28.3 C
Belize City
Monday, May 20, 2024

UEF commemorates Haitian Flag Day in Belize

Photo: YaYa Marin Coleman educating young Belizean...

Da when rain wahn come?

by Charles Gladden BELIZE CITY, Tues. May 14,...

Being better prepared for flooding in the Belize River Basin

Photo: The five participants of the 91...

Audaz y egoísta

Editorial (En Espanol)Audaz y egoísta

El titular de Amandala lo declaró un ejemplo perfecto de la necesidad de una nueva Constitución: el caso de la empresaria, la Sra. Olivia Villanueva (en adelante, “la directora”), quien demandó al gobierno y al pueblo de Belize después de que un gobierno (PUP) le vendió una propiedad que luego le fue arrebatada por un gobierno posterior (UDP). La directora ganó el caso y se le otorgó una compensación, no igual al precio subsidiado por el gobierno que pagó por él, sino al precio de mercado determinado por un tasador profesional.

La tierra es finita, y cuando los beliceños tomaron el control del país comenzando con el autogobierno interno en 1964, porciones considerables estaban en manos extranjeras. El gobierno de turno compró gran parte de estas tierras y distribuyó miles de parcelas a los beliceños.

El gobierno es el mayordomo, no el dueño de las propiedades públicas, y es el deber sagrado del gobierno administrar lo que el pueblo le ha puesto a cargo con el mejor interés del pueblo en primer lugar. Todas las miles de parcelas que el gobierno ha entregado a lo largo de los años se han vendido muy por debajo del valor de mercado. La gran mayoría de estas transacciones, la transferencia de tierras públicas a manos privadas, son legítimas, realizadas en interés del desarrollo del país y para satisfacer las necesidades de nuestro pueblo.

El sistema capitalista se trata de propiedad privada, y la transferencia y venta de tierras es una de las piedras angulares. Legítimamente, el gobierno transfiere la tierra a sus ciudadanos, para que construyan casas para sus familias y establezcan fincas y otros negocios. El fin último es que la tierra se aproveche al máximo, por el bien de todos. En el flujo y reflujo de la vida, las propiedades van de mano en mano. Algunas personas, por diversas razones, se ven obligadas a vender. Algunas eligen vender, tal vez para irse a vivir a una casa más grande en otro lugar, o construir otro negocio en un lugar con más potencial. A veces, los desastres naturales o la muerte de una industria provocan cambios tremendos en el panorama de la propiedad.

Si nuestro gobierno vendiera tierras públicas a precios de mercado, solo los ricos locales y los extranjeros tendrían tierras. Tomando “ventaja” de nuestro sistema y nuestra pobreza, durante las últimas décadas, los “ciudadanos económicos” y otros extranjeros adinerados han comprado grandes extensiones, la mayoría de las parcelas son tierras agrícolas de primera calidad y tierras de playa. La entrada de extranjeros en el mercado ha hecho subir sustancialmente el precio de la tierra privada. Pero los precios del gobierno no han cambiado mucho. El stock de tierra pública ha disminuido considerablemente desde la independencia, pero lo que queda sigue siendo muy barato.

El diccionario Oxford no tiene los adjetivos para describir la obtención del título de propiedad de cien acres de tierra en el atolón de Turneffe, 102,53 acres para ser precisos, por $26.657. Pero así es como nuestros gobiernos lo hacen, lo han estado haciendo. Según un titular de Amandala, la venta a la directora se realizó ocho días antes de las elecciones generales de 2008.

A los beliceños no se les ha dicho qué inspiró el acuerdo. ¿Qué vio nuestro Gobierno de Belize en la directora? ¿Se trató todo sobre amor? ¿Qué iba a hacer la directora con la tierra, que en su mayor parte estaba cubierta de manglares? ¿Planeaba la directora solicitar al Departamento de Medio Ambiente los derechos para arrasar los manglares y contratar a un “lavandero” y dragar el arrecife para rellenarlo y subdividir lotes para venderlos a extranjeros ricos? ¿Era la directora una buena samaritana que quería pagarle al país un pequeño impuesto por el privilegio de mantener la parcela en su estado prístino?

Hubo un cambio de gobierno el 7 de febrero de 2008: el PUP fue destituido y llegó el UDP, un nuevo gobierno. El nuevo gobierno le quitó la tierra de Turneffe a la directora. ¿Fue hecho por odio? ¿Se le quitaron las tierras porque el nuevo gobierno no aprobó lo que la directora proponía hacer con ellas? El informe dice que el gobierno UDP vendió la tierra a otra persona. Quién lo compró y cuánto obtuvo nuestro país por esta venta de propiedad pública de primer nivel no debería ser un secreto. Tampoco debe ocultarse lo que el nuevo propietario se proponía hacer con la parcela, y lo que ha hecho con ella.

El UDP ofreció una compensación a la directora por la propiedad y probablemente por lo que podrían haber gastado en su búsqueda de la valiosa propiedad inmobiliaria. Según Amandala, la directora obtendría una propiedad alternativa para la parcela que se le había quitado Y, habría sido completado el título de una propiedad en Hicks Cay, otra propiedad preciada por la que la directora pagó justo antes de las elecciones generales de 2008. Para la propiedad en Hicks Cay, 105 acres, el precio de compra que decidieron los tasadores del gobierno fue de $27,300.

No es de dominio público qué nueva propiedad ofreció el Gobierno de Belize a la directora para aliviar su dolor. A precios de mercado, el Gobierno podría haber ofrecido la mitad de un lote en algunas áreas de Belmopán para cubrir lo que la directora había pagado en efectivo por el terreno de Turneffe. La directora y el Gobierno de Belize (UDP) no pudieron llegar a un acuerdo sobre la propiedad alternativa, y la directora presentó una solicitud por daños y perjuicios y ganó la enorme adjudicación de $5.639 millones.

Los tribunales determinaron que la transacción entre el Gobierno de Belize y la directora era legítima, a pesar de que se consumó casi el día de las elecciones. Y los tribunales determinaron que la directora merecía que el gobierno y el pueblo le pagaran el valor de mercado de la propiedad, a pesar de haber comprado la propiedad al gobierno y al pueblo al precio de desarrollo más generoso.

Hay casos en los que personas obtienen terrenos públicos y, sin ningún intento o intención de desarrollarlos, poco después los hacen “flip”: los venden a compradores privados para obtener una enorme ganancia personal. Éste, por el tamaño del fallo, y el hecho de que se debe pagar del bolsillo del pueblo, podría causar una revolución. Y es por eso que el actual gobierno (PUP) le ha pedido a la corte que vuelva a revisar el monto que se le otorgó a la directora. ¡Es el dinero del pueblo!

Mirándolo a través de los lentes de los beliceños “regulares”, no a través de los ojos de los ganadores, aquellos que están viviendo el sueño, incluso después de que la pandemia y una guerra en Europa hayan inflado el costo de los materiales de construcción, esa cantidad de dinero puede construir más de 150 viviendas de arranque para beliceños que desesperadamente necesitan un buen refugio.

Hay razones por las que los países terminan en una revolución sangrienta. Sucede cuando los adinerados tienen demasiado y sienten que son legítimos al tener tanto, y las masas no tienen suficiente para alimentar a sus hijos. La sociedad injusta puede existir por un tiempo, mientras las pequeñas válvulas llamadas paciencia y la creencia de que las cosas mejorarán impidan que la presión en aumento estalle. Cuando la presión sube demasiado, algo tiene que cambiar.

Rechazar cualquier cosa que ofreció el nuevo gobierno UDP fue audaz y extremadamente egoísta. Los súper ricos de nuestro país realmente necesitan revisarse a sí mismos. El sistema es enorme en su éxito. Explotar una ley que sangra a Belize es desconsiderado.

Check out our other content

Check out other tags:

International