74 F
Belize City
Monday, April 12, 2021
Home Editorial (En Espanol) El significado y las implicaciones del Donald

El significado y las implicaciones del Donald

A principios de este año, un economista llamado Branko Milanovic publicó un libro titulado “Desigualdad Global: Un Nuevo Enfoque para la Era de la Globalización”. Milanovic analiza datos económicos globales del último cuarto de siglo y concluye que el mundo se ha vuelto más igualitario – países pobres alcanzando a países ricos – pero que las democracias occidentales se han vuelto menos iguales. Los mayores ganadores de la globalización son las nuevas clases medias y altas de Asia, y los del uno por ciento del Occidente: estos grupos casi han duplicado sus ingresos reales desde finales de los ochenta. Los mayores perdedores son los trabajadores estadounidenses y europeos y las clases medias – hasta hace muy poco, sus ingresos apenas se movían.

Durante estos años, la resistencia a la globalización ha emigrado desde los anarquistas que interrumpen las conferencias comerciales hasta los miembros de la vasta clase media de Occidente. Muchos de ellos se han convertido en partidarios de Trump, electores Brexit, constituyentes de Marine Le Pen y otros proto-fascistas europeos. Después de una generación de globalización, están tratando de descarrilar el tren.

• págs. 53, 54 en The New Yorker, 31 de octubre de 2016 – THE UNCONNECTED, de George Packer

Inicialmente, Clinton fue tomada por sorpresa por la ira del público contra el establishment político. Casualmente propuso a su marido como un zar de los empleos en una segunda presidencia Clinton, como si la globalización no hubiera perdido su brillo. Uno de sus asesores me dijo que los años de Hillary en el Departamento de Estado la habían aislado a ella y a su personal del estado de ánimo de los estadounidenses promedio. Igualmente, se podría añadir, su vida habitual de socializar con, dando discursos pagados, y recaudando dinero de los ultra-ricos, a cuyas filas la familia Clinton se unió como ciudadanos privados. (De 2007 al año pasado, Bill y Hillary ganaron ciento treinta y nueve millones de dólares.)

• pág. 58, ibid.

Cualquier persona que vote por Trump, incluyendo al asesor financiero republicano moderado educado en Dartmouth que no soñaría con usar palabras de código raciales, pero no puede soportar a Hillary Clinton – habrá tratado de poner a un peligroso y despreciable hombre a cargo del país. Trump es una amenaza nacional como nadie más que se ha acercado a la Presidencia. Gane o pierda, ya habrá definido la política hasta el punto en el que un grado chocante de odio, ignorancia y mentiras se está volviendo normal.

• pág. 60, ibid.

El venerado sueño americano, la idea de que la vida mejorará, que el progreso es inevitable si obedecemos las reglas y trabajamos duro, que la prosperidad material está asegurada, ha sido reemplazada por una dura y amarga verdad. El sueño americano, ahora lo sabemos, es una mentira. Todos seremos sacrificados. El virus del abuso corporativo – la creencia pervertida de que sólo importan las ganancias corporativas – se ha extendido para subcontratar nuestros trabajos, reducir los presupuestos de nuestras escuelas, cerrar nuestras bibliotecas y plagar a nuestras comunidades con ejecuciones hipotecarias y desempleo. Este virus ha traído consigo un estado de seguridad y vigilancia que busca mantenernos a todos en una reserva. Nadie es inmune.

• págs. 226, 227, DÍAS DE DESTRUCCIÓN: DIAS DE REVUELTA, Chris Hedges y Joe Sacco, Vintage Canada, 2013

El filósofo político Sheldon Wolin utiliza el término totalitarismo invertido en su libro Democracy Incorporated para describir nuestro sistema político. En el totalitarismo invertido, las sofisticadas tecnologías de control corporativo, intimidación y manipulación masiva, que superan con creces aquellas empleadas por los estados totalitarios anteriores, están enmascaradas efectivamente por el brillo, el ruido y la abundancia de una sociedad de consumo. La participación política y las libertades civiles gradualmente se rinden. Las corporaciones, escondidas detrás de esta cortina de humo, nos devoran desde adentro hacia afuera. No tienen lealtad al país.

• pág. 238, ibid.

Tenemos que darle la espalda para siempre a los demócratas, sin importar qué candidato macabro los republicanos ofrezcan para la presidencia. Todas las disputas públicas entre candidatos en el ciclo electoral son un acto de carnaval. En los asuntos que importan, no hay ningún desacuerdo entre los republicanos y los demócratas.

• págs. 266, 267, ibid.

Tomará cierto tiempo para que el significado real y las implicaciones completas de la elección de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos de América el martes, 8 de noviembre de 2016, sean comprendidos correctamente. La victoria de Trump representa una especie de revolución política en la superpotencia de Estados Unidos, porque nadie ha sido elegido presidente allí que no tuviera algún tipo de antecedentes en su establecimiento político o militar. Al mismo tiempo, es interesante que la derrotada adversaria de Trump del Partido Demócrata, la Sra. Hillary Rodham Clinton, ganó más votos populares que él. Fue en el llamado colegio electoral donde prevaleció Trump.

El Presidente Trump encontrará una clase profesional permanente en las diversas ramas del gobierno, como el Departamento de Estado (política exterior), el Pentágono (militar), el Departamento del Tesoro (financiero), etc., que lo bajará a la tierra una vez que asuma la presidencia a mediados de enero de 2017. Lo que queremos decir es que la versión americana de lo que llamaríamos el servicio público o la clase tecnócrata en Belize le dirá al Sr. Trump exactamente lo que puede o no puede hacer. Ignoraría a estos expertos de profesión en peligro de su presidencia y el peligro de los Estados Unidos de América.

Hubo ciertas llamadas políticas dramáticas que el Sr. Trump hizo durante sus campañas para la nominación del Partido Republicano y para la propia Presidencia, que puede que tenga que modificar. Aún así, lo que los votantes estadounidenses han hecho es darle a Donald Trump un mandato para cambiar las cosas si tiene que hacerlo, para que pueda haber una inversión de las tendencias socioeconómicas en declive que han experimentado las clases medias blancas de los Estados Unidos y las clases trabajadoras desde el nacimiento de la globalización y el libre comercio hace un cuarto de siglo.

Recuerden ahora, los demógrafos han estado prediciendo que a mediados de este siglo, si las actuales tendencias de la población continúan, los blancos se convertirá en una minoría numérica en América. Como están las cosas actualmente, los afroamericanos y los hispanoamericanos constituyen más del 25 por ciento de la población, y cuando se incluye a todos los asiáticos (chinos, indios, coreanos, vietnamitas, paquistaníes, etc.), la población no blanca de Estados Unidos Puede ser del 30 al 35 por ciento. Las tendencias actuales de la población han provocado un temor visceral en la América blanca, un miedo que exagera la ansiedad que han estado sintiendo en lo que respecta a su decadente fortuna económica.

Hasta cierto punto, los estadounidenses son víctimas de su propia filosofía económica exitosa, ya que son las corporaciones mismas, las instituciones que han llevado a la expansión de América y el crecimiento durante el último siglo y medio, después de la Guerra Civil de 1861 a 1865, cuyo voraz, despiadado, enfoque de ganancias primero ahora ha victimizado a las clases blancas medias y trabajadoras de Estados Unidos. La globalización y el libre comercio enriquecieron aún más a las corporaciones súper ricas (o las del “uno por ciento”), pero las familias blancas estadounidenses no pudieron mantenerse a la altura de la presión de la mano de obra barata internacional y la magia tecnológica. Nostálgico de los días de poder blanco, la América blanca miró hacia un putativo y controversial salvador – Donald J. Trump.

En lo que respecta a los beliceños, lo más inquietante de Trump es su actitud hacia los inmigrantes. Trump ve a los inmigrantes como una de las razones por los problemas socioeconómicos de los blancos de América, por lo que tiene la intención de comenzar su presidencia deshaciéndose de tantos inmigrantes indocumentados como pueda encontrar. Este número incluirá a miles de beliceños que viven en los Estados Unidos. Una economía luchadora de Belize tendrá que absorber una avalancha de deportados, y las cosas se volverán más difíciles aquí, a medida que nuestros estrechos recursos se vuelvan más escasos.

En nuestro aturdido romance post-Hattie con el consumismo y los gustos americanos, muy pocos beliceños consideraban la llegada de un día como este, un día en que un grupo de beliceños tendría que venirse al sur en vez de ir siempre hacia el norte. Y así, todos los recursos que los trabajadores de Belize en los Estados Unidos enviaron a casa durante las cinco décadas y media desde Hattie, se han utilizado para comer, beber y ser felices. En general, los beliceños han sido vírgenes ingenuas. Nunca nos concentramos en la autosuficiencia. Todo lo que hicimos fue competir entre nosotros mismos para ver quién podía consumir más y consumir más pródigamente. Un día de rendir cuentas está aquí.

Otro aspecto de la presidencia de Trump probablemente será la muerte de la agenda LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales) en Belize, que la presidencia de Barack Obama estaba impulsando tanto. Belize volverá al status quo ante, es decir, mantengan sus juegos desviados dentro de casa. El gobierno de Barrow estaba bajo mucha presión de Washington para liberalizar las leyes homosexuales de Belize, por lo que el gobierno de Belize, en busca de complacer a Washington de Barack, entró en conflicto con los líderes religiosos tradicionalistas de Belize. La broma puede estar ahora en un par de clérigos de alto perfil que comprometieron públicamente las opiniones de sus congregaciones para jugar pelota con un Gobierno de Belize que estaba jugando pelota con la presidencia de Obama en Estados Unidos. La presidencia de Trump pondrá fin a todos estos juegos de pelota. O, al menos, eso es lo que prevemos.

Cuando los Beliceños comenzaron a ir a los Estados Unidos en números cada vez mayores después del Huracán Hattie en 1961, Belize era una población decididamente negra. La población negra del 10 por ciento de los estadounidenses estaba en las primeras etapas de una lucha por los derechos civiles que se volvió cada vez más militante y violenta, a medida que se desarrollaba la década de los sesenta. En los Estados Unidos, los beliceños negros, más educados en promedio que sus homólogos negros estadounidenses, se beneficiaron de los empleos para los negros que se hicieron disponibles debido a la presión proveniente de la agitación negra de los derechos civiles estadounidenses. Pero, en general, los beliceños negros no se identificaban con los negros americanos. Belize no tenía la visión panafricana que una nación caribeña como Jamaica siempre mostró durante la era del apartheid. La organización UBAD, para la cual este periódico comenzó como un órgano de información en 1969, trató de educar a los beliceños negros en cuanto a nuestra ascendencia, culturas tradicionales y nuestro papel en un mundo cambiante y consciente de la negritud.

El martes, los negros votaron a regañadientes por Hillary Rodham Clinton. Muchos no votaron, y algunos en realidad votaron por Donald Trump, que es tan cercano a racista como cualquier candidato presidencial estadounidense jamás ha sido en nuestra vida. No sólo los estadounidenses negros están desilusionados con el Partido Demócrata de Clinton: los estadounidenses negros se sienten traicionados por Bill y Hillary Clinton. Sienten que Hillary Clinton los traicionó en Libia, que Bill y Hillary los traicionaron en Haití con su Fundación Clinton, que Bill Clinton los traicionó con sus leyes de crack. Los americanos negros, entonces, estaban tan hartos de los Clintons que se negaron a ser asustados por el espectro de una presidencia Trump. Sólo podemos asumir que los estadounidenses negros están dispuestos a luchar por la preservación de sus ganancias de derechos civiles durante una presidencia Trump de poder blanco. El aspecto más peligroso de una presidencia Trump es la influencia que tendrá Trump en la composición de la Corte Suprema de los Estados Unidos. Esto es verdaderamente aterrador.

Tenemos consultores que nos dicen que un buen aspecto de la presidencia de Trump será un alivio de las tensiones entre los Estados Unidos de América y la Unión Soviética. Nuestros consultores creen que Hillary habría llevado a Estados Unidos a la guerra con Rusia sobre el tema de Siria.

En última instancia, personas como nosotros, los beliceños, ahora sólo podemos esperar y ver. Somos un pequeño, casi invisible punto de luz en la pantalla de radar del nuevo Presidente. Lo ideal sería que construyéramos un lobby en Washington para neutralizar parte de la influencia de Guatemala allí. Pero, los lobbies cuestan dinero, y Belize está en bancarrota. Esa es, como ellos dicen, la línea de fondo. Y esa es una línea a la que debemos prestar atención nosotros los beliceños: hay una lluvia dura a punto de caer.

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

Two female cops fined for talk show appearance

BELIZE CITY, Wed. Apr. 7, 2021-- In late January, we reported of a groundbreaking legal victory in favor of two female police officers who...

Two officer cadets graduate from Mexican Naval Academy

BELIZE CITY, Wed. Apr. 7, 2021-- Two officers in the Belize Coast Guard recently graduated from the Mexican Naval Academy with Bachelor’s degrees. Officer...

WHO – approved vaccine is no threat when compared to bat virus

There are studies that claim that the animal we know as modern man appeared on the earth about one and a quarter million years...

Curfew extended to Mid-April 

BELIZE CITY, Weds. Mar. 31, 2021-- The nationwide nightly curfew was set to end on April 3, but a joint decision handed down by...