26.7 C
Belize City
Saturday, April 13, 2024

To – David

“THE CANDLE MAY GO OUT,BUT THE MEMORY...

Young sailors stand on the shoulder of a Master and Commander: Charles Bartlett Hyde

Photo: (right) Charles Bartlett Hyde Contributed: Harbour Regatta...

Storm clouds!

A tribute to C.B. Hyde Saturday, April 6,...

¿“Dar” o “Quitar” a los mayas?

Editorial (En Espanol)¿“Dar” o “Quitar” a los mayas?

“La Jurisdicción de Apelación de la Corte de Justicia del Caribe”, que comprende siete jueces bajo “El Muy Honorable Sir Dennis Byron, Presidente, y los jueces Nelson, Saunders, Wit, Hayton, Anderson y Rajnauth-Lee” el 15 de octubre de 2015, “…afirmó la decisión de la Corte Suprema de que la tenencia consuetudinaria maya de la tierra existía en todas las aldeas mayas en el Distrito de Toledo en el sur de Belize y constituía propiedad dentro del significado de las protecciones garantizadas en las secciones 3(d) y 17 de la Constitución de Belize…”

Domingo, 5 de febrero de 2023

El momento de los comentarios despectivos a la causa de nuestros ciudadanos mayas de Toledo por parte del representante de área Michael Espat con motivo del Día de PG hace un par de sábados es realmente “desafortunado”, ya que sucedió cuando el foco de atención internacional está sobre Belize por cosas buenas por las que nuestro país está siendo elogiado. Hay suficiente para dividirnos como pueblo, y es lamentable que un político, sincero en sus creencias o no, se arriesgue a estimular el instinto humano natural de interés propio en la ciudadanía en general contra un grupo, los mayas, a quienes se considera se benefician de manera tangible del fallo del máximo tribunal de nuestro país, la Corte de Justicia del Caribe (CCJ por sus siglas en inglés). Podemos resolver las cosas, pero no se hace más fácil avivando el rasgo de “cangrejo en el barril” que aún prevalece en nuestra mentalidad poscolonial.

En esta discusión/debate sobre la ejecución de la Orden de Consentimiento de la CCJ para que el gobierno respete los derechos comunales a la tierra de nuestro pueblo maya residente en varias aldeas en el sur de Belize, el enfoque de muchos de nosotros ha estado en las grandes extensiones de tierra que supuestamente serían “dadas” a los mayas; pero ¿qué pasa con la perspectiva maya de que lo que les ha estado sucediendo es que sus tierras tradicionales, que han estado acostumbrados a usar de generación en generación, están siendo continuamente “quitadas” por la simple asignación de arrendamiento o título a otros individuos que ni siquiera son residentes en o cerca de sus aldeas?

En realidad, los mayas no están pidiendo nada que no hayan estado acostumbrados a tener durante generaciones: la tierra en la que viven y cultivan sus alimentos para ganarse la vida. En algunos casos, estas tierras han tenido propietarios ausentes desde la época colonial y se han transmitido o vendido a otros compradores ausentes. Pero ahora, de repente, aparece un gran inversionista/propietario; y los económicamente pobres, pero aún resilientes por el cultivo de sus propios alimentos para ganarse la vida, los mayas dicen: ‘esta es mi tierra’: sin papel, pero de propiedad comunal (en su estilo tradicional) y trabajado durante generaciones. Y el máximo tribunal, la CCJ, los ha respaldado.

Una de las principales atracciones turísticas de Belize, además de la Barrera de Coral y los cayos, es la presencia de varios sitios arqueológicos mayas: Altun Ha, Caracol, Xunantunich, etc. Los beliceños y los inversionistas extranjeros se benefician diariamente del legado cultural del pueblo maya en Belize. Y, si bien la alta tasa de desempleo y pobreza en las áreas urbanas a menudo se ha relacionado con el aumento de la tasa de delincuencia, se ha señalado que, a pesar de su muy bajo ingreso per cápita, los miembros de nuestras comunidades mayas que viven en estos pueblos del sur no han experimentado una tasa de criminalidad similarmente alta. Cuando un joven en la Ciudad de Belize es pobre y está desempleado, lo más probable es que tenga que lidiar con problemas de hambre y, al mismo tiempo, observar diariamente la riqueza extravagante de otros miembros más afortunados de la comunidad. De ahí el mayor incentivo y tentación para delinquir. Pero para los jóvenes mayas de cualquiera de los llamados pueblos “pobres” del sur de Belize, la falta de recursos económicos no significa hambre. Puede que no haya muchas comodidades lujosas, pero tienen un techo sobre sus cabezas, una cama para dormir y siempre pueden encontrar algún producto para comer, porque están en la tierra. El joven de la Ciudad de Belize no tiene una “tierra” de donde recolectar alimentos para calmar su hambre.

Lo que debemos considerar aquellos de nosotros en la comodidad de nuestros trabajos y hogares en las ciudades y pueblos es que, quitarle a los mayas la tierra de la que depende su sustento, y permitir que los “inversionistas” externos se lo engullan todo con su gran financiamiento, dejará sin tierra a la juventud maya al igual que la juventud de la Ciudad de Belize. Y es posible que pronto tengamos una nueva generación de jóvenes mayas que se unan a la ya abrumadora ola de delincuencia que aún no se ha resuelto.

¿Queremos “dar” todo el distrito a los pobladores mayas? Por supuesto que no. Pero, ¿queremos, tenemos derecho a “quitarles” toda la tierra de la que han dependido para su sustento durante generaciones? El tribunal dice que no.

Algunas personas han ponderado la posibilidad de que a nosotros, ciudadanos comunes de áreas urbanas, se nos niegue la entrada a ciertos sitios atractivos que pueden caer bajo los derechos comunales de los mayas; pero ¿han considerado que ya en muchas zonas del país y de los cayos, los propietarios extranjeros han impedido la entrada a los visitantes beliceños con sus carteles de “propiedad privada”, bloqueando en ocasiones ilegalmente el paso de los ciudadanos por la playa? Entre las comunidades mayas económicamente pobres y los adinerados “inversionistas” propietarios de tierras, ¿con quién creen que tendrán mejores posibilidades de ser bienvenidos para una visita como compatriota beliceño?

Nuestro pequeño Belize fue descrito una vez por Baba Leroy Taegar como La Nueva Jerusalén. Esta Joya es especial, en verdad; y nuestra lucecita brilla para que la vean todas las grandes naciones del mundo. Hogar de la barrera de coral más grande del hemisferio occidental, el primer ministro del país, el Honorable John Briceño ha estado recientemente en el centro del escenario en la región al recibir el Premio de Reestructuración Soberana del Año en la Ciudad de Nueva York en reconocimiento al proyecto de refinanciamiento del Bono Azul para la Conservación de los Océanos que nuestro gobierno firmó con The Nature Conservancy (TNC). Y apenas la semana pasada, el Gobierno de Belize brilló en los medios internacionales con nuestra calidad humanitaria como pueblo al ayudar a los Estados Unidos a brindar una segunda oportunidad en la vida a un ex detenido de cuarenta y dos años de la Bahía de Guantánamo que había cumplido veinte años de reclusión, incluida la tortura, por delitos cometidos como miembro de Al Qaeda cuando era joven.

Se dice que “la caridad comienza en casa”. Todos los beliceños harían bien en observar detenidamente todos los ángulos de este tema de los Derechos de las Tierras Mayas, antes de sacar conclusiones apresuradas. Belize necesita que nuestros ciudadanos mayas sobrevivan y prosperen a medida que nuestra nación avanza en el desarrollo. Y deben saber que Belize es la patria que les ha dado un hogar como ningún otro.

Nuestros beliceños menonitas son industrialmente avanzados y financieramente fuertes, y poseen muchos miles de acres de tierra en Belize; ¿pero nadie grita “balcanización”? ¿Por qué “estresarse” por nuestros empobrecidos beliceños mayas en el sur porque han llegado a un control legal más fuerte sobre la tierra que sus antepasados han trabajado arduamente?

Por encima de todo, debe haber respeto durante todo este proceso. Y parece claro que no se trata sólo de inmuebles; pero lo que los aldeanos mayas quieren, y el fallo de la CCJ ha enfatizado, es una voz garantizada en cualquier desarrollo permitido en y alrededor de sus pueblos que pueda afectar la salud y la sostenibilidad del entorno natural del que tradicionalmente buscan su sustento. Y es un grito similar en toda la región y el mundo donde los pueblos indígenas están perdiendo incluso la vida en la lucha contra las codiciosas multinacionales para salvar su medio ambiente para las generaciones futuras.

Para que el movimiento indígena global ayude a salvar el planeta del desastre climático, esta es otra oportunidad de oro para que Belize sea un ejemplo para el mundo. Habrán concesiones, pero debe haber respeto. CLPI significa Consentimiento Libre, Previo e Informado.

Check out our other content

To – David

Storm clouds!

Check out other tags:

International