80.1 F
Belize City
Saturday, December 14, 2019
Home Editorial (En Espanol) El Gobierno de Belize debe responder a la última intrusión guatemalteca con...

El Gobierno de Belize debe responder a la última intrusión guatemalteca con urgencia

Jorge Emilio Espat, un beliceño que posee tierras a lo largo de la frontera entre Belize y Guatemala, ha notificado a las autoridades beliceñas y a un representante de la Organización de Estados Americanos (OEA) que ciudadanos guatemaltecos están ocupando sus tierras y algunos de ellos incluso están construyendo casas. El Amandala informó que el Sr. Espat le dijo a los medios que el representante de la OEA ha estado en el área con él y que el representante “consideró que unos diez lotes ocupados por guatemaltecos están en territorio beliceño”.

Esto está lejos de ser la primera vez que los ciudadanos guatemaltecos han invadido nuestro territorio, para saquear los recursos minerales, cazar plantas y extraer madera y animales del bosque, y a veces para establecer fincas e incluso asentamientos.

Un puñado de asentamientos surgieron en el distrito de Toledo a lo largo de la frontera en los años ochenta y noventa, el más infame se llamó Santa Rosa. El pueblo de Santa Rosa no dejó de existir por completo hasta 2008, después de que a los ciudadanos guatemaltecos que vivían allí se les ofrecieron incentivos especiales para regresar a Guatemala.

El infatigable Director Ejecutivo de Amigos para la Conservación y Desarrollo (Friends for Conservation and Development, FCD), Rafael Manzanero, informó a la nación que los ciudadanos guatemaltecos no solo están robando productos y cortando el bosque para plantar cultivos temporales, sino que ahora están estableciendo pastos para ganado. No tenemos conocimiento de una respuesta de nuestro gobierno a estos acontecimientos inquietantes.

Estas invasiones y algunos incidentes violentos a lo largo de la frontera, uno de ellos en el que los soldados guatemaltecos arrebataron a cuatro oficiales de seguridad beliceños que estaban patrullando, condujeron a un protocolo llamado Medidas de fomento de la confianza (MFC), la más importante siendo el establecimiento de una Zona de Adyacencia. En el protocolo, la frontera se describía como la Línea de Adyacencia, y un kilómetro al este y al oeste de la línea forma la Zona de Adyacencia.

Los gobiernos de Belize y Guatemala acordaron sobre la Zona de Adyacencia para ayudar a mantener la paz mientras las partes negociaban, y, mientras dura el acuerdo, ambas partes deben confinar a su gente a sus respectivos lados de la Línea de Adyacencia. Los ciudadanos de Belize han tratado este protocolo con el mayor respeto. Los ciudadanos de Guatemala no lo han hecho, y esto se ha convertido en una molestia para Belize.

En 2013, el hermano Wil Maheia y su grupo, Voluntarios Territoriales de Belize (Belize Territorial Volunteers, BTV), en respuesta a la intrusión guatemalteca en la Reserva Forestal Columbia y en tierra cerca de una de las aldeas de Belize en la frontera occidental, Jalacte, se dispuso a limpiar la línea fronteriza en el sur, como lo habían hecho los británicos cuando Belize era una colonia. Antes de que Belize obtuviera su independencia en 1981, la frontera entre nosotros y Guatemala se limpiaba periódicamente.

Maheia y su grupo fueron aconsejados por el gobierno a desistir de cualquier actividad de este tipo. El gobierno advirtió que los beliceños que participaban en tal ejercicio no solo se estaban poniendo en peligro a sí mismos, sino que también estaban poniendo en peligro la paz entre Belize y Guatemala. Los Voluntarios Territoriales no fueron disuadidos.

Estas intrusiones por parte de los ciudadanos de Guatemala han estado ocurriendo principalmente en áreas que no son frecuentadas regularmente por muchos beliceños, pero la intrusión en la tierra de Espat está justo en nuestro patio trasero. Las tierras de Jorge Espat están cerca de Benque Viejo del Carmen de Belize y Melchor de Mencos en Guatemala. La relación entre beliceños y guatemaltecos en estas dos municipalidades nunca ha sido hostil, pero la situación actual es extremadamente preocupante. La falta de respeto aquí podría considerarse extrema.

Necesitamos estar muy preocupados por lo que está sucediendo aquí. ¿Han decidido los líderes de Melchor de Mencos que la amistad con nosotros tiene tan poco valor que puede descartarse? ¿La gente de Melchor, al ver cuán débil es nuestra respuesta a la invasión del Chiquibul, cree que no es un gran problema ocupar nuestra tierra? ¿Podría ser esto un error honesto causado por nuestra falla en mantener despejada la línea fronteriza (Línea de Adyacencia)?

Lo que es seguro es que hay presión poblacional al otro lado de nuestra frontera en el Petén, un departamento de Guatemala de casi 14,000 millas cuadradas. Según una página de Wikipedia, un censo de 2002 estimó la población del Petén en 366,735 y la estimación oficial a mediados de 2012 era de 662,779. Ese es un crecimiento explosivo.

El Banco Interamericano de Desarrollo dijo en un informe de 1998 que la población de este departamento estaba creciendo al 9% anualmente, mucho más rápido que el resto de Guatemala. El informe dice que gran parte del Petén está en reserva, pero “la ejecución es débil o inexistente, y las llamadas de pájaros y monos están siendo reemplazadas cada vez más por el zumbido de las motosierras”. El informe decía que “el bosque se estaba convirtiendo en humo y tierra carbonizada a ritmo de 75,000 hectáreas anuales”.

La presión demográfica de esta área nos está afectando. Belize ha acordado con Guatemala resolver nuestras diferencias territoriales en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), y aunque esperamos un resultado favorable en la corte de las Naciones Unidas, eso no cambiará la realidad de lo que está ocurriendo en Guatemala.

Si las cosas continúan en el curso actual con su población nativa, el número actual de personas en Petén podría duplicarse en los próximos diez años. Miles de personas de Honduras, El Salvador y Guatemala que viajan a través del departamento hacia México y los EE.UU., y un acuerdo entre Guatemala y los estadounidenses para establecer áreas en el departamento para albergar a personas que buscan asilo en los EE. UU. causará que la población de Petén aumente aún más. La presión aumentará sobre nosotros para conservar y controlar nuestro territorio.

Los líderes de Belize parecen estar dormidos al volante, y mientras duermen la siesta, las cosas se están descontrolando. Se ha señalado que nuestro gobierno no realiza mantenimiento de activos públicos. Hemos visto aumentar el asesinato y el robo a mano armada hasta que se han convertido en casi una epidemia. Permitimos que las invasiones fronterizas continúen en otras partes del país hasta que los ciudadanos de Melchor digan “toda Guatemala lo está haciendo, así que nosotros también”.

Esta última invasión es de alto perfil, en un área poblada, en tierras privadas, por lo que nuestros líderes tienen que despertar y abordar el problema. Es uno de los deberes principales de un gobierno proteger las vidas y las propiedades de sus ciudadanos, todo su territorio. Necesitamos una resolución positiva para esta invasión cerca de Benque, y la necesitamos ahora. Si demoramos en que nuestros vecinos vuelvan a su lado de la frontera, un goteo podría convertirse en una corriente.

- Advertisment -

Most Popular

Accident on the Stann Creek Valley road yesterday

There was an accident on the Stann Creek Valley road yesterday that claimed the life of a woman. A white van and a grey...

Teachers prepare to fight over land — again

COROZAL TOWN, Thurs. Dec. 12, 2019-- There is new friction between the Belize National Teachers Union (BNTU) and the Ministry of Education (MoE) as...

“Sure I loved the ladies. But I got a bum rap,” says 101-year-old RB

“Me an my partners had a club — we rented Thistle Hall — and on the weekends we held parties. All the ladies would...

Thieves attempt to rob former Belmopan mayor, Anthony Chanona

BELMOPAN, Tues. Dec. 10, 2019-- One of two thieves pointed a gun at former mayor of Belmopan, businessman Anthony Chanona, and tried to rob...