74 F
Belize City
Sunday, October 17, 2021
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

Me gusta escuchar al capitán Nicholas Sánchez cuando habla en la radio. En realidad, creo que es un pariente lejano mío, mediante la conexión Gibson. Puede que lo haya conocido, pero nunca hemos tenido una conversación real.

El capitán Sánchez es un beliceño que emigró a Canadá cuando era un hombre joven en los años 50 y pasó la mayor parte de su vida adulta allá. Él ha estado haciendo viajes turísticos en Belize durante unos cuantos años; tiene un conocimiento fiable de la arquitectura, sitios históricos y realidades coloniales de la antigua Honduras Británica que es fascinante. El hombre es un tesoro de información sobre Honduras Británica/Belize.

El capitán Sánchez llamó al programa de Mose el martes por la mañana para quejarse del uso de la palabra “diáspora” para referirse a la población beliceña que ha emigrado al extranjero. En esa opinión, el presentador del programa estuvo de acuerdo con él, pero quisiera decirles a ambos, cuando encuentren una palabra que les guste más que “diáspora” para describir a los migrantes beliceños, me la dicen.

De todos modos, esto no es lo que me interesa hoy. He escuchado al capitán Nicholas mencionar algo en la emisora ​​de radio del Partido Democrático Unido (United Democratic Party, UDP) en más de una ocasión, y creo que está diciendo la verdad. El capitán Sánchez dijo que en 1953 (incluso da el mes, creo) cuando tenía 17 años en Honduras Británica y era un funcionario sindical menor que era partidario del Partido Unido del Pueblo (PUP), “George Price” dijo que el objetivo del partido era entregar el país a Guatemala. Esta declaración del Sr. Price, que no era el líder del PUP en ese momento, desagradó tanto al joven Nicholas Sánchez. Y sigue siendo un hueso en la garganta del caballero mayor.

Es importante saber que en 1953 Guatemala estaba en el noveno año de una revolución democrática que había comenzado en la república en 1944, después de la expulsión del dictador militar Jorge Ubico. Jacobo Arbenz, ex general militar, había sido elegido presidente en 1951. El gobierno de Arbenz era un gobierno ilustrado y reformista. Los beliceños, entre ellos Philip Goldson y Leigh Richardson, que visitaron Guatemala durante la presidencia de Arbenz quedaron muy impresionados. (Arbenz fue derrocado en 1954 por la CIA después de entrar en conflicto con la United Fruit Company – el pulpo).

También es importante recordar que la naturaleza del colonialismo británico aquí en 1953 fue muy amarga. Las masas de la gente en la ciudad capital, Belize, tenían que usar los canales como alcantarillas abiertas para vaciar los desechos corporales que habían almacenado durante la noche en cubetas; el suministro de agua era un problema terrible, especialmente durante la estación seca. Había una pequeña clase de nativos, en su mayoría morenos, que esencialmente se había separado de las masas y apoyado el colonialismo británico porque eran privilegiados sobre las masas negras. Los caribes y los mestizos beliceños fueron definitivamente discriminados en el servicio gubernamental. El sistema viario aquí era extremadamente primitivo, tanto que los viajes a los distritos en el norte, oeste y sur, tardaban cuatro, cinco veces más de lo que tardan hoy. Toledo, de hecho, era básicamente inaccesible por carretera. Se tenía que viajar allí en barco de motor, y ese viaje tardaba desde temprano en la mañana hasta el anochecer. En Honduras Británica, un escritor británico llamado Aldous Huxley había escrito en los años treinta: “Si el mundo tuviera algún fin, Honduras Británica sería uno de ellos”. En 1953, entonces, Honduras Británica era el pozo para las masas de Belize, y Guatemala estaba prosperando bajo Arbenz.

No puedo ser considerado apologista de Price. Todavía hay parientes mayores y admiradores del Padre de la Nación que guardan quejas contra su servidor debido a la naturaleza viciosa de la pelea entre nosotros desde 1969 a 1972. Dije lo que tenía que decir e hice lo que tenía que hacer en ese entonces. En febrero de 1970, Price trató de encarcelarme usando una vieja ley de sedición colonial que los británicos habían usado contra él doce años antes. Si nos fijamos en el arresto por sedición de 1970 en el contexto histórico, fue una declaración de guerra contra la Asociación Negra Unida para el Desarrollo (United Black Association for Development, UBAD) por el gobernante PUP. En 1970, yo era el líder de UBAD y el Sr. Price era el líder del PUP.

Estoy diciendo eso para que pueda decir esto. En septiembre de 1981, el Sr. Price llevó a Belize a la independencia con todo nuestro territorio intacto. El hecho de que Belize no tuviera una garantía de defensa cuando nos hicimos independientes, hizo que la independencia fuera polémica para los líderes nacionalistas como el Sr. Goldson. En 1981, el Sr. Price y los líderes del PUP más cercanos a él creían que el Preámbulo de Acuerdo proporcionaba a Belize la oportunidad de lograr la independencia política que había sido retrasada desde 1964. Visto desde cierta perspectiva, se trataba de una independencia aventurera, pero nosotros los beliceños hemos tenido 36 años para descubrir cómo proteger y preservar esa independencia. En otras palabras, como una mejora constitucional y como una elevación de la dignidad nacional de Belize, la independencia funcionó. Lo que el Sr. Price dijo a Nicholas Sánchez en 1953, es irrelevante en 2017.

Este periódico había desempeñado un papel significativo en la campaña electoral general del PUP de 1979, la elección que se convirtió en el trampolín final para la independencia. Como el editor responsable y el jefe de redacción de Amandala, sin embargo, tuve experiencias con el vice premier del PUP a principios de 1978, lo que me convenció de que el PUP no toleraría a Amandala en un Belize independiente. Mi opinión de 1978 se demostró fidedigna cuando el PUP lanzó posiblemente las dos demandas de difamación más grandes que Belize jamás había visto contra este periódico después de la independencia. Además, y lo que es más importante, hubo aspectos del Preámbulo de Acuerdo de marzo de 1981 que impusieron condiciones odiosas sobre la independencia de Belize antes de que la hubiéramos alcanzado. Sólo digo.

Desde 1981, este ha sido un camino rocoso. Una clase élite ha surgido en Belize con visibles pretensiones a la oligarquía, mientras que la vida se ha deteriorado para las masas beliceñas y la juventud beliceña. En ese sentido, Belize se ha vuelto más como Guatemala desde 1981. Este fue el deseo expresado públicamente por los Estados Unidos cuando publicaron las Diecisiete Propuestas en 1968: que Belize se volviera como Guatemala.

Los expertos de la política exterior estadounidense creían que un Belize independiente representaría un peligro potencial para las dos oligarquías militares que Estados Unidos había estado apoyando al oeste y al sur de Belize – Guatemala y Honduras. Washington absolutamente no quería un Belize que vagaría libremente filosóficamente y posiblemente podría ser influenciado por la revolución de Fidel Castro en Cuba. Esta es la razón por la cual los estadounidenses generalmente han permitido que los guatemaltecos nos intimiden a lo largo de los años. Belize se encuentra en una posición estratégica en Centroamérica que podría crear problemas para las oligarquías guatemaltecas y hondureñas.

Si pudiéramos encontrar alguna manera de convencer a Washington de que los beliceños no tienen interés en las crisis humanitarias en desarrollo en Guatemala y Honduras, tal vez el Departamento de Estado ajustaría su política de Belize con respecto al reclamo guatemalteco. El problema no es sólo que nosotros los beliceños de la base tenemos corazón y, por lo tanto, lamentamos lo que está sucediendo en Guatemala y Honduras, pero que hay tantos guatemaltecos y hondureños que han hecho una nueva vida en Belize que tienen preocupaciones sobre las tragedias humanas en sus repúblicas de origen. Un Belize democrático no tiene otra opción que condenar las violaciones de derechos humanos por parte de las oligarquías en Guatemala y Honduras.

Para terminar, permítanme regresar al Capitán Sánchez. Hay beliceños que tienen un amor por los viejos tiempos aquí, pero es injusto describirlos, estrictamente hablando, como coloniales. La corrupción, el desorden y la anarquía que han llegado a Belize desde la independencia deben ser condenados incondicionalmente. No había corrupción, ni desorden, ni anarquía en la Honduras Británica colonial, pero había opresión, había supremacía blanca y había imperialismo. Los beliceños hemos pagado un precio sociopolítico por nuestra independencia. Al mismo tiempo, sin embargo, a pesar de que esa independencia trajo corrupción, desorden y anarquía, estamos decididos a mantener esa independencia, ante todo. No creo que el Capitán Nicholas sea colonial. Estoy de acuerdo con él en que el Barón Bliss merece nuestra gratitud y que debe ser honrado eternamente. Donde no estoy de acuerdo con mi pariente es en el área de la nostalgia. Como pueblo guerrero, era necesario para nosotros remover a los británicos, por cualquier medio necesario. El beliceño que hizo el trabajo fue el Muy Honorable George Cadle Price. Se le debe respeto.

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

US to open border with Canada, Mexico starting in early November

The United States will lift restrictions at its land borders with Canada and Mexico for fully vaccinated foreign nationals in early November, ending historic...

PM speaks on Belize’s economy

BELIZE CITY, Thurs. Oct. 14, 2021-- While being interviewed by local reporters yesterday, the Prime Minister, Hon. John Briceño, noted that the country is...

Khalydia Velasquez, Belize International Day of the Girl – “We Belong”

Concacaf.com, Mon. Oct. 11, 2021-- Khalydia Velasquez might be the youngest Belizean player to score internationally in 2018 at IMG Academy but you would...

No bola rolling, but ballers still passing

BELIZE CITY, Mon. Oct. 11, 2021-- There is no football playing in Belize for over a year now due to Covid-19, and the football...