74 F
Belize City
Wednesday, July 28, 2021
Home Editorial (En Espanol) Cáñamo industrial: ¡a toda velocidad! Marihuana: pasos cautelosos

Cáñamo industrial: ¡a toda velocidad! Marihuana: pasos cautelosos

Según Britannica (Enciclopedia Británica) en el sitio web britannica.com, el cultivo de cáñamo (Cannabis sativa) para obtener fibra (cáñamo industrial) se registró tan temprano como en el 2800 a. C. en China, se cultivó en Chile en el siglo XVI y hace un siglo más tarde se cultivó en América del Norte.

El sitio web indica que, entre otras cosas, la fibra se ha utilizado para hacer sacos de arpillera, cordeles, cuerdas y una tela similar al lino, y las semillas ricas en proteínas, fibra y magnesio de la planta, que contienen un 30% de aceite, se pueden comer crudas, espolvoreadas en ensaladas y mezcladas con batidos de frutas, o utilizadas para producir una alternativa a la leche de vaca, así como para hacer jabones, barnices y pinturas.

El sitio web ideassonline.org dice que la fibra de cáñamo se puede convertir en papel, y la fibra de esta increíble planta también se puede “utilizar como un sustituto de la madera en la producción de paneles y tablones aislantes o como el componente principal de ladrillos compactos para paredes exteriores e interiores y techos, y en sustitución de los ladrillos convencionales”. La literatura dice que las casas hechas con este material son impermeables y duraderas.

En “La historia olvidada del cultivo de cáñamo en Estados Unidos”, una nota de Oscar H. Will III publicada en el boletín, Farm Collector (sitio web farmcollector.com), Will III dice que en el siglo XVII el cultivo era una parte importante de la economía de algunos estados de los EE. UU., y que “las colonias de Gran Bretaña estaban obligadas por ley” a cultivarlo.
Will III dice que el cáñamo industrial se gravó después de que Estados Unidos aprobó la Ley de Impuestos a la Marihuana en 1937, aunque el impuesto tenía como objetivo regular las variedades de narcóticos. El impuesto, dice, no afectó seriamente a los productores de cáñamo industrial, pero en 1950 aparecieron fibras sintéticas baratas y en 1958 se produjo la última producción significativa de cáñamo en los EE. UU.

Frank Goad, en la nota de 2014, “¿Puede el cáñamo industrial regresar?”, Publicado en The Lane Report, dice que Canadá legalizó la producción de cáñamo industrial en 1998, y se espera que su producción supere los mil millones de dólares anuales. Goad informó que los productores canadienses de cáñamo obtenían ganancias cinco veces superiores a las que obtenían con el cultivo de la soja.

Goad dice que el potencial del cáñamo es “confuso y complicado por la creciente atención que se le está dando a la marihuana medicinal”. El Cannabis sativa (cáñamo) tiene menos del 1% de THC, el compuesto psicoactivo de la planta que provoca el efecto de colocón en los consumidores, mientras que el cannabis sativa (marihuana) tiene más del 3%, y las nuevas variedades de marihuana tienen más del 10%, incluso hasta el 30%.

El THC es uno de los compuestos que confiere a la Cannabis sativa sus propiedades medicinales. Otro compuesto que se encuentra en Cannabis sativa es el CBD, que se ha descubierto que calma eficazmente las convulsiones en niños epilépticos, trata tumores y estimula el apetito de las personas que se someten a tratamiento contra el cáncer.

Goad dice que los defensores del cáñamo industrial desacreditan la creencia de quienes condenan la marihuana, que los cultivadores de cáñamo esconderían la marihuana en sus campos, porque la biología de la marihuana y el cáñamo permite la polinización de forma cruzada, y eso no beneficia a ninguna de las plantas. Los productores de cáñamo, dice, no ven el mercado de la marihuana como comparable al del cáñamo industrial.

En 1998, el PUP prometió construir 10,000 casas, pero esa noble y esencial iniciativa supuso un gran drenaje para nuestra economía debido al alto costo de los materiales de construcción del exterior. No es probable que comprar clínker de cemento en Guatemala para fabricar cemento localmente resulte en una reducción significativa del costo del producto en el mercado local, y después de cosechar árboles del bosque hicimos tan poca replantación que la madera de primera calidad es ahora tanto cara como difícil de encontrar.

El costo de la madera local e importada es alto, el precio del cemento es alto y nuestra gente necesita desesperadamente una vivienda. La literatura dice que los materiales de construcción hechos de cáñamo industrial no son tan fuertes como el concreto ni tan hermosos como la madera, pero son un digno sustituto en muchos casos. Deberíamos avanzar a toda velocidad con la producción y el procesamiento de cáñamo industrial para proporcionar materiales de construcción más baratos.

Necesitamos actuar con mucho más cuidado con la marihuana, especialmente en lo que se refiere al uso recreativo del producto. Los intentos del nuevo gobierno de mejorar la ley de cuatro años que permite a los fumadores de marihuana tener 10 gramos del producto en su posesión, son nobles, pero la ley federal en los EE. UU. todavía clasifica la marihuana como una droga ilegal, por lo que podría no ser oportuno considerar el uso recreativo del producto como una gran fuente de ingresos, en este momento.

El objetivo principal en este momento debe ser aliviar la presión sobre los distribuidores beliceños que han hecho todo lo posible por llevar a cabo el comercio de este producto sin violencia y han utilizado las ganancias para satisfacer las necesidades básicas de los inocentes: pagar la comida y la educación de nuestros hijos. En el mejor de los casos, el comercio ilegal de marihuana no es un entorno saludable, pero la gente tiene que comer.

Sería prudente que el gobierno cultivara marihuana hasta que hayamos solucionado todo lo necesario. Para supervisar la producción del cultivo, el gobierno debe crear un organismo integrado por nuestros interlocutores sociales, incluidas aquellas iglesias cuyos líderes entienden que la ley actual es intolerable e injusta. También se debería invitar a los estadounidenses a ayudar en la supervisión del cultivo.

Ningún país sobrio alienta a su gente a beber bebidas alcohólicas fuertes y fumar marihuana, pero solo aquel increíblemente ingenuo promoverá leyes para evitar que los adultos beban y fumen en lugares privados. Los distribuidores de estos productos deberían, por ley, gastar más en educar a las personas sobre los aspectos negativos asociados con beber y fumar, que en alentar a las personas a que los usen.

El producto debe venderse a distribuidores conocidos que lo vendan bajo estrictas pautas. Hace algún tiempo, el comisionado Chester Williams dijo que él (su departamento) conoce todos los detalles sobre las actividades ilegales en nuestro país, y su inteligencia sería lamentable si no lo supieran. La policía conoce a las personas que están dispensando marihuana de los agujeros debajo de los umbrales de las puertas y otros escondites.

No se puede ignorar la exploración de la marihuana por su potencial medicinal, pero lo que más necesitamos para el producto en este momento es que los fumadores tengan sus pequeñas cantidades para disfrutar en espacios privados y casas nube, y que la ley deje de perseguir a los distribuidores, para que la violencia asociada a la distribución del producto, por ser ilegal, llegue a su fin.

- Advertisment -

Most Popular

Commission of Inquiry to resume in August

BELIZE CITY, Mon. July 26, 2021-- Last week, Andrew Marshalleck, chairman of the Commission of Inquiry into the fire sale of government assets, told...

Guatemalan’s throat slashed in Belmopan

BELMOPAN, Mon. July 26, 2021-- On Saturday, police found the lifeless body of a man on Guyana Street, Belmopan, with an apparent fatal slash...

Tribunal to hear from fired PBL workers — 1 year later

BELIZE CITY, Thurs. July 22, 2021-- It has been a year since the unceremonious firing of 35 PBL (Port of Belize Ltd.) workers via...

Two dead in Kraal Road gunfight

BELIZE CITY, Mon. July 26, 2021-- Two young men were killed on Sunday night around 8:30 during a shootout at the corner of Kraal...