera sensacionalista.

Cuando los estadounidenses eligieron a Lyndon Johnson a la presidencia en 1964, no estaban eligiendo un angelito: estaban votando por un texano firme que estaba comprometido a escalar la guerra en Vietnam. (Richard Nixon, el halcón republicano que sucedió a Johnson como presidente en 1968, casi alegremente amplió esa guerra en Laos y Camboya.) Goldwater había sido percibido como sustancialmente más halcón que Johnson, de ahí la derrota de Goldwater. Sin embargo, Vietnam demostró ser tan difícil de quebrar que, para repetir, los jóvenes de Estados Unidos entraron en un modo de rebelión que se había vuelto absolutamente revolucionario a finales de los años sesenta y principios de los años setenta.

A medida que avanzaba la década de 1970, la guerra de Vietnam llegó a su fin en 1975 y poco después Estados Unidos abolió su reclutamiento militar. Al parecer, con el tiempo, la gran mayoría de la juventud rebelde americana volvió a la corriente principal socioeconómica de su nación.

Los estadounidenses han elogiado a sus presidencias de Ronald Reagan (1980-1988) como un regreso a la gloria de las estrellas después de la fragilidad del gobierno de Jimmy Carter (1976-1980). Los estadounidenses sienten que fue Reagan quien fue responsable de la caída del Muro de Berlín, del colapso de Rusia y de la pérdida de la credibilidad del comunismo en y después de 1989. Hoy, sin embargo, Rusia se ha recuperado dramáticamente, China nunca se fue y es más poderosa hoy de lo que ha sido jamás, y el mundo, en general, es un lugar aún más peligroso, para hablar en materia nuclear, de lo que era en 1964 o 1962.

Los estadounidenses han presentado al mundo con Donald Trump, un hombre que habla imprudentemente y actúa sin el debido proceso. En todo el planeta tierra, dondequiera que haya enemigos de Estados Unidos, pueden estar seguros de que esos enemigos están tomando nota. Si Trump puede convertir su retórica en una realidad imperial estadounidense, la probabilidad de que la juventud estadounidense se subleva es probablemente nula. Pero si Trump es obligado por el resto del mundo a bajar de las nubes, Estados Unidos podría llegar a ser inestable internamente. Para repetir, fue cuando Vietnam comenzó a convertirse en un atolladero que los jóvenes estadounidenses se rebelaron.

Belize está en un lugar difícil aquí. Nuestros jóvenes beliceños se han vuelto americanizados que es decir consumistas. Cuando los jóvenes estadounidenses se volvieron rebeldes en los años sesenta, los jóvenes de Belize habían sido politizados por las Trece Propuestas de 1966 y las Diecisiete Propuestas de 1968. Así, cuando Assad Shoman, Said Musa y su servidor introdujeron a principios de 1969, uno tras otro, el Comité Ad Hoc, la Asociación Negra Unida para el Desarrollo (United Black Association for Development, UBAD) y el Comité de Acción Popular (People’s Action Committee, PAC), había una audiencia joven beliceña deseosa de información y conocimiento. En 2016, entrando en 2017, no parece haber tal audiencia en Belize.

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

Sports training to resume

BELMOPAN, Mon. May 3, 2021-- Last month, athletes took to social media to vent their outrage at the Government of Belize’s decision to allow...

Cricket Corner – Games resume

BELIZE CITY , Wed. May 5, 2021-- To all you lovers of cricket, players and fans, after a year ’ s break from our...

FFB announces National Beach Soccer Selection

BELIZE CITY, Thurs. May 6, 2021-- On Monday of this week, the Football Federation of Belize (FFB) announced that it had commenced preparation for...

COVID-19 affecting more young people

WASHINGTON DC, USA, Wed. May 5, 2021-- COVID-19 was initially seen as a virus that primarily afflicted older members of the population. Recent studies...