23.9 C
Belize City
Wednesday, October 5, 2022

SIB reports 13.5% GDP growth, tripling of rum production

The Statistical Institute of Belize reported that...

Older Persons Week 2022 is observed

by Khaila Gentle BELIZE CITY, Thurs. Sept. 29,...

From the Publisher en Español

From the Publisher (En Espanol)From the Publisher en Español

   “En sus religiones, los americanos eran paralelos al resto de la humanidad. Cada religión deriva su forma y color de la mente de los adoradores, para que por sus dioses podamos conocerlos. De las naciones elevadas emanan castas y refinadas concepciones de la deidad; de  naturalezas brutales vienen concepciones rudas.

   “El cristianismo es la más elevada y pura de todas las religiones; pero si estudiamos los preceptos morales de las naciones americanas más destacadas, veremos que en muchos aspectos no se quedaron atrás, y de hecho en algunos casos se adelantaron al cristianismo.

   “Es cierto que los aztecas practicaban el sacrificio humano, con todos sus horrores concomitantes; pero ¿qué eran las guerras religiosas, la expulsión de los judíos, la matanza de los infieles, la quema de los herejes, sino sacrificio humano?

   “Además, mientras nos alejamos con horror de la piedra de los sacrificios de los aztecas, donde las víctimas humanas eran tratadas como dioses y desde donde sus almas eran enviadas directamente al Paraíso, sin embargo, encontramos entre ellas poco del más infame de los crímenes, la persecución por la opinión, tampoco leemos que su ingenio haya sido puesto a prueba por la invención de máquinas de la tortura más insoportable, como lo vemos en la historia del cristianismo, torturas que, mientras mataban el cuerpo, se creía que consignaban el alma a agonías eternas.”

 – de la pág.  60, BANCROFT’S WORKS, Volumen 6, (América Central, 1501-1530), de Hubert Howe Bancroft, un libro de Arno Press publicado en colaboración con McGraw-Hill Book Company, 1886.)

  La cita en la parte superior de esta columna, de Hubert Howe Bancroft, no es totalmente relevante para el contenido central de esta columna, pero la religión ha ocupado el primer lugar en los temas de discusión en Belize en los últimos meses, principalmente debido a la movilización  de iglesias cristianas aquí para evitar que el Gobierno de Belize proponga la legalización de la marihuana.  Además, un destacado pastor cristiano, Louis Wade, Jr., ha sido elegido por sus colegas de los medios para representar a los medios en una nueva comisión de reforma constitucional.

   Debido a la importancia de la reciente discusión sobre la religión, pensé que era importante presentar el argumento de Bancroft de que el cristianismo, históricamente, ha sido tan bárbaro, y a veces más, que algunas de las religiones indígenas en las Américas que históricamente han sido acusadas por dichas  creencias cristianas.

   Hoy, quiero contarles sobre una parte de nuestra historia en este asentamiento de Belize/colonia de Honduras Británica: una vez hubo aquí una familia negra que era propietaria de un periódico, imprentas y escribía libros sobre temas tan críticos como los huracanes de 1931 y 1961.

   La familia Cain estuvo en el apogeo de su prestigio y poder durante la era Garveyita en la primera parte del siglo XX.  Eran dirigidos por dos hermanos, si mi información es precisa, Herbert y Ernest Cain.

   Cuando se fundó la Asociación Negra Unida para el Desarrollo (UBAD por sus siglas en inglés) en febrero de 1969, abrimos una oficina en el número 45 Hyde’s Lane, en un edificio tipo almacén.  Nuestro arrendador era un beliceño chino, creo, y ese arrendador fue rápidamente presionado por el gobernante Partido Unido del Pueblo (PUP) y dio aviso a UBAD que tenía que mudarse de su edificio.

   Recuerdo claramente que el Sr. Ernest Cain, quien había escrito los libros sobre los dos huracanes, vino a nosotros y nos dio una casa de emergencia en la Calle Racecourse, al lado del puente que cruza el canal, que creo que se conocía como Puente Brooklyn.  El Sr. Cain era un caballero fino y honrado, un hombre de dignidad.

   Uno de sus hijos (o sobrinos, no estoy seguro) era dueño de una imprenta en New Road.  Nunca conocí al Sr. Herbert Cain, el hermano del Sr. Ernest Cain que había sido un actor importante en el periódico de Cain, que se llamaba THE BELIZE INDEPENDENT.

   En la era garveyita de la primera parte del siglo XX, la población de Honduras Británica, especialmente la Ciudad de Belize, la capital, era abrumadoramente negra, como podemos ver en un examen del levantamiento de 1919 en el Municipio de Belize.

    Aún era un desafío ser “español” (mestizo) en el Municipio de Belize cuando crecía yo en la Ciudad de Belize en la década de 1950.  El boxeo era una vía a través de la cual los mestizos, como el difunto Hipólito Bautista, Sr., mostrarían su coraje y temple, y ganarían respeto.

   No puedo entender cómo la historia de la familia Cain simplemente ha desaparecido de los anales de la historia de Belize.  Supongo que era mi responsabilidad personal registrar la historia de Cain, pero Paul Cain, una estrella de la familia, a quien conocí a través de Stretch Lightburn, vivía y trabajaba en Los Ángeles en ese momento.  Entonces, esa es mi excusa.

   He estado en la vida pública aquí desde 1969, y ninguno de los chicos grandes me pregunta alguma vez mi opinión sobre este genocidio autoinfligido que está teniendo lugar entre nuestra juventud negra.  No estoy pidiendo atención: lo que estoy haciendo es señalar que aquí existe una estructura de poder racista que los beliceños fingen que no pueden ver.  Esa estructura de poder me tildó de paria desde 1969, pero les llevará un poco de tiempo “desaparecerme” de la historia de Belize.  Hay cosas registradas en blanco y negro.  Tendrán que resucitar a Diego de Landa.  Sólo digo. 

Check out our other content

August inflation rate was 7.4%—SIB

Job-seeking teen killed by group of men

Wayne Alyson Sampson (1960-2022)

Check out other tags:

International