74 F
Belize City
Thursday, October 21, 2021
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

Sin haber sido invitado, estoy escribiendo esta columna en nombre de dos de mis buenos amigos, Sidney “Stretch” Lightburn y Tony Wright, y mi hermano menor, Nelson. Estas son personas que tenían al finado Denton “Sharkey” Fairweather en el mayor respeto y estima. Stretch era un compañero de equipo de baloncesto de Sharkey, y Nelson jugaba al fútbol bajo el liderazgo de Sharkey con el equipo de fútbol BEC. Tony Wright creció en el área de la Plaza, a falta de una mejor descripción, donde BEC (y Sharkey, por extensión) era el equipo que apoyaban los adolescentes.

Antes del huracán Hattie a fines de octubre de 1961, las temporadas de baloncesto solían jugarse en el antiguo Salón Parroquial del Santo Redentor. Después del huracán, se jugó una temporada en la cancha de tenis Holy Redeemer y otra en el gimnasio del Colegio San Juan. No estoy seguro de si el baloncesto se trasladó a la cancha de baloncesto de la escuela de San Ignacio en 1964 o 1965 (definitivamente ya para 1965).

Al escribir esta columna a lo largo de las décadas, he sido culpable de un sesgo a favor de la Ciudad de Belize. Nací y crecí en la Ciudad de Belize, y dábamos por sentado muchas cosas en la antigua capital, que me doy cuenta ahora que habrían sido motivo de resentimiento para quienes crecieron en los pueblos y aldeas de los distritos.

En la época colonial, antes del autogobierno en 1964, digamos, un tercio de la población vivía en la Ciudad de Belize, y todo el poder administrativo, financiero, cultural y de otro tipo residía en la antigua capital. Antes del autogobierno, asumíamos que los distritos no podían competir con la ciudad (excepto Cayo y Stann Creek en el fútbol), y definitivamente no en baloncesto.

Definitivamente creo que hubo resentimiento en lugares como Orange Walk cuando mi papá estaba a cargo de organizar un Salón de la Fama en el Consejo Nacional de Deportes y casi todos los nominados eran de la Ciudad de Belize. Pero, la realidad era que en las décadas de 1930 y 1940, incluso en la década de 1950, gobernaba la Ciudad de Belize. Francamente.

Hace unos dos o tres años, un amigo mío llamado Roland Bevans, a quien conozco a través de la familia Willie Wagner, me llevó a ver a Sharkey. Había vuelto a casa después de unas cuatro décadas o más en los Estados Unidos, y vivía solo en la Calle Fabers, hasta donde conduce a la Calle Waight y Caesar Ridge.

La última vez que había visto a Sharkey antes de eso, que fue la mencionada hace cuatro décadas o más, le había hecho una broma que no se tomó bien. Pero cuando mencioné el pequeño malentendido, lo descartó y dijo lo contento que estaba de verme. Sufría de diabetes. Algunos meses después, Roland me dijo que Sharkey se había ido a vivir a Lord’s Bank.

Y fue en Lord’s Bank, un pueblo justo después de Ladyville, donde este ícono del baloncesto y el fútbol de Belize falleció hace unos días, en aislamiento y en el anonimato. No debería haber sido así. Sharkey Fairweather había sido una leyenda en La Joya. Stretch está en Canadá, y cuando le envié la noticia por correo electrónico, se lo tomó muy mal. Se lo tomó muy muy mal.

Aquí hay un asunto mayor. Tiene que ver con algunas realidades de Belize y tiene que ver con la historia de mi generación. Pero ya no predico tanto, ¿saben? Todo lo que diré, de nuevo, es que esta no es la forma en que Sharkey debería haberse ido. Era demasiado grande para eso.

El finado padre de Rufus X era un capataz/supervisor de alto rango en la sede del campamento BEC en Gallon Jug, que creo que está en el distrito de Orange Walk. Gallon Jug era el centro de las operaciones forestales de BEC, que extraían maderas duras para exportarlas al Reino Unido y Estados Unidos.

El hecho de que nunca haya estado en Gallon Jug significa que mi conocimiento del país que digo amar tanto es limitado. Todo lo que los jóvenes de la ciudad conocíamos de BEC era la sede de su oficina y el almacén de madera en la esquina de las calles North Front y Mapp, y de vez en cuando los veíamos flotar sus troncos, encadenados, por el arroyo Haulover hasta el puerto, que solía estar en lo que llamamos Fort Point.

Nuestra generación beliceña era trágicamente ignorante acerca de nuestra propia historia y realidad, y nuestras “autoridades educativas” nunca han explicado por qué esto fue así. Así como no sabíamos absoluta nada sobre la sangrienta Guerra de Castas que fue tan crítica en lo que respecta a la historia de nuestro país desde la segunda mitad del siglo XIX, no sabíamos nada sobre BEC, su largo alcance desde la capital hasta el campo, su funcionamiento interno, cómo afectaba la vida de los beliceños y cómo había afectado la vida de nuestros antepasados.

Sharkey no debería haber partido así, solo y anónimo. Había sido demasiado grande para eso. Como pueblo, no hemos logrado cuidar de nosotros mismos ni a los nuestros. Sin invitación, he escrito en nombre de mis dos amigos y mi hermano menor. Pero me uno a ellos en duelo. Sharkey era Belize.

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

Colin Powell: Former US secretary of state dies of Covid complications

The former top military officer died on Monday morning, his family said. He was fully vaccinated. Powell became the first African-American secretary of state in...

Belmopan Bandits issues press release

BELMOPAN, Sun. Oct. 17, 2021-- The Belmopan Bandits Sports Football Club would like to clarify its position with respect to its non-participation in the...

Football strife; Bandits not happy with FFB

BELIZE CITY, Mon. Oct. 18, 2021-- Once again, it appears there is strife in the football family in Belize. (See Bandits press release elsewhere...

Special Sitting of the House of Representatives

BELMOPAN, Fri. Oct. 15, 2021-- A communique issued on the Government of Belize Press Office website notifies the public that there will be a...