74 F
Belize City
Tuesday, September 28, 2021
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher - En Español

From the Publisher – En Español

Mi comprensión de la terrible violencia de armas en la Calle Daly el pasado viernes por la noche, tan terrible porque el pistolero casi deliberadamente cobró la vida de un niño inocente de 7 años, es que fue un caso de guerra civil dentro de la gran guerra civil de Belize. En otras palabras, un vecindario que normalmente estaría en conflicto con otros vecindarios, comenzó a pelearse dentro de su propia organización.

    Vimos esto suceder en la Calle Mayflower, que está a sólo unas pocas cuadras al este de la Calle Partridge, hace un año o dos, y fue muy malo. La policía tuvo que establecer una presencia en Mayflower que se ha vuelto prácticamente permanente. Los parientes jóvenes se habían enfurecido el uno con el otro hasta el punto de estar dispuestos a matarse los unos a los otros.

    Cuando se observa este tipo de violencia interna en el vecindario, es porque la lucha por la supervivencia humana se ha vuelto tan desesperada que la comida y los asuntos relacionados con la comida tienen una preeminencia absoluta sobre la paz y el amor y otros valores humanos. Es triste. Nunca llegaremos a saber qué tan talentosos pueden ser algunos de estos jóvenes beliceños, porque son asesinados o lisiados “antes de su tiempo”, como dice el proverbio criollo.

    Supongo que hay elementos exitosos entre nuestra gente que consideran el pensamiento como el mío como uno de un “liberal de corazón sangrante”. Para ser sincero, he estado pensando de la manera que pienso hoy desde que era un niño que crecía en Honduras Británica. Así es como mi padre me enseñó a pensar. Mi padre tenía el máximo respeto por el talento y el mérito, y cuando discernía talento y mérito, nunca discriminaba por origen étnico, color, clase, religión o tal.

    Debido a los instintos competitivos entre los muchachos jóvenes que crecen hasta la edad adulta en una pequeña comunidad y una pequeña sociedad, es natural que los menos dotados se infecten a veces con sentimientos de celos con respecto a los más dotados. La cosa sobre la vida, me parece, es que casi todos tenemos un regalo u otro, así que uno bien puede estar sintiendo celos de un contemporáneo cuando otra persona está sintiendo celos de uno al mismo tiempo. La mayoría de nosotros dejamos atrás tales sentimientos. Logramos la madurez.

    En Honduras Británica antes de que partiera a la edad de 18 en 1965, yo era algo y relativamente privilegiado porque mi padre era el jefe de un departamento de gobierno. Para que uno piense como un corazón sangrante liberal, me parece, uno tiene que estar disfrutando de algún tipo de status superior. Uno no puede tener una perspectiva liberal de corazón sangrante en las condiciones socioeconómicas de un individuo o de un grupo si usted es un miembro de tal grupo o si usted es socio-económicamente inferior a ese grupo. Digamos, por el bien del argumento, que los liberales de corazón sangrante son personas que pueden permitirse el lujo de sentir pena por otras personas porque el liberal de corazón sangrante está comiendo tres comidas al día.

    Técnicamente, tal vez mi padre y yo pudiéramos haber sido descritos como liberales de corazón sangrante de cierto modo. Pero no era que sentíamos pena por nadie: estábamos ansiosos de que nuestra comunidad y nuestra sociedad se beneficiaran de los dones y méritos de aquellos que veíamos a nuestro alrededor, a los que no se les daba esa oportunidad. Permítanme calificar la declaración anterior diciendo que estoy hablando sólo para mí. Mi papá todavía puede hablar por sí mismo, y probablemente lo hará si le preguntan.

    Es cierto que en América entre 1965 y 1968, yo no estaba en ninguna mente de estatus superior. Yo estaba en bancarrota, solo y nostálgico. Además, era negro en una sociedad racista blanca de supremacía blanca. Puede que me haya convertido en un revolucionario, en el mismo sentido de que quería lograr el cambio, por cualquier medio necesario. Por cierto, un revolucionario es diferente de un liberal de corazón sangrante.

    El cambio revolucionario, sin embargo, era imposible en Belize, porque el sistema de elecciones democráticas programadas hacía teóricamente posible un cambio ordenado, haciendo aparentemente innecesaria la revolución. Como todos nosotros, los beliceños, en casa y en el extranjero hemos visto ahora, los cambios de PUP a UDP y viceversa son sólo cambios cosméticos. Sólo los payasos cambian: el circo siempre permanece.

- Advertisment -

Most Popular

US Haiti envoy quits over ‘inhumane’ deportations

The decision to return migrants fleeing an earthquake and political instability was “inhumane”, senior diplomat Daniel Foote said in a damning letter. Last weekend, the...

Faber calls for GoB “reset”

BELIZE CITY, Wed. Sept. 22, 2021-- Yesterday, Belize commemorated its 40th year of Independence with a mid-week public and bank holiday and the traditional...

Farewell to Raiders star, Willie “Shaq” Gordon

BELIZE CITY, Wed. Sept. 22, 2021-- Our Amandala sports desk, along with fans countrywide and in the Belizean diaspora, was shocked by the news...