28.3 C
Belize City
Thursday, July 18, 2024

YWCA elects new Board of Directors

by Charles Gladden BELIZE CITY, Wed. July 10,...

BCC and Peak Outsourcing sign MOU

by Charles Gladden BELIZE CITY, Wed. July 10,...

Belize’s National Assembly welcomes new Acting Clerk

by Kristen Ku BELIZE CITY, Tues. July 2,...

From the Publisher en Español

From the Publisher (En Espanol)From the Publisher en Español

Como anciano, estoy intrigado hasta el punto de sorprenderme por lo que pasó la semana pasada en Acapulco, un famoso centro turístico que se encuentra en la costa del Pacífico de México. Una simple tormenta tropical se convirtió en huracán de categoría 5 con vientos de 165 millas por hora en el espacio de 12 horas. ¿Cómo prepararse para un fenómeno como ese?

Los beliceños mayores solemos decir que preferimos sufrir huracanes que terremotos, porque los terremotos no avisan a sus víctimas, mientras que tenemos varios días para prepararnos para los huracanes, por destructivos que sean.

Cuando recordamos el huracán Lisa del año pasado, algo sucedió con ese huracán que fue aterrador. Quizás veamos lo que pasó con Lisa como una especie de preludio de Otis. En primer lugar, se había pronosticado que Lisa llegaría a la ciudad a primera hora de la tarde, tal vez a las dos de la tarde, pero en lugar de eso, Lisa empezó a azotarnos a última hora de la mañana. En segundo lugar, Lisa, cuando azotó la Ciudad de Belize, me parece que fue mucho más fuerte de lo que esperaban los expertos.

Mi familia y yo quedamos atrapados en nuestra casa, sin poder buscar refugio en la casa de al lado a nuestra izquierda, que es una estructura de hormigón construida sobre pilotes y que es propiedad de mi hermano menor, Ron, un especialista en riñones que vive en Arizona. Mi familia y yo habíamos pasado Richard en 2010 y Earl en 2016 en su casa. Allí nos dirigíamos para Lisa, pero nos atrapó en 5861 Seashore, mi hogar desde 1987.

El Muy Honorable George Price me había dado un terreno a principios de 1980, como una especie de regalo a cambio del apoyo de nuestro periódico en las decisivas elecciones generales de 1979. Le pedí al ministro de Tierras, Florencio Marín, padre, por un lugar junto al mar. Creo que el área de Belama Fase I, detrás de Moho Caye y donde se construyeron las llamadas “casas de la independencia” en 1981, había sido dragada recientemente por el fallecido Javier Berbey García. Así que allí terminé, en una calle que más tarde se llamaría Seashore Drive, en una zona que el Partido Demócrata Unido (UDP en inglés), que llegó al poder en 1984, llamó Buttonwood Bay.

Pero no tenía dinero para construir en 1980. Cuando finalmente comencé en 1983 o 1984 con Rufus X como constructor, no podía permitirme los pilotes. Así que mi casa se encuentra sobre lo que le llaman “cimentaciones corridas”, no los cimientos más seguros en terrenos pantanosos que han sido dragados. Entonces, cuando los huracanes amenazan, miro a la izquierda, hacia la musculosa casa de Ron.

En el piso superior de la casa de mi hermano, durante las tormentas de 2010 y 2016, pude mirar a través de las ventanas de vidrio y observar las enormes y feroces olas atacar la costa. Richard y Earl vinieron desde el este, pero las olas, debido a la forma de la costa de Buttonwood Bay, parecían atacar desde el noreste, o incluso el norte.

Durante Richard, vi a un estadounidense blanco que luego se convirtió en mi amigo, Jeff James, luchar solo durante el apogeo del huracán para salvar su yate, que terminó en la playa de Seashore Drive. Pero esa es otra historia, para otro momento.

Bueno, ayer martes fue el aniversario del huracán Hattie, que azotó Belize (la Ciudad) y el Municipio de Stann Creek (Dangriga) con vientos y olas de categoría 5 en 1961. El huracán Hattie se dirigía al norte de Cuba, pero dio la vuelta y destruyó la Ciudad de Belize. y Dangriga.

El caso de Mitch en 1998 fue otro fenómeno meteorológico sorprendente. Mitch vino del área general de la costa norte de América del Sur, si mal no recuerdo, luego entró en el medio del Mar Caribe, donde rápidamente se convirtió en el huracán más peligroso que nuestra generación jamás había visto, y Mitch se dirigió directamente a Belize.

El encargado del servicio meteorológico en ese momento era Carlos Fuller, y sus predicciones eran funestas. Todos los que pudieron se largaron de la ciudad de Belize. Yo logré llegar a Cayo alrededor de las 9:30 o 10:00 del martes por la mañana. Estaba nervioso por la confiabilidad del radiador de mi vehículo, o la falta de ella, pero llegué a Santa Elena, que es donde mi familia buscaría refugio en casa de una de las parientes de mi esposa, la fallecida Marcelina Cowo.

Antes de ir allí, siendo alrededor de la 1:15 o 1:30 de la tarde, decidí consultar con Dan Silva para ver si tenía espacio en su hotel en el cerro. Nos hizo espacio.

Fue justo en ese momento cuando Mitch comenzó a cambiar de dirección, comenzó a desviar el rumbo hacia el sur desde su viaje directo a Belize. Mitch terminó en Honduras, específica y principalmente en las Islas de la Bahía, y causó estragos en esa zona general de Centroamérica. Los suspiros de alivio en Belize fueron históricos.

Para terminar con un tema diferente, no creo que haya nadie que no sea un fanático sionista que no se horrorice al ver lo que Israel le está haciendo a Gaza. Por lo tanto, apoyo la moción de los dos ex Primeros Ministros, los muy honorables Barrow y Musa, que condenaron la matanza en Gaza y pidieron un alto al fuego.

Check out our other content

Check out other tags:

International