74 F
Belize City
Sunday, October 17, 2021
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher (En Español)

From the Publisher (En Español)

Han sido muchos, muchos años desde que voy a escribir una columna como la siguiente, que se trata de veleros y cómo solía ser aquí cuando yo era niño. Pero siempre he puesto el tema a un lado y he tratado con otro material. Una de las razones por las que siempre he puesto el tema de la navegación y las carreras de barcos a un lado es que he considerado el tema uno intrincado, técnico, difícil de explorar adecuadamente para los que son marineros de agua dulce, como dicen.

Finalmente decidí tomar el toro por los cuernos y atacar el tema después de que leí de la importancia de la velocidad en el velero que los británicos utilizaban para interceptar barcos negreros de otras naciones después de que los británicos mismos hubieran abolido el comercio de esclavos en 1807, mientras que otras naciones europeas persistieron. (Al final de esta columna, voy a reproducir el pasaje en cuestión del libro de David Olusaga que he estado citando recientemente).

Cuando yo era un niño creciendo en Belize en los años 50, los veleros eran todavía la característica dominante en cuanto a la pesca, viajes, y el transporte se trataban a lo largo de la costa de la colonia. Había barcos con motores interiores que habían estado por aquí durante algún tiempo, como el Heron H, el Príncipe Maya, el Africola y otros, además de los remolcadores que los contratistas de caoba, más prominentemente BEC, utilizaban para remolcar troncos de caoba encadenados juntos por el Viejo Río Belize y el arroyo Haulover hasta el puerto de la Ciudad de Belize para cargarlos en barcos de vapor.

También, el mundo secreto del contrabando, que implicaba mover ron y whisky (legales en Honduras Británica) a los puertos americanos del golfo en Tejas, Luisiana, Mississippi, la Florida, Alabama, Georgia, y así sucesivamente (la Prohibición hizo el ron y el whisky ilegal en Estados Unidos entre 1919 y 1933) había confiado en barcos de motor. La piratería en la colonia fue el precursor de la marihuana y, más tarde, del comercio de la cocaína – criminal, y rentable.

Pero los motores fuera de borda y los esquifes no empezaron a tomar el control de la pesca y el transporte en Belize sino hasta principios de los años sesenta, diría yo. Y el movimiento de carga y material de construcción a lo largo de la costa desde la Ciudad de Belize hasta Gales Point Manatee y Mullins River fue dominado por los lanchones. (Estoy fascinado por la historia de Mullins River, una aldea que ha declinado al anonimato después de ser tan animada y famosa en la primera parte del siglo XX. Mullins Rivers está a medio camino entre Manatee Gales Point y Dangriga.)

La Regata del Puerto Barón Bliss era una gran cosa en mi familia cuando yo estaba creciendo. A mi padre le encantaban los veleros con pasión, y el hermano de mi madre, Buck Belisle, era el mejor capitán de carreras de su época. (Tengo prejuicios, no hace falta decirlo.) Puedo recordar a mi madre, una costurera, no durmiendo hasta tarde costurando o cambiando velas en las noches antes de las carreras del Nueve de Marzo en el puerto.

    Cuando se trataba de barcos de vela en la década de 1950, había barcos de trabajo y había barcos de carreras. Los pescadores profesionales, como mi abuelo, Louis “Sleepy” Belisle, usaban barcos pesqueros que tenían “pozos” en el medio del barco donde se podía mantener el pescado vivo durante el viaje al mercado de la Ciudad de Belize. Recuerden ahora, la refrigeración era primitiva en ese entonces (sólo bloques de hielo), por lo que los pozos eran vitales para el suministro de pescado fresco. Los pozos involucraban cajas cuadradas como contenedores con agujeros en el fondo del barco. Los pozos eran parte de los cascos de los barcos pesqueros. El mar estaba literalmente, entonces, dentro del barco. Como niños, no podíamos averiguar cómo funcionaba esta ruda tecnología: ¿por qué no se hundía el barco?

Cuando se trataba de los barcos de vela, había hombres en el servicio civil y la clase comerciante que construyeron barcos de vela para competir entre sí. Estos hombres incluyeron a gente como “Artie” Barrow, el padre farmacéutico del actual primer ministro de Belize;  ”Karlie” Menzies, el fundador de la firma de negocios Karl H. Menzies; Willie Longsworth; y Telford Vernon, Comisionado del Impuesto sobre la Renta antes de convertirse en Contralor de Aduanas. El Sr. Denys Bradley era también un gran navegante. Estas naves veleras eran en su mayoría llamadas “balandras”, pero los barcos gaviota también se hicieron populares. Cuando yo era niño, la sección de vela de la regata del Barón Bliss era insignificante, si es que existía, pero en los años setenta y ochenta esa sección se convirtió en la parte más emocionante del Día de Barón Bliss.

Regreso a la clase de balandras de vela. Cuando se trata de esta categoría, de 28 pies y más, el Dia de Barón Bliss solía ser el escaparate de tres balandras absolutamente hermosas de Cayo y Cako o San Pedro, Cayo Ambergris, no estoy seguro. Incluso pueden haber venido de Sarteneja. Recuerdo sus nombres: Aventurera, Estrella y Cruzita. Supongo que deben haber sido utilizadas para fines de pesca en el resto del año.

Deben entender esto, que había una mística que rodeaba la navegación competitiva de los barcos, la determinación de cuál era la más rápida, cuáles diseños y “plataformas” eran los mejores, y qué capitanes tenían el mejor juicio, habilidad, cerebro y osadía. La mística estaba en el hecho de que la velocidad de la navegación en el mar durante siglos y siglos había decidido la vida o la muerte en cuanto al negocio lucrativo de la piratería se refiere. El barco pirata tenía que ser el más rápido, y el capitán pirata tenía que ser el mejor, porque los piratas perseguían los buques premiados para ganarse la vida, y los piratas, a su vez, huían de la ley (la horca, para ser específico) como representado por los buques de las diversas marinas nacionales. No es tan fácil comunicarles a ustedes que son forasteros, la intensidad de las rivalidades de regatas que involucran a propietarios, capitanes, marineros y sus fans. Durante los años setenta y ochenta, quizás la rivalidad de más alto perfil de balandra y lanchón fue entre el abogado y político Dean Lindo y el abogado George Brown, quien luego se convirtió en juez de la Corte Suprema. Y, ¿cómo podría olvidar el gran Eckert Lewis?

     Puedo ver donde esta columna saldrá fuera de control en cuanto a longitud, por lo que les ofreceré un par de historias/chistes antes de cerrar con el párrafo del libro de David Olusoga.

     Mi finado abuelo paterno, Jim Hyde, contó una vez esta historia en Spanish Caye. (La narración de cuentos era cosa muy grande cuando éramos niños, porque no había medios electrónicos a excepción de una aburrida estación de radio del gobierno.) Supongo que el individuo en esta historia, el anfitrión, debe haber sido el encargado del faro en uno de los cayos remotos en la colonia. Él y su familia vieron un barco de vela que venía a la distancia, en un día de Navidad, usted creería. Entre divisar una pequeña vela y la actual llegada de la embarcación era un período prolongado de tiempo en días de los barcos de vela. Eventualmente, dos pescadores desembarcaron del barco cuando llegó al puente.

     El anfitrión, el hombre de la isla, era expansivo y gregario, especialmente porque tenía la cena de Navidad en la mesa. Invitó a los dos pescadores a entrar en su casa y alrededor de la mesa del comedor, donde, sin duda, debía de haber algún negocio de “botella en la mesa, destapen el corcho”. Mi abuelo se había convertido en un abstemio en sus años más viejos, así que no recuerdo que haya especificado el negocio de la botella y del corcho en su cuento, pero habríamos leído entre las líneas. (El mar y el demonio del ron históricamente han sido compañeros inseparables.)

    En cualquier caso, la comida fue distribuida, y el Sr. Expansivo y Gregario se encargó de incitar a sus dos invitados. “Coman, hombre, coman, sin importar que no tienen educación.” Ahora, el anfitrión no tenía ninguna educación él mismo; sólo estaba entretenido y bromeando. Uno de sus huéspedes sin educación, sin embargo, tomó las cosas en serio y dejó de comer. Había cierta tristeza en esta broma, pero era una broma de todos modos.

     La otra broma es sobre mí. Mi tío Buck, el más joven de dos hermanos, me quería mucho, pero a veces podía ser un tipo matón. Cuando ya estaba en sus ochenta, sólo un par de años antes de su muerte, hizo que su hijo menor lo llevara a mi casa por mi cumpleaños. Él trajo una botella de vino con él, y yo estaba feliz de verlo.

    Mi yerno, Mark Espat, que no es un marinero, estaba en mi casa conmigo. Ni siquiera estoy seguro de si alguna vez había conocido al tío Buck antes. Cuando la conversación entró en el campo de la vela y la pesca, declaré orgullosamente que mi otro tío materno, Roy Belisle, me había hecho capitán a los catorce años dándome un bote, la balandra Kitty, para navegar.

    Mi tío se levantó de un salto y dijo: -Roy nunca podría hacerte capitán, porque él nunca fue capitán.

    Le dije: “Mi tío, has venido a mi casa el día de mi cumpleaños y me has avergonzado delante de mi yerno. Mi tío Buck podía hacerme cualquier cosa y estaría bien, ¿entienden?, y mi yerno no es alguien que me echaría esto a la cara. De vez en cuando se lo recuerdo, y nos reímos mucho.

    Comprobé con mi padre tan pronto como pude, por supuesto, y confirmó que el tío Buck no decía la verdad: el tío Roy definitivamente era un capitán, y uno muy bueno. Pero en los ojos críticos de mi tío Buck, su hermano mayor era un capitán inferior, y él me lo sacó a mí. Descansa en paz, mi querido tío Buck.

    De aquí en adelante sigue el párrafo de Olusoga del que les hablé (páginas 196, 197, NEGRO Y BRITÁNICO: UNA HISTORIA OLVIDADA, David Olusoga, Macmillan, 2016):
Aunque en gran parte se ha olvidado hoy, la misión de Gran Bretaña de suprimir la trata de esclavos se celebró en ese momento. Los barcos que eran exitosos en la intercepción se hicieron famosos momentáneamente, junto con sus capitanes. Un puñado, notablemente el Black Joke, gozaron de una fama más larga. Ganó su reputación formidable a principios de 1829 después de una búsqueda de treinta y una horas, noche y día del barco de esclavos español el Almirante. El Black Joke, un elegante clíper construido en Baltimore, era un antiguo barco de esclavos. Bajo la bandera de Brasil y el nombre Henriqueta, transportó a más de tres mil africanos a las plantaciones del Nuevo Mundo, pero se quedó sin suerte un día en 1827 cuando fue interceptado por el HMS Sybille. Atrapado con quinientos sesenta y nueve prisioneros a bordo, no hubo necesidad de recurrir a las Cláusulas de Equipo y el Henriqueta fue reclamado como un premio, vendido en subasta en Freetown y comprado por la marina. El cazador furtivo se convirtió en guardián y llegó a ser el barco más rápido en el escuadrón. En su acción con el Almirante, Black Joke aplastó hasta la sumisión a la nave más grande y poderosamente armada, matando a quince miembros de la tripulación y liberando a 466 africanos de las infernales condiciones de sus fétidas cubiertas de esclavos. Esa persecución épica y la victoria contra las probabilidades, combinada con la subsiguiente captura de otros tres barcos negreros y la liberación de más de un millar de africanos más, convirtieron al Black Joke en una leyenda, objeto de emocionantes reportajes periodísticos y pinturas admiradoras. El Black Joke era tan famoso en Freetown como en Londres. En 1832 se descubrió que algunas de sus maderas estaban podridas y el Almirantazgo ordenó que se destruyera. Fue quemado en Freetown el 3 de mayo. Un escritor británico que visitó la ciudad el año siguiente afirmó que “tan eficientes eran sus servicios, que se decía que un negro que había sido liberado por él había llorado al contemplar el gran incendio”. Afirmó que hubo “fiestas y regocijos entre los comerciantes de esclavos” de África Occidental al celebrar la “destrucción de su plaga”.

- Advertisment -

Most Popular

US to open border with Canada, Mexico starting in early November

The United States will lift restrictions at its land borders with Canada and Mexico for fully vaccinated foreign nationals in early November, ending historic...

PM speaks on Belize’s economy

BELIZE CITY, Thurs. Oct. 14, 2021-- While being interviewed by local reporters yesterday, the Prime Minister, Hon. John Briceño, noted that the country is...

Khalydia Velasquez, Belize International Day of the Girl – “We Belong”

Concacaf.com, Mon. Oct. 11, 2021-- Khalydia Velasquez might be the youngest Belizean player to score internationally in 2018 at IMG Academy but you would...

No bola rolling, but ballers still passing

BELIZE CITY, Mon. Oct. 11, 2021-- There is no football playing in Belize for over a year now due to Covid-19, and the football...