30 C
Belize City
Tuesday, July 23, 2024

Belizean Peter “Chukku” Young passes in Kingston, Jamaica

BELIZE CITY, Wed. July 17, 2024 Amandala received...

YWCA elects new Board of Directors

by Charles Gladden BELIZE CITY, Wed. July 10,...

BCC and Peak Outsourcing sign MOU

by Charles Gladden BELIZE CITY, Wed. July 10,...

Donde la ignorancia es felicidad

Editorial (En Espanol)Donde la ignorancia es felicidad

Domingo, 7 de julio de 2024

Belize respira aliviado desde el viernes por la tarde, cuando quedó claro que el huracán Beryl ya no representaba una amenaza directa para Belize y, además, no tendría ningún impacto importante en términos de vientos con fuerza de tormenta tropical y lluvias torrenciales. El sábado por la mañana hubo una breve lluvia y luego algunos vientos frescos del oeste, seguidos de cielos relativamente despejados y sol durante la mayor parte del día, y luego hubo fuertes aguaceros el domingo por la mañana. Todos nuestros preparativos no fueron en vano, sin embargo, ya que como regla general, es mejor prevenir que lamentar. Como admitieron incluso los expertos en meteorología, aunque toda su tecnología apuntaba a una trayectoria continua hacia el oeste-noroeste de Beryl, siempre hubo un cinco por ciento de posibilidades de que tocara tierra en Belize, lo que no podían garantizar que no ocurriera. Hattie nos impactó muchísimo en 1961; y luego, en 1998, nos preparamos para el poderoso huracán Mitch, que repentinamente giró y tomó una trayectoria que prácticamente rodeó el país de Belize como un collar, causando daños devastadores en Honduras y Guatemala, donde finalmente se desintegró sobre las montañas antes de que los restos se arrastraran hasta el Golfo de México. Ciertamente podemos vivir con ese tipo de decepción, por mucho que nos hayamos estado preparando para una verdadera prueba climática. Algunos sabelotodos podrían verse tentados a decir que simplemente estábamos perdiendo el tiempo con los preparativos, pero son una minoría minúscula. Los beliceños se han vuelto más sabios por nuestro conocimiento de la historia y las lecciones que hemos aprendido. Todavía hay algunas cosas sobre las obras de la naturaleza que sorprenden y confunden a los expertos.

Los beliceños prácticamente no sabían nada de la tragedia que se avecinaba en 1931, cuando multitudes estaban en las calles para el desfile de celebraciones del 10 de septiembre, completamente felices por la emoción de la ocasión y totalmente inconscientes del inminente desastre climático que se avecinaba. Como la colonia de Honduras Británica no contaba con el beneficio de la tecnología moderna de seguimiento de tormentas y las telecomunicaciones internacionales aún estaban en una etapa relativamente incipiente, la información sobre la peligrosa tormenta en las cercanías no fue rápida ni precisa. Esa ignorancia y esa dicha resultaron catastróficas para los beliceños de la población mayoritariamente criolla de la Ciudad de Belize, donde, según se informó, murieron más de 2.000 personas, lo que lo convirtió en el huracán más mortífero de la historia del país. Si bien la mayoría de los huracanes que azotaron Belize a lo largo de los años tocaron tierra a última hora de la tarde o la noche, el huracán de 1931 que azotó el 10 de septiembre comenzó a impactar la Ciudad de Belize mientras los desfiles aún estaban en pleno apogeo a media mañana, generando pánico entre la gente con el maremoto de rápido crecimiento y ráfagas de vientos huracanados, que eventualmente alcanzaron cerca de 135 millas por hora.

Cuando Hattie estuvo cerca de nuestra área en 1961, nuestro departamento de meteorología estaba al tanto de la situación, y los beliceños estaban bien informados a través de la única estación de radio en ese momento, BHBS (British Honduras Broadcasting Network), de modo que cuando dio un giro repentino—como cantó Cleveland Berry, “luego dijeron que se dirigía a Cuba, pero, como un bumerán, giró en rumbo a Belize, mi tierra”; la mayoría de los beliceños estaban conscientes de la inminente crisis climática. Sin embargo, www.belizehub.com reconoce que “el huracán Hattie fue un ciclón tropical que desafió su pronóstico esperado”. Como admiten fácilmente los expertos, el seguimiento de las tormentas todavía no es una ciencia exacta, ya que suceden tantas cosas en la atmósfera superior y en los océanos, que no pueden ser cien por ciento exactos en sus predicciones. Sin embargo, sus observaciones y precauciones fueron absolutamente críticas, y aunque Hattie resultó ser mucho más poderoso que el huracán de 1931, con vientos de 160 millas por hora (en comparación con las 135 mph en 1931), y el daño fue catastrófico, la pérdida de vidas fue mucho menor que en 1931, con más de 300 muertes reportadas por Hattie.

La temporada de huracanes del Atlántico de 2024 apenas ha comenzado, aunque de manera dramática, y si bien nos hemos librado de la ira de Beryl y nuestro primer ministro ha expresado nuestras simpatías y nuestro compromiso de ayudar a nuestros homólogos caribeños más afectados, los beliceños deben ser conscientes que tenemos casi cinco meses más para permanecer en alerta ante los huracanes en esta época de cambio climático hiperactivo en la que vivimos. Todavía hay quienes niegan la realidad del calentamiento global y su impacto en nuestro clima, pero quien lo siente lo sabe, y con todo los récords que el huracán Beryl acaba de batir en junio (el huracán de categoría 5 más temprano registrado), sería prudente que los ciudadanos no se volvieran complacientes, como supuestamente se volvieron algunos en la Ciudad de Belize después de un par de sustos sin incidentes antes de la llegada de Hattie en 1961. Como informó Amandala el 1 de noviembre de 2019, “Recordando el huracán Hattie”, el “domingo 23 de julio de 1961, el huracán Anna, que había amenazado toda la costa de H.B., finalmente se movió hacia el sur y azotó Mango Creek y Placencia con vientos de 80 millas por hora. No hubo víctimas humanas. A principios de septiembre, apenas siete semanas antes de Hattie, el huracán Carla se había desplazado hacia el norte después de amenazar a Belize. El estado de ánimo en Belize hacia Hattie, debido a las dos amenazas anteriores, era casi indiferente”.

En verdad, este no es momento para la complacencia. Gracias a nuestros expertos en clima por mantenernos informados y conscientes de las posibilidades, por pequeñas que sean, cuando una tormenta grave se encuentra a nuestra “distancia de ataque”. Cualquier cosa que no hayamos hecho bien esta vez, tenemos la oportunidad de hacerlo bien la próxima vez, ya que seguramente habrá más alertas de tormenta antes de que termine la temporada de huracanes.

Y si bien hemos establecido que en esta nueva era la ignorancia no es el tipo de felicidad que deberíamos desear disfrutar, nos gustaría invertir un poco de nuestro espacio editorial para llamar nuestra atención sobre otra tormenta potencialmente más devastadora que puede estar avecinándose, pero que, a diferencia de los desastres naturales, los seres humanos tenemos el potencial de evitar. Y no nos referimos aquí a la reducción de gases de efecto invernadero que las grandes naciones industrializadas han pretendido controlar, mientras imprudentemente continúan intensificando la crisis climática global hacia un posible punto de inflexión de “no retorno”. Si bien somos conscientes de ello, nos gustaría llamar nuestra atención sobre otra crisis: la amenaza de un posible Armagedón nuclear.

Que esta amenaza es real lo demuestra una carta abierta firmada a los “pacificadores” titulada “Negociar, no escalar”, escrita por Lena Platt, del Instituto Schiller de Los Ángeles. En la carta, Platt afirma:

“El 14 de junio de 2024, el presidente ruso Vladimir Putin ofreció una hoja de ruta para las negociaciones que podrían alejarnos de la trayectoria de la guerra termonuclear y acercarnos a una solución pacífica a la guerra entre la OTAN y Rusia en la que Ucrania es ‘simplemente’ un representante. Nosotros en el Instituto Schiller creemos que en lugar de rechazar esta propuesta de plano y escalar el conflicto con más dinero y armas como lo está haciendo la Administración Biden, la respuesta sensata debería ser estudiarla y discutirla, como preparación para el diálogo necesario para lograr urgentemente la paz. La habilidad política del presidente John F. Kennedy durante la crisis de los misiles cubanos de 1962 debería ser el modelo que emulemos”.

La Sra. Platt concluye su carta implorando a todos que vean “una petición para lograr este resultado” y agrega: “Les pido amablemente que la revisen y agreguen su nombre y apoyo a esta iniciativa. Es de suma urgencia que consigamos que Estados Unidos cambie de rumbo en la conducción de esta guerra antes de que sea demasiado tarde”.

No podemos cambiar el curso de un huracán; sólo tenemos que estar preparados para minimizar el impacto. Sin embargo, minimizar el impacto del compromiso nuclear no es una opción; Cambiar de rumbo antes de que suceda es nuestra única oportunidad.

(La petición, “PETITION: International Peace Coalition — Declaration of Independence from Imminent Nuclear War: Begin Negotiations for Peace Now” está impresa en otra parte de este periódico.)

Check out our other content

Check out other tags:

International