28.3 C
Belize City
Sunday, August 14, 2022

MOHW hosts Workplace Wellness Forum

by Khaila Gentle BELMOPAN, Tues. Aug. 9, 2022A...

BDF soldiers get land titles

by Charles Gladden BELIZE CITY, Thurs. Aug. 11,...

CITCO Youth Innovation summer camp ends

150 kids from various parts of the...

Dr. Ted Aranda, un líder a imitar

Editorial (En Espanol)Dr. Ted Aranda, un líder a imitar

La bandera de Belize ondea a media asta toda esta semana, por el fallecimiento del Dr. Theodore “Ted” Aranda, un gigante de nuestro país. Mucho se ha dicho y escrito en este periódico y en otros medios sobre su carrera en la arena política, cómo llegó a ser líder del UDP, cuán cerca estuvo de ser Primer Ministro en 1984, cómo se unió al PUP después de estar descontento con el UDP y se convirtió en Ministro en un gobierno PUP. Fuera de la política partidaria, el Dr. Aranda fue una fuerza para el mejoramiento de los garinagu y todos los beliceños, fundó la Organización Mundial Garífuna y, junto con el editor responsable de Amandala, Evan X Hyde y otros, presentó la Cumbre Negra en Belize en 2003.


El Dr. Aranda fue un gran hombre con comienzos muy humildes. Un colaborador cercano y pupilo suyo nos dijo que nació en Newtown, una aldea al sur de Dangriga que fue destruida por un huracán en 1941, y de allí se mudó a Hopkins, donde fue acogido por su abuela materna en la morada con techo de paja de la familia en la playa de ese pueblo. En Hopkins estuvo bajo la influencia de un tío, Paul Núñez, que era maestro. Fue brillante en la escuela, y los jesuitas lo llevaron rápidamente al Colegio San Juan, de donde se fue a Guatemala para continuar sus estudios. Mientras estuvo allí, formó una familia, de la que se separó después de que partió para realizar estudios en la Universidad de Illinois Urbana-Champaign en los EE. UU., donde obtuvo un doctorado en educación.


De vuelta en Belize, el Dr. Aranda formó una nueva familia y comenzó a abrir camino, creando un legado en la política, la cultura, la salud y la educación que continuará impactando positivamente a nuestro país durante generaciones. No menos importante de sus contribuciones a Belize fue su dignidad, la forma en que se portaba y se expresaba. Un acto de clase, era lo más raro de lo raro, un político que era ante todo un estadista. Con su ejemplo, mostró a los beliceños que éramos iguales a cualquier pueblo en cualquier lugar.
 


El Gobierno de Belize debe investigar el precio de los huevos 
Cuando las oraciones en todo el mundo para que el Covid-19 perdiera rápidamente su virulencia quedaron sin respuesta, hubo temores de que la gente moriría en números nunca antes vistos, hasta que la enfermedad abandonara su control. Hasta la fecha, el costo de vidas de la pandemia no ha sido tan malo como la mayoría temía, en gran parte debido al rápido desarrollo de vacunas y la aplicación del conocimiento obtenido de experiencias pasadas en el manejo de epidemias. Era bastante seguro que las economías de todo el mundo se verían afectadas por la pandemia, y las economías que se verían más afectadas serían las que, como la nuestra, habían puesto tantos “huevos” en la canasta del turismo. El impacto en las economías del mundo ha sido tan malo como se predijo.
Nuestro dolor se ha visto exacerbado por nuestra dependencia de los bienes importados. Como nación, podemos estar felices de que nuestra situación no sea peor, pero para el 50% o más de nosotros que hemos estado y estamos viviendo por debajo del umbral de la pobreza, estos son los peores tiempos económicos.


Extraoficialmente, desde el inicio de la pandemia, el costo de los productos importados ha subido un 20%, un 50%, hasta un 100% en algunos casos. El precio del combustible en el mercado mundial ahora es tan alto que el Gobierno de Belize se ha visto obligado a reducir su recaudación de impuestos de algunos productos de combustible, con una reducción del impuesto especial sobre el diesel en un 57%. El Gobierno de Belize también ha comenzado a realizar pagos directos a las panaderías, “subsidiando la harina” para evitar que suba el precio de un pan de 16 onzas. No muchos beliceños pueden pagar un pastel, pero la mayoría todavía puede comprar pan.


Los expertos mundiales pronostican que el costo de los bienes será aún más alto para fin de año. Los beliceños saben que no hay mucho que podamos hacer con respecto al costo de los productos que importamos, pero tenemos que hacer preguntas cuando el costo de los bienes que producimos se dispara. ¡En solo tres años, de 2020 a 2022, el precio minorista de un huevo ha pasado de 25 centavos a más de 40 centavos en algunas tiendas!


En la actualidad, la mayoría de los alimentos producidos localmente en el mercado y en los estantes de los supermercados provienen de dos grupos principales: los pequeños agricultores y los menonitas. Los pequeños agricultores producen la mayor parte de nuestras verduras y tubérculos. El grupo menonita produce la mayor parte de nuestro arroz, frijoles, maíz, leche, queso, pollo y huevos. La fruta y la carne fresca producidas localmente en el mercado provienen tanto de pequeñas como de grandes fincas.


Los precios de las verduras y los tubérculos producidos localmente en el mercado suben y bajan según la disponibilidad: la producción de los agricultores. Los precios de las frutas suben y bajan con las estaciones, a excepción de los bananos, que se producen durante todo el año. El precio de la carne de res se mantuvo bastante cerca de lo que era antes de la pandemia, hasta la reciente apertura de los mercados de exportación en México y Guatemala.


La única competencia real para los huevos, la leche, el queso y el pollo producidos localmente, alimentos básicos en los mercados y tiendas de abarrotes que son dominio casi exclusivo del grupo menonita, proviene del extranjero. Con el alto costo de las importaciones debido a la interrupción de la cadena de suministro mundial; una guerra sucediendo en Ucrania, el granero de Europa; y el precio del combustible habiendo subido más del 30%, efectivamente el grupo puede pedir lo que quiera.


El gerente/vocero del grupo menonita explicó que el costo de los insumos había elevado considerablemente el costo de producción de huevos, colocando el precio mayorista en 30 centavos por huevo, y sugirió que el margen de beneficio en las tiendas de comestibles podría ser demasiado alto. Un vocero de la Oficina de Normas explicó que los huevos no entran en la canasta de productos que se venden a precios fijados por el Gobierno de Belize. La leche, el queso y el pollo tampoco se venden a precios controlados.


Estamos a merced del grupo menonita, y ninguno de nosotros debe ser movido a la envidia o tener resentimientos, porque esto no es obra de ese grupo; esto es de nuestra propia fabricación. Nuestro grupo menonita merece felicitaciones por su industria y la forma en que cooperan entre sí, y nuestros líderes políticos deben explicar sus políticas de apoyo reducido a los agricultores beliceños de la base durante décadas.


No se puede culpar a ningún grupo por hacer casi un monopolio de algunos alimentos esenciales. La culpa de eso recae enteramente en los sucesivos gobiernos de Belize. Tal como está, el gerente/portavoz no tuvo que explicar nada sobre el precio de los huevos. Confiamos en su palabra de que los insumos han subido tanto, de ahí la necesidad de aumentar tanto el precio del producto al por mayor.


Con el mundo puesto de lado y el Gobierno de Belize vacilante para abordar un monopolio, vacilante para investigar el precio de los huevos, el queso, la leche y el pollo, tal vez debamos pedirle al grupo menonita que reduzca sus ganancias durante este momento tan difícil. Es realmente malo que la fuente de proteína animal más barata tenga un precio más allá del bolsillo del 50% de los beliceños que sobreviven con dietas de hambre.

Check out our other content

MOHW hosts Workplace Wellness Forum

BDF soldiers get land titles

CITCO Youth Innovation summer camp ends

Check out other tags:

International