82.2 F
Belize City
Tuesday, November 12, 2019
Home From the Publisher (En Espanol) From The Publisher en Español

From The Publisher en Español

A los 72 años, supongo que me he resignado a la comprensión de que nunca produciré una gran obra de ficción, que era mi intención cuando regresé a Belize de la universidad en 1968. Muchas controversias sociopolíticas me rodearon rápidamente a mi regreso a casa, y complicaron las cosas sin fin.  El hecho del asunto era que yo era negro consciente, y con la audacia de la juventud, hice un llamado incondicional a la enseñanza de la historia africana e indígena (maya) en las escuelas de Belize.

A pesar de que las masas de beliceños estaban inmersas en una lucha decidida y militante por la autodeterminación y el autogobierno, se hizo evidente que las personas sombrías y reservadas que controlaban los planes de estudio en las principales escuelas primarias y secundarias de Belize,  no tenían intención de abrir ese currículo a las influencias liberadoras que arrasaban el planeta en la década de los años sesenta.

Yo me quedé sorprendido, agradablemente, por lo tanto, cuando empecé a enseñar en el Colegio Wesley en 1971 y encontré la sobresaliente obra del nigeriano Chinua Achebe Things Fall Apart en la lista de lectura de la escuela secundaria Metodista. Creo que la inclusión de Achebe en el Colegio Wesley habría sido la influencia del anterior director, el Reverendo Coleridge Barnett, y tal vez su esposa, Catriona (ambos fallecidos).

Sea como fuere, sin evidencia real, estoy dispuesto a apostar que Achebe no estaba en la lista de lectura de las escuelas secundarias católicas romanas y anglicanas en ese momento. En 1971, entonces, los metodistas tomaban el liderazgo, un poco.

Como escritor de poemas en la década de 1970, me han honrado modestamente en el centro y Gran Bretaña por poemas específicos, pero esto nunca ha sucedido en los círculos de la estructura de poder de la educación en Belize.  Como dije antes, hubo controversia desde el principio en 1968, y que así sea.

Sin embargo, mi hermano menor, Colin, que pasó sus años más jóvenes como pescador y como agricultor, eventualmente comenzó a producir obras de ficción de calidad que merecían ser incluidas en las listas locales de lectura en las escuelas.  Y, Colin no fue controvertido. Él es el “Clan de los Baymen”. Sin embargo, han pasado más de dos décadas y no ha sucedido. El trabajo de Colin está en el desierto.

Si la oscura y secreta estructura de poder no lo incluye a uno en sus listas de lectura de la escuela, se marchitará y morirá como escritor en Belize. La declaración es casi categórica. Supongo que el escritor que ha ganado más dinero en Belize es alguien que no se considera un escritor profesional como tal, y ese es el abogado, político, diplomático y académico, Assad Shoman. La inclusión de sus Thirteen Chapters en las listas de lectura de Belize llevó a múltiples impresiones de su libro de historia.

En cualquier caso, el propósito principal de esta columna es dar a conocer el hecho de que nuestro periódico comenzó la semana pasada la publicación en serie de una novela de mi difunta y muy querida tía paterna, la Sra. Chrystel Lynwood Hyde Straughan. Ella escribió la novela tarde en la vida, en sus setentas y ochentas en su mayoría, mientras vivía en Atlanta, Georgia con su hija, su hijo y sus nietos.

Todos los miembros de nuestra familia interesados ??se sorprendieron cuando finalmente completó la novela hace unos años, antes de morir trágicamente. No era lo que esperábamos. Tía Chrystel había escuchado fielmente todas las historias emocionantes, alegres y a veces ruidosas contadas por mi abuelo paterno, James Bartlett Hyde, un marinero y en algún momento contrabandista, y de hecho la primera vez que mi tía apareció impresa, al mejor de mi conocimiento, en la revista Fun & Games, que fue publicada durante unos seis meses por Cream, Ltd., en 1979, fue como proveedora de algunas de las historias de su padre que escribió bajo el seudónimo, “John Direc’ly.”

Sin embargo, esta novela que produjo mi tía era completamente diferente en sabor, tono y perspectiva del trabajo de John Direc’ly. La novela de tía Chrystel era muy, muy seria, y al principio la mayoría de los Hydes estaban decepcionados. Sin embargo, después de un tiempo, me di cuenta de que el trabajo tenía un gran significado histórico en la medida en que creó un registro y definió una era en nuestro pequeño país cuando nuestra gente se movía, a nivel individual y familiar, del colonialismo británico al autogobierno beliceño.

Se ha escrito mucho sobre todas las políticas de partidos aquí en las décadas de 1950 y 1960, pero ninguna de las historias individuales se ha contado en el nivel de ambición donde operaban los fenómenos sociopolíticos relevantes. En Beka Lamb e In Times Like These, Zee Edgell realizó un trabajo relevante e importante sobre la era de la descolonización en Belize, y ha sido reconocida adecuadamente. El trabajo de la Sra. Straughan, me atrevo a sugerir, es más profundamente analítico desde el punto de vista de la textura y el sabor colonial de Honduras Británica.

Estamos reproduciendo la novela capítulo por capítulo en el periódico, en primera instancia, y ya nos hemos enfrentado al tema del abuso corporal a nivel familiar y escolar. Honduras Británica, pocas personas hablan de ello en forma impresa, era una sociedad muy violenta a nivel oficial, y esa violencia se extiende bajo la alfombra generalizada de la “disciplina”. Pero bajo los británicos hubo muchos beliceños que perecieron en la horca que no eran culpables de asesinato en nuestra comprensión del mismo en el contexto moderno. He investigado sobre esto. No discutimos la brutalidad de los británicos en Belize porque, supongo, la gente quiere los honores de la Reina, pero la violencia a nivel oficial en Honduras Británica influyó negativamente en el comportamiento de los responsables de hogares y escuelas. Nuestros padres y maestros sentían la necesidad de “pegarle” a nuestros hijos hasta la sumisión.

He realizado una edición leve y mínima de la novela de la Sra. Straughan, para aumentar su palatabilidad al público lector, pero la esencia vital de su historia definitivamente está ahí, y creo que valdrá la pena leer el trabajo. Esta novela le quitó mucho a la Sra. Straughan emocionalmente, porque estaba mirando con atención los problemas que los beliceños en el nivel de la estructura de poder, para repetir, han tenido la costumbre de barrer debajo de la alfombra en nuestra vida.

El autogobierno en Belize ha representado libertad del duro nivel de violencia oficial que los británicos nos habían impuesto. La pregunta es si esa violencia todavía existe en nuestra sociedad en una forma diferente y en diferentes lugares además de la Corte Suprema y la horca en la antigua Prisión Central. Quizás la palabra sea “subliminalmente”.

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

Two girls escaped from Marla’s House of Hope in Belmopan

Police are asking your assistance in locating two girls who escaped from Marla's House of Hope in Belmopan on Monday evening. The girls are...

Lee Lopez fatally stabbed in Ladyville

Police responded to a report of a street fight on Heron Street last night, where upon arrival they observed the motionless body of Lee...

Rastas in Barbados to get green light to use cannabis for religious purposes

BRIDGETOWN, Barbados, Thurs. Nov. 7, 2019 (Caribbean360)-- Barbados’ Rastafarian community will soon be able to lawfully use marijuana in their religious sacrament. During debate in...

Global Leadership Summit 2019 kicks off Entrepreneurship Month

BELIZE CITY, Thurs. Nov. 7, 2019-- The month of November is internationally and locally recognized as the month of entrepreneurship, and during that month...