74 F
Belize City
Monday, November 30, 2020
Home Editorial (En Espanol) Estimado Briceno/Faber: ¡Hablen con el Sindicato de Servidores Públicos!

Estimado Briceno/Faber: ¡Hablen con el Sindicato de Servidores Públicos!

La llamada proviene de muchos sectores, en particular de la Cámara de Comercio e Industria de Belize (BCCI en inglés) y el Consejo de Negocios de Belize (BBB en inglés), para que se tome una mirada seria a la masa salarial pública, porque las finanzas del país están en mal estado. Los tiempos económicos del mundo son los peores de lo que recordamos, las cosas empeoran día a día y Belize está sintiendo el dolor. La carga es pesada y todos deben llevar su parte si queremos sobrevivir.

La tesorería en Belize está tan seca que el Primer Ministro saliente ha dicho que cree que nuestro próximo líder tendrá que acudir al FMI, una organización que es conocida por prescribir algunas medidas muy dolorosas, para pedir ayuda. El ex Primer Ministro dijo que el único rayo de esperanza que tenemos es si los financieros internacionales deciden perdonar parte de nuestra tremenda deuda, una posibilidad porque se está discutiendo en los círculos financieros.

Cuando se hizo la primera llamada del BCCI, BBB y otros para que se redujera la masa salarial del gobierno, el primer ministro respondió que su gobierno tomaría prestado hasta que el país no pudiera pedir más, antes de que despidieran o recortaran los salarios de los empleados del gobierno. No incumplió su palabra.

Las reducciones de personal y los recortes salariales no solo afectan a las personas que sufren la pérdida de ingresos. Hay un efecto dominó, ya que la pérdida de poder adquisitivo de un grupo de ciudadanos impacta a los grupos de ciudadanos cuyos bienes o servicios solían comprar. Sin embargo, cuando una economía está muriendo, como la nuestra, se toman decisiones por desesperación.

Las finanzas del gobierno están ahora en, o muy cerca del punto, en el que no podemos pedir prestado más para pagar la completa masa salarial pública, y con una inminente elección general, los trabajadores del sector público están naturalmente nerviosos por lo que sucederá una vez que el Gobernador General le tome juramento a un nuevo gobierno.

Los grupos en la nómina pública son la policía y otro personal de seguridad, trabajadores de la salud, jubilados, maestros y funcionarios públicos. La policía y otro personal de seguridad, y los trabajadores de la salud son en gran parte inmunes a la reducción de personal, ya que su trabajo es aún más esencial ahora porque estamos en una pandemia y ellos son nuestros trabajadores de primera línea en esa batalla. El enfoque en los pensionistas siempre ha estado en hacer contributivo el régimen de pensiones del sector público, no en una reducción de los pagos a los jubilados.

Mientras nuestra economía no sufra un colapso total, nuestros maestros tampoco deberían preocuparse de que ninguno de sus miembros pierda su trabajo, pero los trabajadores del servicio público tienen una buena razón para estar nerviosos.

En lo que respecta a los recortes salariales o la pérdida de incrementos, todos los empleados del gobierno tienen que enfrentar esa posibilidad, y el momento y el alcance de dichos recortes dependen de la rapidez con la que nuestra economía se recupere del triste estado en el que se encuentra en este momento.

El nuevo gobierno será PUP o UDP, y los líderes de los dos partidos han comentado sobre la desesperada situación de las finanzas públicas. El Sindicato de Servidores Públicos (PSU en inglés), el sindicato para el grupo de empleados del sector público con más probabilidades de tomar un hit, quiere que hagan más que eso. El PSU emitió un comunicado de prensa el 23 de octubre en el que pedía que los líderes que aspiraban a ser el próximo primer ministro se sentaran a la mesa para entablar un diálogo en profundidad.

Ambos líderes de los principales partidos, el Honorable John Briceño del PUP y el Honorable Patrick Faber del UDP, reconocen que es un camino muy difícil por delante, pero ha dicho que la reducción de personal es un último recurso. Briceño ha dicho que si su partido forma el próximo gobierno y la situación financiera exige un adelgazamiento de las filas del servicio público, los que perderían sus puestos serían los obvios compinches del gobierno anterior, personas a las que se les pagaba por el tesoro público pero que estaban haciendo trabajo político.

El próximo gobierno tomará las decisiones correctas si presta atención a las recomendaciones del PSU. Los líderes de este sindicato no están formando el nuevo gobierno, pero son importantes interlocutores sociales, y una y otra vez ellos, el BNTU y otros sindicatos han pasado a primer plano para ayudar a salvar a Belize.

El PSU no se está escapando de la realidad económica del país, pero está pidiendo al próximo gobierno que aborde el despilfarro y recorte la grasa del sistema ANTES de analizar los salarios de sus arduos trabajadores de carrera.

En su comunicado, el PSU dijo que el enfoque debe estar en mejorar la gestión financiera y la administración tributaria, aumentar la transparencia para reducir la corrupción y modernizar el sistema. El PSU identifica una serie de medidas de ahorro de costos, como la no renovación de los contratos de los funcionarios públicos jubilados y la suspensión de algunas asignaciones.

Somos, o estamos muy cerca de ser, un estado desesperado, y el último gobierno tiene que asumir parte de la culpa por ello. Hemos estado en las garras de la pandemia desde finales de marzo, siete meses, y el gobierno que insistió en mantener las riendas hasta el último momento de su mandato ha estado aplicando curitas cuando deberíamos haber estado trabajando para aumentar la alimentación, seguridad, trabajando para proporcionar alimentos más saludables y más baratos para nuestra gente e invirtiendo en nuestro sector manufacturero.

El gobierno anterior puso todas nuestras esperanzas en un rápido regreso a los días de gloria del turismo, e incluso en el mejor de los casos, nadie debería haber esperado eso. De hecho, en este momento estamos, a pesar de nuestros tremendos encantos físicos, en grave peligro de ser el destino que nadie quiere visitar porque el número de casos activos de COVID-19 aumenta día a día, y eso definitivamente hará que los turistas se queden lejos.

En este periódico no apoyamos la reducción de personal, ni siquiera para los nombrados políticos si están en las escalas salariales más bajas, y, reconociendo que los recortes salariales para los empleados del gobierno se traducirán en “recortes salariales” para casi todos nuestros pequeños empresarios, hacemos el llamado en un nuevo gobierno que se siente y hable seriamente con el PSU antes de decidir el camino a seguir.

Todos sabemos que las cosas están realmente mal, pero solo después de que las recomendaciones del PSU se hayan abordado a fondo, deberíamos analizar los salarios del sector público para ver cuánto tendrán que sacrificar.

- Advertisment -

Most Popular

Two men murdered on southside Belize City

BELIZE CITY, Wed. Nov. 25, 2020-- Two men were murdered yesterday evening, Tuesday, on the southside of Belize City. Floyd Carter, 45, of a Signa...

Confirmed! Merger of Belize Bank and Scotiabank a “go.”

BELIZE CITY, Thurs. Nov. 26, 2020-- In a Cabinet brief dated November 25, the Government of Belize confirmed that the merger between Belize Bank...

PC Michelle Brown murder trial commences

BELIZE CITY, Thurs. Nov. 26, 2020-- Back in October of 2018, 10 months after career barber Fareed Ahmad, 39, was shot and killed in...

Brother murdered a day after sister’s burial

BELIZE CITY, Wed. Nov. 25, 2020-- The Amoa family, who reside in the Lake Independence area of Belize City, are today grappling with the...