31.1 C
Belize City
Sunday, July 14, 2024

YWCA elects new Board of Directors

by Charles Gladden BELIZE CITY, Wed. July 10,...

BCC and Peak Outsourcing sign MOU

by Charles Gladden BELIZE CITY, Wed. July 10,...

Belize’s National Assembly welcomes new Acting Clerk

by Kristen Ku BELIZE CITY, Tues. July 2,...

Esperanza extraviaday el cuanto

Editorial (En Espanol)Esperanza extraviaday el cuanto

Según Amandala, el Ministro de Recursos Naturales, el Honorable Cordel Hyde quedó muy consternado por un reciente fallo de la Corte de Justicia del Caribe (CCJ en inglés) en un asunto de tierras que “pone al gobierno en la obligación de pagar casi 10 millones de dólares beliceños” a la señora Primrose Gabourel; esa cantidad exorbitante incluye una compensación directa de $4.545.325, $300.000 por vertedero perdido y “intereses a pagar a partir del 3 de febrero de 2007”. Esta es otra de una serie de pérdidas aplastantes para el gobierno y el pueblo de Belize en casos en los que el gobierno intentó adquirir propiedades o detuvo un proyecto, por el bien público.

En la secuencia de eventos que llevaron a esta costosa pérdida más reciente, la Sra. Gabourel adquirió una parcela cerca de Seashore Drive en la Ciudad de Belize que en realidad era lecho marino, y cuando ella y su hijo comenzaron a llenar el mar para convertirlo en tierra firme, se vieron obligados a dejar de hacerlo después de que un caballero, David Medina, Sr., gritara falta. Según se informa, Medina tiene propiedades a orillas del mar, y las tierras recuperadas no sólo lo habrían privado de su vista al mar, sino que habrían reducido considerablemente el valor de su propiedad. Posteriormente, el Departamento de Medio Ambiente (DOE en inglés), que no tiene recursos económicos para estar en todas partes todo el tiempo, emitió una orden de suspensión del proyecto porque carecía de un Plan de Cumplimiento Ambiental.

El Amandala dijo que al enterarse de que el gobierno había recuperado la propiedad del fondo marino, la Sra. Gabourel “solicitó daños y perjuicios por la violación de su derecho a no ser privada ilegalmente de la propiedad, daños especiales por la pérdida de oportunidades para un desarrollo planificado de la propiedad, pérdida del vertedero y honorarios legales”. Gabourel y sus abogados supuestamente “presentaron una cifra de $12.855.700 por pérdida de valor de desarrollo durante un período de 10 años”. El tribunal ordenó al gobierno pagar a la Sra. Gabourel BZ$1.050.000 por la propiedad, “$150.000 en daños nominales relacionados con la pérdida de valor de desarrollo, así como $300.000 por la pérdida de vertedero e intereses”. Este es el asunto que escuchó la CCJ, y por el cual dejó caer el martillo sobre nuestro relativamente exiguo tesoro por unos 10 millones de dólares.

Cuando obtuvimos un autogobierno interno total en 1964, nuestros líderes tomaron el control total de todo el territorio del país que no era de propiedad privada, para administrarlo en beneficio de la nación. Durante el dominio colonial se habían entregado tierras muy preciadas, muchas de estas parcelas de propiedad privada en áreas estratégicas, áreas donde nuestro nuevo gobierno “del pueblo, por el pueblo, para el pueblo” necesitaba construir carreteras, puentes, escuelas y hospitales, clínicas y proporcionar lotes para casas y terrenos agrícolas para nuestra creciente población. El gobierno tuvo que adquirir estas tierras, y lo hizo mediante pagos directos en efectivo del tesoro nacional a los propietarios o mediante la recuperación en lugar de los impuestos adeudados.

En ocasiones, el desarrollo de Belize ha sido desordenado. Las únicas áreas urbanas planificadas en el país son el Municipio de Corozal, que fue reconstruido después de ser destruido por el huracán Janet en 1955, y Belmopan, la nueva capital, cuya construcción comenzó después de que el huracán Hattie arrasara la Ciudad de Belize y Dangriga en 1961. Es razonable decir que nuestro crecimiento se vio obstaculizado debido a la forma no tan bien organizada en que hicimos las cosas.

La distribución de parcelas por parte del gobierno no siempre ha sido eficiente. Todos los gobiernos progresistas ponen la tierra en manos de ciudadanos que pueden darle el mejor uso. Por diversas razones (previsión insuficiente, falta de fondos para llevar a cabo una supervisión esencial, errores desafortunados y, sí, corrupción), parcelas estratégicas han terminado en manos de individuos/empresas que no tienen interés en desarrollarlas, o no deberían hacerlo. Cuando el gobierno ha tratado de corregir sus errores, invariablemente el costo es excesivo porque el gobierno, para recuperar la tierra que “regaló” a un precio de desarrollo, tiene que pagar el precio de mercado.

Si analizamos un par de pérdidas costosas que han sido destacadas en ciclos noticiosos recientes, está el caso en el que un gobierno recuperó una parcela en Turneffe que fue vendida por menos de 30.000 dólares por un gobierno anterior que ya había recibido sus últimos ritos. Al gobierno posterior se le ordenó pagar casi 6 millones de dólares para recuperarlo. Existe el caso en el que nuestro gobierno construyó una carretera para la gente a través de una parcela de propiedad comunitaria, y ahora tenemos que desembolsar millones.

Enfrentando al gobierno y a la gente en este momento está el caso de un desarrollo propuesto en el Cayo Angel Fish, que obtuvo la autorización ambiental del DOE pero que se ha topado con vientos en contra por parte de los pescadores que utilizan el área. Por alguna razón, los pescadores que están en contra del proyecto no hicieron una representación adecuada cuando se les pidió su opinión; y si el proyecto sigue adelante, un propietario privado obtendrá un control casi monopólico de una preciada zona de pesca que ha utilizado durante generaciones.

El gobierno podría decir “agua pasada” y permitir que el proyecto siga adelante. Si el gobierno decide cancelar el proyecto, alegando que es una injusticia para demasiados pescadores, es probable que los propietarios del proyecto propuesto en el Cayo Angel Fish exijan una compensación muy superior a la cantidad que pagaron por los derechos que habían adquirido en el área. El gobierno ofrecerá un precio razonable y los propietarios del proyecto contraatacarán con el precio de mercado. Con base en resultados pasados, el tribunal de Belize estará de acuerdo con el gobierno y la CCJ dictaminará, según la ley, que el último precio se mantiene.

Es comprensible que cuando el gobierno adquiere tierras o suspende proyectos de desarrollo tiene que ser un proceso totalmente transparente. Es comprensible que los derechos de individuos débiles tengan que ser protegidos del poder del Estado poderoso. El caso relacionado con el fondo marino de Seashore Drive pasó por los tribunales, y lo único que el gobierno pedía, por lo que “rogaba”, era que el tribunal le ahorrara el perjuicio del precio total de mercado, después de su error al entregar el fondo marino.

Cuando nuestro gobierno decidió pasar del Consejo Privado de Londres como nuestro tribunal de apelación final a la CCJ, un tribunal de nuestra región, entendimos que la CCJ, conociendo las injusticias del pasado, nuestro estado empobrecido, nuestras debilidades endémicas, todo lo que estaba en nuestra contra, sería más comprensiva que el tribunal de Londres.

El Muy Honorable Caballero Dennis Byron, Presidente de la Corte de Justicia del Caribe, en un documento de 2011, “The CCJ and its Integral Role in Development of Caribbean Jurisprudence”, dijo que “la CCJ ofrece la oportunidad, mediante sus sentencias, de alinear más estrechamente la trayectoria de la jurisprudencia caribeña con las costumbres, valores, objetivos, necesidades y aspiraciones del pueblo caribeño…” ¿Son las sentencias de la CCJ de alguna manera diferentes de las de nuestros antiguos gobernantes coloniales? Deberíamos ser perdonados si dijéramos que parece que cambiamos cuatro chelines por un dólar de Esquivel.

Sería fantasioso si esperáramos que las sentencias de la CCJ sobre derechos fundamentales difieran de las del Consejo Privado, ya que ambos operan bajo las mismas leyes. Pero no pensamos que fuera extravagante esperar consideración por nuestro empobrecido estado, nuestra difícil historia y nuestras debilidades endémicas. Con respecto al cuanto, teníamos la esperanza de que el bien nacional hubiera movido la ley hacia compasión por el pueblo. De manera extremadamente decepcionante, los veredictos del tribunal indican que abordar el cuanto, reducir la cantidad de reparación por errores, no está dentro de su rígido ámbito.

El gobierno podría cambiar la ley en lo que se refiere a cuestiones de adquisición de propiedades; sin embargo, esa es una pendiente muy difícil y con un obstáculo: las muchas vacas sagradas que se opondrían a ella. Nuestra esperanza estaba en la corte. Estaba fuera de lugar.

Check out our other content

Check out other tags:

International