74 F
Belize City
Friday, October 30, 2020
Home Editorial (En Espanol) COVID-19: estamos perdiendo la batalla

COVID-19: estamos perdiendo la batalla

Desde que el COVID-19 invadió nuestras vidas, la mayoría de los beliceños están tan interesados en el informe diario sobre el número de nuevos casos de personas infectadas y el área donde viven como los apostadores sobre qué número “jugó” en el Boledo. Con respecto al informe COVID-19, deseamos desesperadamente que disminuyan los números (incluido el porcentaje de muestras analizadas que son designados casos de COVID-19). Pero no están disminuyendo.

Nuestra investigación de la información en las seis semanas desde que el Director de Servicios de Salud (DHS en inglés) y el Ministerio de Salud comenzaron a producir la infografía diaria sobre el número de pruebas realizadas muestra que el número de casos positivos ha aumentado en 1.420, de 388 el 14 de agosto a 1.808 el 25 de septiembre. De un promedio de 1.528 pruebas por semana, estamos descubriendo un promedio de 236 personas infectadas por semana.

De 1.268 pruebas realizadas en el período de ocho días entre el 14 de agosto y el 21 de agosto, tuvimos 260 casos; de 1.494 pruebas realizadas entre el 22 y el 28 de agosto, tuvimos 222 casos; de las 1.451 pruebas realizadas entre el 29 de agosto y el 4 de septiembre, tuvimos 282 casos; de 1.741 pruebas realizadas entre el 5 y el 11 de septiembre, tuvimos 283 casos; de 1.615 pruebas realizadas entre el 12 y el 18 de septiembre, tuvimos 155 casos; y de 1.601 pruebas realizadas entre el 19 y el 25 de septiembre, tuvimos 218 casos.

Hubo cierto optimismo en todo el país cuando el número de casos entre el 12 y el 18 de septiembre se redujo a 155, desde el promedio semanal de 236, pero resultó que se debía a que se estaban realizando más pruebas en las áreas menos afectadas por la enfermedad.

Según Our World in Data, una publicación de mayo de la Organización Mundial de la Salud, “una tasa positiva de menos del 5% es un indicador de que la epidemia está bajo control en un país”. El Centro para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos informó el 27 de agosto que se habían realizado 79,611,982 pruebas en ese país y que el 9% —6,873,739 — dieron positivo. Nuestra investigación muestra que durante el período de seis semanas del 14 de agosto al 25 de septiembre, un poco más del 15% de las pruebas realizadas en Belize arrojaron resultados positivos de COVID-19.

Nuestro programa de pruebas es un poco diferente al de EE. UU., por lo que es una comparación imprecisa, pero las cifras cuentan una historia: muestran que no tenemos la enfermedad bajo control. Para nuestra salud física y financiera, debemos hacerlo rápidamente, porque la mayoría de los expertos dicen que las condiciones son más favorables para la enfermedad más adelante en el año; si no podemos hacer mejor ahora, solo podemos esperar que más adelante haya muchos más beliceños enfermos.

La enfermedad está paralizando nuestra economía. Muchas familias tienen dificultades para pagar el alquiler o las hipotecas, tienen dificultades para pagar sus facturas de servicios públicos y tienen dificultades para poner tres comidas en la mesa todos los días. Están entre los afortunados. Muchos beliceños están ahora en quiebra.

Gran parte de nuestra salud financiera depende del turismo; en los mejores tiempos representa aproximadamente el 50% de nuestra economía. El 1 de octubre nuestro país reabrió a los turistas que llegaban por vía aérea y nuestras expectativas se reducen, porque no hemos hecho lo que se suponía que debíamos hacer: controlar el COVID-19.

Los turistas no quieren ir a un país que no tiene la enfermedad bajo control. Los estadounidenses, que son los visitantes con más probabilidades de venir a Belize, lo tienen mal en su país, pero es igual o peor aquí. Está mal en nuestro país en este momento, y será mejor que enfrentemos esa verdad y hagamos nuestro mejor esfuerzo para hacer algo al respecto.

Nuestras autoridades no parecen saber qué hacer. Sus infomerciales diarios que nos aconsejan que sigamos las medidas de seguridad están ayudando en la lucha, pero no lo suficiente. Nuestro plan de reabrir las escuelas quedó en suspenso, y ciertas actividades, como reuniones en iglesias y fiestas y celebraciones públicas, se han visto severamente restringidas. Estos esfuerzos también han resultado insuficientes.

Estamos contra las cuerdas, Belize, apenas sosteniéndose. Los informes mensuales del Instituto de Estadística de Belize pintan un panorama sombrío en el frente financiero. El gobierno no dice nada sobre el estado de nuestras reservas de divisas, pero se nos dice que hemos identificado fondos para durarnos a algunos de nosotros hasta diciembre. Y la enfermedad es implacable.

Un Instrumento legislativo desesperado parecía muerto, pero las autoridades se redoblaron

Hace poco más de una semana, las autoridades, desesperadas, introdujeron el Instrumento Legislativo (I.L.) 134 de 2020, una sección del cual pedía al DHS que entregara al Ministro de Seguridad Nacional el “nombre y dirección de cada persona que haya dado positivo por COVID-19; (b) el nombre y la dirección de cada persona puesta en autoaislamiento; y (c) el nombre y lugar de cuarentena de cada persona puesta bajo cuarentena obligatoria”.

El Ministro de Seguridad Nacional dijo que I.L.134 era un producto del Comité Nacional de Supervisión y el Gabinete y se presentó porque demasiadas personas que dieron positivo en la prueba de la enfermedad salían en público infectando a otros. La medida fracasó cuando, según los informes, el DHS amenazó con dimitir si se veía obligado a divulgar la información sobre casos positivos individuales al ministro.

Si bien la mayoría reconoce cuán desesperadamente necesitamos controlar el COVID-19, y muchos aprecian la diferencia entre enfermedades transmisibles y no transmisibles, no hubo expresiones de apoyo al I.L. de las que estemos conscientes, ni del público en general, ni de los doctores.

La razón probable por la que no hubo apoyo público aparente para el I.L. es porque la gente tiene poca confianza en un gobierno que ha mimado la corrupción y no ha sido transparente en sus actividades. Los beliceños no confían en su gobierno. Los beliceños creen que si el Ministerio de Seguridad Nacional obtuviera esa información, la usarían para acosar y avergonzar a quienes no pertenecemos al partido gobernante. Es algo terrible cuando la gente no confía en sus líderes.

Frente a lo que en el mejor de los casos podría describirse como una tibia recepción del I.L., las autoridades se han redoblado. El miércoles, el Ministro de Seguridad Nacional le dijo al Canal Cinco que “no había recibido instrucciones del Comité de Supervisión [Nacional] para revisar el I.L., por lo que el I.L. permanece en su lugar”.

Se verá cómo responderá el DHS a esta mayor presión para revelar los nombres de las personas que están infectadas con COVID-19 al ministro, pero lo que es más importante es cómo reaccionará la gente a la nueva ley. Si la gente no apoya la ley, no obtendrá los resultados deseados.

- Advertisment -

Most Popular

…And then there were 5

BELIZE CITY, Mon. Oct. 26, 2020-- Of the 28 prisoners who escaped from the Belize Central Prison on October 12, five escapees remain on...

NOC recommends curfew for general elections night

BELMOPAN, Mon. Oct. 26, 2020-- Late this evening, the National Oversight Committee (NOC), in a press release, said that it had met this morning and...

6-year-old dies from COVID-19

BELIZE CITY, Mon. Oct. 26, 2020-- Over the weekend, the Office of the Director of Health Services announced the first pediatric death associated with...

Over 100 persons charged for attending restricted events over weekend  

BELIZE CITY, Mon. Oct. 26, 2020-- Police are reporting that over 100 persons were arrested and charged over this past weekend for attending restricted...