74 F
Belize City
Wednesday, April 14, 2021
Home Editorial (En Espanol) Se necesitan más comisiones de investigación, empezando con Santander

Se necesitan más comisiones de investigación, empezando con Santander

El nuevo gobierno PUP ha puesto en marcha una Comisión de Investigación sobre la liquidación de una flota de vehículos gubernamentales en las semanas previas a las elecciones generales del 11 de noviembre de 2020. Y los hallazgos hasta ahora son muy inquietantes, incluso escandalosos.

Hay una serie de otras cuestiones molestas que también deberían incitar comisiones de investigación, cuestiones que se relacionan con los acontecimientos de la misma pasada administración del UDP, cuando la economía de Belize estaba siendo impulsada artificialmente por la riqueza otorgada por Dios que emanaba de un yacimiento produciendo petróleo, y también del trato Petro Caribe. Sin estas dos bendiciones sobre la posición financiera del país, el clima social/económico más polémico que hubiera existido probablemente habría llevado a un escrutinio mucho mayor y a debate público sobre proyectos muy grandes y decisiones de industria tomadas por el gobierno de turno. Pero con la economía funcionando aparentemente bien, el entonces gobierno del UDP era arrogantemente libre para actuar como un caballo desenfrenado, tomando decisiones enormes y audaces, con un impacto masivo a largo plazo en la economía y el futuro de nuestro país. Y, desafortunadamente, no hubo el escrutinio enérgico y necesario de la Oposición, que en ese momento estaba acobardada y acallada por repetidas acusaciones públicas de sus propias fechorías pasadas mientras estaban en el poder.

Por supuesto, en ese momento hubo algunas voces “clamando en el desierto”, exigiendo explicaciones y respuestas; pero en su mayoría, en palabras del PM Barrow, eran incapaz de mostrar sus “legiones” en manifestaciones callejeras. De hecho, la urgencia de los asuntos a menudo se pasaba por alto en una población dividida entre los que estaban en deuda con la lealtad al partido y otros que se mostraban tímidos por la preocupación de victimización política.

Mientras tanto, la economía parecía estar saludable “por escrito,” pero los “buenos tiempos” los estaba experimentando solo un sector de la población, mientras que una parte significativa permanecía atrapada en la pobreza y el desempleo.

Sí, hubo críticos en varias plataformas de medios que lamentaron la naturaleza voluble del turismo, sobre el cual se sustentaba la mayor parte de nuestra economía, pero fueron ignorados o castigados por un gobierno en racha, con éxito tras éxito en las urnas, donde la victoria fue asegurada por campañas cuyas ruedas fueron bien lubricadas por incesantes raciones de petróleo y Petro Caribe, y también por subvenciones oportunas para “alivio de la pobreza” de nuestro fiel amigo, Taiwán. (En retrospectiva, el hecho de que hubiera alguna necesidad de asistencia externa para “aliviar la pobreza”, a pesar del turismo en auge y los ingresos constantes del petróleo y Petro Caribe, debería haber sido una señal de advertencia de que no todo era lo que parecía con la economía de Belize, incluso antes de la llegada de Covid-19.)

Los gobiernos deben liderar, no dictar; por eso decimos que tenemos una democracia. Y cuando se trata de los mayores activos de la nación, la gente debe ser educada e involucrada para que al menos entendamos lo que está sucediendo y podamos dar nuestra aprobación tácita o una fuerte desaprobación antes de que se complete la acción.

Esas son lecciones que deberíamos haber aprendido de las imprudentes aventuras fiscales de la anterior administración PUP 1998-2008. Recordamos, y a menudo el UDP nos recordaba, todos los chanchullos del PUP que involucraban a BTL-Intelco, Universal Health Services (UHS), la Junta de Seguridad Social (SSB en inglés) y la Corporación Financiera de Desarrollo (DFC en inglés), que a menudo involucraban al multimillonario Michael Ashcroft y su Banco Belize en transacciones que siempre parecían perjudicar al pueblo beliceño. Pero cuando fue el mismo UDP deslizándose por esa misma cuesta en 2008-2020, parece que el entonces opositor PUP fue bastante ineficaz como perro guardián del pueblo, ya que permaneció, y se mantuvo efectivamente, en modo defensivo contra el ridículo persistente y la condena por parte del líder del UDP, quien emitía recordatorios interminables de las transgresiones pasadas del PUP y los calificó de “tumor maligno”.

Pero eso fue entonces; y esto es ahora, 2021, con el PUP nuevamente en el gobierno y bajo un nuevo líder. Y no sólo esta nueva administración del PUP desea demostrar que ha cambiado de página y se ha desmentido de cualquier vestigio de la desacreditada “Ralphonomía” del pasado; sino que las circunstancias ahora dictan que cumplan con las promesas de campaña de seguir el rastro del dinero y tomar cualquier acción posible para recuperar los activos del gobierno ilegalmente tomados o desechados por miembros corruptos de la administración pasada. Como lo anunció el nuevo PM Briceño a la nación poco después de asumir el cargo y revisar la posición fiscal del gobierno, “Belize está en bancarrota”.

Ahora que la nueva administración gubernamental está, por la fuerza de las circunstancias, inclinada a buscar realmente acciones corruptas pasadas para mejorar las finanzas del gobierno, tal vez sea un buen momento para investigar también asuntos que han preocupado seriamente a muchos ciudadanos, cuyos efectos continúan impactando la vida y la economía de nuestra nación. Los beliceños todavía están a oscuras sobre demasiados asuntos nacionales importantes, con respecto a los cuales nos han servido solo propaganda superficial y unilateral. Necesitamos una investigación y una explicación exhaustiva e imparcial de algunos asuntos que solo una comisión de investigación puede brindar. Algunos acuerdos y decisiones que me vienen a la mente en los que una comisión de investigación sería útil incluyen: el proyecto de Santander Sugar Company, la transacción de venta de ASR/BSI, el acuerdo de venta final de BTL supuestamente negociado en un hotel de Miami por el PM Barrow; y ya que estamos en eso, ¿por qué no incluir el cierre de Williamson Industries y Nova Shrimp Farm, dos empleadores masivos de trabajadores beliceños que repentinamente cerraron sus puertas con muchas preguntas sin respuesta, ambos en la primera década del nuevo milenio. Al menos debería haber algunas preguntas, investigaciones realizadas, para tener un registro claro de lo que realmente sucedió, por qué tantos beliceños trabajadores tuvieron que perder sus trabajos.

Quizás, con el suspenso de la CIJ sobre el reclamo guatemalteco aún sobre nuestras cabezas, probablemente sea mejor comenzar con Santander, una empresa con sede en Guatemala que supuestamente adquirió 20,000 acres de tierra de primera en Belize en el distrito de Cayo para su proyecto azucarero. ¿De qué se trata todo esto? Hay muchas preguntas que aún confunden a los ciudadanos beliceños. Después de todo, ¿no es el azúcar una industria en conflicto con un futuro no demasiado brillante en todo el mundo? Ya teníamos ASR/BSI en el norte. ¿Por qué no se le ayudó a los cañeros en su búsqueda para convertirse en copropietarios de ASR/BSI? La preciosa selva tropical de Belize es la envidia de muchas naciones. Nuestras mejores tierras agrícolas están en nuestra selva tropical. ¿Por qué destruir miles de acres de nuestra selva tropical/tierras agrícolas de primera para plantar, sobre todo, caña de azúcar? ¿Cuánto ha afectado este proyecto a nuestra preciosa vida silvestre, gran parte de lo que nos convierte en un atractivo turístico? ¿Cómo ha afectado a nuestros cursos de agua y a otros pequeños agricultores que cultivan alimentos en la zona? ¿Cuántos empleos beliceños, bien remunerados y mal pagados, generó o está generando Santander? ¿Cuántas divisas extranjeras ingresó y está ingresando Santander a Belize? ¿Quién es el dueño de Santander? ¿Cuál es el impacto de la fumigación aérea de insecticidas de esta masiva empresa de monocultivo sobre la calidad del agua en nuestros ríos y, por extensión, su impacto en nuestra Barrera de Coral? Estas son solo algunas de las preguntas que le vienen a la mente a un lego.

El caso es que Santander, esta enorme entidad que ocupa miles de acres de nuestra antigua selva tropical, pareció surgir de la nada; y nosotros, los beliceños comunes, no teníamos ni idea de qué se trataba. Todavía no la tenemos. Y lo mismo ocurre con otros grandes proyectos aprobados por el gobierno sobre los cuales no hemos sido informados ni consultados.

Después de todo, ¿quién es el dueño de este lugar? ¿Los políticos o la gente? Por supuesto, no en cada pequeño asunto; pero antes de aprobar estas grandes cosas, solo consulten con los propietarios, la gente, primero, muchachos.

Tengamos más comisiones de investigación sobre estos importantes proyectos y decisiones de la industria para que el pueblo beliceño pueda estar mejor informado sobre este país que “la bondad de Dios” nos dio a todos, “antes de que lo perdamos”.

- Advertisment -

Most Popular

Accused rapists get bail

BELIZE CITY, Mon. Apr. 12, 2021-- On Friday, April 9, Justice Herbert Lord granted bail to two men accused of the rape of a...

COVID-19 update 

BELIZE CITY, Mon. Apr. 12, 2021-- The Ministry of Health and Wellness (MOHW) is investigating the first death believed to be related to the...

You’ll have to go left, PM

Well, John B, over these next five years you will be the father of a nation that even prior to Covid-19 was in desperate...

BNTU awaiting membership mandate

BELIZE CITY, Thurs. Apr. 8, 2021-- At this time, the membership of the Belize National Teachers Union (BNTU) has not come to a final...