74 F
Belize City
Thursday, June 4, 2020
Home Editorial (En Espanol) Cada boca debe ser alimentada, y nuestro sistema económico necesita servir a...

Cada boca debe ser alimentada, y nuestro sistema económico necesita servir a todos

Nuestro planeta es increíble, fantástico, asombrosamente hermoso, pero es un lugar peligroso, con numerosas enfermedades contagiosas, algunas de las cuales son más debilitantes o causan tasas de mortalidad más altas que COVID-19, el último virus que ataca a los seres humanos. Afortunadamente, existen vacunas para varias de estas terribles enfermedades, por lo que su capacidad para causar estragos en el mundo ha disminuido considerablemente.

Lo que hace que COVID-19 sea una amenaza tan aterradora es que es muy contagioso y las personas pueden tenerlo en sus cuerpos pero no enfermarse: no tienen síntomas y no muestran señales de tener el virus. Ellos, como portadores silenciosos de la fiebre tifoidea y el VIH, transmiten el virus a otras personas que caerán gravemente enfermas. En este momento, la mejor defensa contra la enfermedad requiere un gran sacrificio personal y nacional. Si la enfermedad no es contenida, se cree que el número de pérdida de vidas aumentará exponencialmente, hasta que se encuentre una vacuna o las personas desarrollen cierta inmunidad.

Los científicos han identificado dos cepas del virus, y dicen que no han visto evidencia de que eso esté cambiando. Los científicos creen que COVID-19 no mutará casi tan rápido como los virus de la influenza estacional, por lo que cuando se encuentre una vacuna, debería ser duradera.

El Dr. Bruce Aylward, asesor principal del Director General de la OMS, dijo a la revista Time que la mayoría de las personas creen que es muy poco probable que la enfermedad desaparezca por completo porque “se transmite con demasiada facilidad en la población humana”. Aylward dijo que si los países prueban cada caso y hacen un aislamiento rápido, deberían poder mantener los casos bajos; sin embargo, si los países implementan grandes medidas de cierre sin encontrar cada caso, cada vez que “quiten los frenos, podría volver en oleadas”.

Hemos aprendido mucho sobre este nuevo enemigo en los últimos meses, y el camino a seguir que nuestras autoridades locales han elegido en este momento incluye pruebas de personas que exhiben signos de la enfermedad, un ajuste gradual de los controles en los puntos de entrada al país, promoviendo el distanciamiento social y la mejora de la higiene, una eliminación gradual de las libertades civiles, el autoaislamiento y el rápido seguimiento y prueba de cualquier persona que haya tenido contacto con alguien que contrajo la enfermedad.

Muchos beliceños creen que nuestras autoridades deberían tomar medidas más draconianas: recomiendan un cierre total durante algunas semanas, como se hizo en Wuhan, China, donde se informó por primera vez de la enfermedad. Lo que fortalece ese argumento es que la enfermedad es persistente y sigilosa. Es difícil ver cómo el autoaislamiento en un hogar con otros puede detener la transmisión del virus, porque puede sobrevivir en la superficie durante días.

Un argumento que debilita el llamado para clausurar el país es que no todos tenemos las reservas para dejar de trabajar por demasiado tiempo. Algunos argumentarían que las medidas que se están tomando en este momento son casi tan dolorosas como un completo cierre de emergencia, entonces, ¿por qué no hacerlo y obtener todos los beneficios, que es tener una sociedad que esté certificada libre de la enfermedad en este momento?

En su comentario sobre las estimaciones presupuestarias 2020/21, el Líder de la Oposición (PUP), el Honorable John Briceño, destacó la gran disparidad entre las cuentas bancarias del 95% de los beliceños y las del 5% más rico de nosotros. Esa diferencia es enorme, y cuando se observan todos los hechos, empeora aún más. Más de 30,000 beliceños ni siquiera poseen una cuenta bancaria. Un bloqueo durante dos o tres semanas sería una presión tremenda. ¿Qué sucede si necesitamos hacer un segundo cierre de emergencia?

De los tres grandes, Estados Unidos, China y Rusia, Estados Unidos no es el mejor capaz de defenderse contra COVID-19, y eso se debe a su sistema económico. Las economías de los países socialistas están mejor equipadas para superar la pandemia porque los recursos de esas naciones están más equitativamente divididos.

Estados Unidos, el país más rico del mundo, es capitalista, por lo que la mayor parte de su riqueza se concentra en unas pocas manos. Han invertido mucho dinero para encontrar una cura, y mientras esperan eso, han implementado algunas medidas que incluyen el distanciamiento social en todo el país y un bloqueo limitado en áreas que han sido duramente afectadas. Esas medidas están afectando fuertemente su economía.

No es diálogo de besugos proveniente de algunos líderes políticos en los EE. UU. de que serían mejor servidos si desataran el virus y dejaran que afecte a los grupos más vulnerables. Decimos “no es diálogo de besugos,” porque estos líderes políticos se toman en serio su opinión. Esta fue precisamente la reacción inicial proveniente de una fuente de alto rango en el Reino Unido, y una crisis de coronavirus pronto desacreditó esa reacción inicial en Inglaterra. Todos los expertos en el campo de la medicina dicen que pasarían por momentos muy difíciles si relajaran las medidas para contener el virus, en una apuesta que después de la tormenta estarían libres.

Liberar el virus no puede ser la solución para Belize. En este momento, mientras nos aferramos a la ciencia médica para mejorar nuestras posibilidades contra el virus, los beliceños quieren que nuestras autoridades hagan todo lo que esté a su alcance para proteger vidas.

La pandemia ha puesto a nuestra economía de rodillas, y algunas de las medidas para salvaguardar nuestra salud están poniendo una presión financiera adicional en las personas que menos pueden permitírselo. No somos un país socialista, pero los beliceños insisten en que se alimente cada boca durante esta crisis. Las autoridades han respondido con algunas iniciativas que proporcionarán un colchón delgado para los miles de beliceños que carecen de recursos.

Los beliceños han estado clamando durante décadas para que nuestros líderes implementen un sistema que garantice una distribución más equitativa de la riqueza de la nación para que haya menos brecha entre los ingresos de los beliceños y, en medio de esta pandemia, ese clamor por la equidad alcanzará un crescendo. Hubiéramos estado en una mejor posición para defendernos si tal sistema hubiera estado en su lugar.

Las autoridades deben hacer los ajustes necesarios a nuestro sistema. Es inevitable que la codicia en la cima se desacelere en Belize, pero si las autoridades hacen lo correcto, los ricos y los acaudalados aún terminarán con algo de su pastel. Si las autoridades no hacen lo correcto, nuestro sistema económico actual podría caer por completo.

- Advertisment -

Most Popular

Belize in the eye of the storm; let’s stay there

BELIZE CITY, Mon. June 1, 2020-- With the latest easing of restrictions in the State of Emergency, athletes and sports fans may be getting...

Nimrod Tillett charged for brutal murder of Yo Creek caretaker

ORANGE WALK TOWN, Fri. May 29, 2020-- An  investigation into the brutal death of Abner Novelo, 30, a farm caretaker of Yo Creek, Orange...

Tacos, gyms and boledo are back!

BELIZE CITY, Sat. May 30, 2020-- The national lockdown resulting from the COVID-19 pandemic that brought Belize’s economy to a standstill has been eased...

Police killing of unarmed black man ignites fiery protests in US cities

BELIZE CITY, Mon. June 1, 2020-- The death of an unarmed African-American man at the hands of a white police officer has triggered a...