26.7 C
Belize City
Tuesday, April 16, 2024

NATS Committee announces Farmers of the Year 2024

Photo: (left) Senior Farmer of the Year,...

To – David

“THE CANDLE MAY GO OUT,BUT THE MEMORY...

Young sailors stand on the shoulder of a Master and Commander: Charles Bartlett Hyde

Photo: (right) Charles Bartlett Hyde Contributed: Harbour Regatta...

Autodeterminación e ignorancia inducida por la colonización

Editorial (En Espanol)Autodeterminación e ignorancia inducida por la colonización

Lunes, 4 de marzo de 2024

Para la generación de beliceños que alcanzó la mayoría de edad a finales de los años 1960 y 1970, el término “autodeterminación” tiene cierto significado, porque escuchamos esas palabras en muchas ocasiones cuando nuestros líderes hablaban del problema de Guatemala y la lucha de nuestro pueblo por ganar  nuestra independencia de Gran Bretaña.  Lo único que habíamos conocido era el hecho de ser una colonia desde el día en que nacimos, y el atraso de nuestras condiciones de vida, así como la escasez de buenas oportunidades laborales para los jóvenes graduados de las escuelas secundarias (la educación universitaria era un premio sólo para unos pocos que habían obtenido varios pases GCE y podían recibir una beca del gobierno).

La autodeterminación y la independencia significaban que las cosas irían mejor para nosotros;  nuestras vidas serían más cómodas y felices en la Joya, porque nuestro gobierno tendría pleno control, en lugar de estar sujeto por un hilo de la “madre patria”.

La idea de independencia evocaba grandes sueños en los jóvenes aspirantes.  Por ejemplo, a menudo se decía que “con la independencia” vendría “más desarrollo”;  y todos podíamos identificarnos con eso.  La idea de independencia parecía significar que, como nación con control de sus propios asuntos, locales y extranjeros, nuestro gobierno podría negociar préstamos para realizar obras de infraestructura que beneficiarían a la gente y harían nuestras vidas mejores y más productivas.

Nunca pensamos mucho en el sistema educativo, excepto cuando vino UBAD y habló sobre la enseñanza de la historia africana e “indígena” (maya) en nuestras escuelas.  Los empleos siempre fueron una preocupación principal, y podría haber más industrias, si el gobierno pudiera obtener préstamos de agencias extranjeras para conceder préstamos a empresarios beliceños para el desarrollo de fincas e industrias para el procesamiento de nuestras muchas materias primas, como las muchas frutas que se echan a perder y se desperdician cada año durante la temporada de lluvias.

Entonces, sí, la independencia era un sueño, aunque el temor a la amenaza guatemalteca seguía flotando sobre nuestras cabezas.  Sabíamos que la amenaza estaba ahí y nos poníamos nerviosos cada vez que se hablaba de que los guates estaban acumulando elementos cerca de nuestras fronteras;  pero en el fondo de nuestras mentes siempre estuvo la idea de que los británicos “se encargarían de ellos”.  Seguramente no dejarían que el gran vecino matón entrara y se apoderara de Belize.  Todo estaría bien.

Había una sensación entre algunos de los jóvenes más aventureros y audaces de esa época, de que una vez que obtuviéramos nuestra independencia y fuéramos miembros de las Naciones Unidas, Guatemala, que había estado tratando de detener nuestro camino hacia la independencia con su “ridículo” reclamo, estaría en una posición muy débil a los ojos del mundo si simplemente usara su poder militar y avanzara hacia la toma del poder después de que los británicos se hubieran ido.  Sin embargo, a nuestros líderes les preocupaba exactamente eso, por lo que insistieron en que los antiguos amos coloniales, una vez que Belize obtuviera su independencia, debían darnos una “garantía de defensa” o mantener su regimiento militar en Belize “por un período de tiempo apropiado”, lo cual hicieron hasta 1993. Tal vez, a la luz de lo que hemos visto ocurrir en Gaza, con el mundo todavía mirando, nuestros veteranos tenían razón: “¡No tomen ningún riesgo!”.

Sin embargo, hemos avanzado mucho como nación.  La infraestructura, por ejemplo, ha mejorado mucho en muchas áreas.  Hay progreso material;  y hay historias de éxito entre los sectores de mayor educación de nuestra población.  Pero con el progreso material han llegado serios problemas sociales.  En demasiadas partes de nuestras comunidades persiste un nivel latente y deprimente de pobreza, ignorancia y desesperación, y una inclinación a la violencia y el crimen entre los miembros de nuestra población, especialmente en las zonas más pobres, que es preocupante y refleja negativamente en nuestra sociedad y  plantea interrogantes sobre nuestro sistema educativo.

Entonces, sí, la generación anterior a la independencia tenía grandes esperanzas en las posibilidades de nuestra independencia.  Pero en lo que respecta a nuestro conocimiento de las realidades políticas y del contexto histórico, éramos, y todavía somos, en gran medida, deficientes.  Nuestros líderes y nuestro sistema escolar nos ocultaron muchas cosas.  Nos independizamos en 1981, pero nuestra mentalidad colonial y nuestra ignorancia eran/son todavía un obstáculo que superar.  Por ejemplo, nuestros líderes defendieron el concepto de un Belize, la identidad beliceña, reemplazando todas las diversidades de color, raciales y étnicas de nuestro pueblo.  Pero fue un enfoque de “a medias”.  Los prejuicios, impedimentos y complejos (inferioridad para algunos y superioridad para otros) persistieron.  UBAD dio una fuerte infusión de orgullo negro – “Lo negro es hermoso” – en nuestros beliceños africanos de la base en ese entonces;  pero hoy a nivel de base, la negatividad y el odio hacia si mismo manifestados en la violencia dentro de nuestras comunidades pobres sugieren que la mentalidad del “cangrejo en el barril” todavía está muy vigente.    “
¿Dejaría usted que el sistema lo obligara a matar a su hermano?”  Lamentablemente, la respuesta ha sido “Sí” en demasiadas ocasiones.  ¿Dondé está el amor?  ¿Cuándo la vida se volvió tan barata y las personas se volvieron tan propensas a la ira y la violencia?  ¿Están nuestros jóvenes perdidos?  Y si están perdidos, ¿por qué?  ¿No les enseñó nuestro sistema educativo a amarse a sí mismos, a valorar la vida y a verse en los demás?  Uno no puede amar lo que no conoce.  ¿Se conocen a sí mismos?  ¿Quienes son?  ¿De dónde vinieron sus antepasados?  ¿Están sus mentes jóvenes llenas, estimuladas e inspiradas por “conocimientos útiles”, o es “basura que entra, basura sale”?  ¿Nos ha fallado nuestro sistema educativo?

Se ha dicho mucho sobre la gloria de nuestro llamado sistema educativo “iglesia-estado”. Bueno, la prueba del pudín está en comerlo, y lo que tenemos en Belize en este momento no es agradable. Es cierto que hay algunas mentes jóvenes brillantes que salen de las mejores escuelas y muchas historias de éxito que pronto desaparecen en la diáspora donde les esperan oportunidades; y hay muchos que permanecen en la Joya con algunas habilidades sobre las que desarrollarse y tratar de arreglárselas con nuestra situación en los trabajos que están disponibles. (Gracias a Dios por los centros de llamadas, o ¿cómo sería nuestra situación laboral?) Pero, ¿por qué nuestras calles y vecindarios no son seguros? ¿Por qué tanta de nuestra gente “no está feliz”?

¿Qué tal esta perspectiva? Cualquiera que sea el talento que tengamos en Belize entre nuestras mentes jóvenes que están decididas a quedarse y trabajar aquí, lo importante es que trabajemos juntos, trabajemos duro y mejoraremos. Pero no lo haremos si seguimos “alborotándonos y peleando” y “matándonos los unos a los otros”. Necesitamos empezar donde empieza cualquier buen equipo: con disciplina. Con la disciplina viene la honestidad, porque no se puede fingir trabajar duro y esperar buenos resultados. Entonces, esta mentalidad de avaricia y egoísmo que parecen ser los frutos de este sistema educativo actual, debe ser expuesta y condenada por lo que es: la semilla de nuestro sufrimiento y violencia como sociedad. La corrupción es el enemigo común de todos los beliceños, de arriba a abajo, porque conduce al despilfarro, el atraso, la mediocridad y el fracaso para todos. Fuera la corrupción; fuera el egoísmo y la avaricia; todos los cuerpos capaces deben trabajar y todos deben comer. Cada uno que le enseñe a otro, y siéntase orgulloso de si mismo, porque es imagen de nuestro Creador. Enseñemos a los niños la verdad y observemos cómo crecen en amor y comprensión.

Esta locura tiene que parar. ¿Cómo diablos podemos tener hombres vagos gobernando nuestras comunidades y extorsionando a personas trabajadoras en los llamados “barrios de pandillas”? ¿Están en connivencia con agentes de policía que se han vuelto rebeldes? Niños e incluso hombres adultos no pueden caminar por determinadas calles. ¡Locura!

Check out our other content

Check out other tags:

International