74 F
Belize City
Tuesday, September 28, 2021
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher - En Español

From the Publisher – En Español

Durante el tiempo que pasé visitando a mi tío materno antes de que muriera hace ocho años, hubo un par de historias que me contó sobre la pena de muerte, que era por medio de la horca en el caso de Honduras Británica, que compartiré con ustedes hoy.

Me dijo, en más de una ocasión, que un espectador que miraba a un hombre apuñalar a otro, gritó: “Dale uno para mi”, es decir algo en el sentido de: “Déle una puñalada en mi nombre”. Por esas palabras, ese espectador recibió la pena de muerte y fue ahorcado.

Mi tío no proporcionó detalles, como el nombre del espectador, el asesino o su víctima, así que sólo tengo su palabra para continuar. Él siempre me pareció muy confiable cuando se trataba del recuento de incidentes, así que estoy inclinado a creer la historia. La historia, sin embargo, suena sensacional hoy al punto de sonar increíble. Sin embargo, los días coloniales en Honduras Británica, en cuanto a asuntos de delito y castigo, eran muy diferentes de estos tiempos en el Belize independiente. En aquel entonces, tal historia no sonaría tan sensacional.

Mi tío me contó otra historia en la que llamó el nombre del asesino acusado, que era uno de sus amigos. Belize es demasiado pequeño, así que no voy a deletrear del todo el nombre, que fue John F —— a. Mi tío incluso me dijo que recordaba el artículo de un periódico sobre el juicio por homicidio de su amigo, que lo describió como “el lampiño John F —— a”.

De todos modos, por allá en la década de 1950 mi tío solía trabajar en el Departamento de Obras Públicas, que estaba al sur al otro lado del canal de donde estaba el antiguo Hospital de la Ciudad de Belize. Sur al otro lado de la calle en donde se encontraba el taller PWD estaba la antigua cárcel de la Ciudad de Belize, donde ahora se encuentran el edificio del Banco Central y el Museo de la Ciudad de Belize. Temprano por la mañana, los prisioneros serían sacados de sus celdas para que llevaran los cubos con sus residuos para lanzarlos al mar (esto era antes del “Paseo Marino” llenando el mar frente a la tierra donde estaba la prisión), y pasaban por el muro de la prisión donde podían ver gente al otro lado de la calle en el taller PWD.

Una mañana, John F vio a mi tío al otro lado de la calle en el taller y gritó el apodo de mi tío lo suficientemente fuerte como para que él oyera, “Buck, Buck, a get weh. A get weh. Ah get 20 years.” [Buck, Buck, me salvé. Me salvé. Conseguí veinte años.] (Para los lectores de Inglés puro, “A get weh” sería criollo para “get away” [salvarse]). El punto de la historia era que la posibilidad de la horca había sido tan real y tan aterradora para John F que había aceptado una sentencia de veinte años con absoluta alegría. Quería compartir su felicidad con mi tío. Asombroso.

Mi tío era un hombre del mundo, como diríamos, y confesó que había vivido situaciones en las que había pensado en asesinar a su antagonista. La realidad de la sentencia de la horca siempre le había servido como disuasivo.

Todas las sociedades europeas utilizaron la pena de muerte para disciplinar y construir sus sociedades. Hoy en día, son ricas y desarrolladas. Belize es pobre y tiene dificultades. Cuando los europeos nos quitaron la pena de muerte, amenazando con retener cualquier forma de ayuda si ejecutamos a cualquiera de nuestros asesinos, perdimos la capacidad de disciplinar y controlar a nuestros jóvenes en Belize. Esa es una de las grandes razones por las que cruzamos la frontera hacia Chetumal cada fin de semana, tanto que causamos atascos de tráfico, porque vivimos vidas asustadas en Belize. Nos sentimos seguros en Chet. En Belize, tenemos miedo de nuestros propios hijos. Son los europeos los responsables de esto. Primero, nos esclavizaron. Luego nos colonizaron. Ahora, nos dictan a través del comercio, la ayuda, y otros “acuerdos”. ¿Cuán soberano somos cuando no se puede disciplinar a sus propios hijos?

Personalmente, no he sido un defensor de la pena de muerte, porque no me gusta apoyar iniciativas que personalmente no sería capaz de llevar a cabo. No creo que pueda ahorcar a un hombre, aunque en la vida a veces un hombre tiene que hacer lo que un hombre tiene que hacer.

Además, entiendo los argumentos de aquellos que se oponen a la pena de muerte con el argumento de que siempre se trata de personas pobres que son ejecutadas. Lo entiendo, y lo comprendo. Créanme.

Pero, beliceños, tenemos una crisis aquí, una emergencia socio-judicial. Los prisioneros han tomado el asilo. Sí, Guatemala es un peligro masivo para nuestra existencia soberana, pero ni siquiera tendrán que invadir. Belize puede implosionar como una sociedad porque todos los ciudadanos productivos tienen miedo y se apresuran a llevar su dinero a tierras extranjeras. Debido a nuestra emergencia socio-judicial, Belize se ha debilitado cada vez más y económicamente, y lo único que nos queda es la bancarrota.

Ya no existe un debate sobre la pena de muerte en Belize. Los beliceños nos hemos resignado a nuestro destino: los asesinos gobiernan. Nos movemos como zombies en nuestro propio país durante la semana y nos dirigimos a Chetumal para el alivio los fines de semana. La élite, por supuesto, vuela a lugares extranjeros más lejanos.

El tema no es agradable. No voy a pontificar. Como seres humanos civilizados, los beliceños debemos tener más control sobre nuestra sociedad de la que tenemos. Esa es mi tesis. Para enfatizar, cierro repitiendo pensamientos de un párrafo anterior. Estoy de acuerdo con estas declaraciones. En Belize, tenemos miedo de nuestros propios hijos. Son los europeos los responsables de esto. Primero, nos esclavizaron. Luego nos colonizaron. Ahora, nos dictan a través del comercio, la ayuda, y otros “acuerdos”. ¿Cuán soberano somos cuando no se puede disciplinar a sus propios hijos?

- Advertisment -

Most Popular

US Haiti envoy quits over ‘inhumane’ deportations

The decision to return migrants fleeing an earthquake and political instability was “inhumane”, senior diplomat Daniel Foote said in a damning letter. Last weekend, the...

Faber calls for GoB “reset”

BELIZE CITY, Wed. Sept. 22, 2021-- Yesterday, Belize commemorated its 40th year of Independence with a mid-week public and bank holiday and the traditional...

Farewell to Raiders star, Willie “Shaq” Gordon

BELIZE CITY, Wed. Sept. 22, 2021-- Our Amandala sports desk, along with fans countrywide and in the Belizean diaspora, was shocked by the news...

Celebrating our Belize U20 Women National Team

BELIZE CITY, Wed. Sept. 22, 2021-- Belize celebrated our 40th anniversary of Independence today, which means the group of under-twenty-year-old young women who travelled...