74 F
Belize City
Saturday, October 16, 2021
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

“Un idiota es un idiota. Dos idiotas son dos idiotas. Diez mil idiotas son un partido político”.

— Franz Kafka (1883-1924)

“CONFRONTACIÓN DEL GABINETE TERMINA EN COMPROMISO”, artículo titular de Adele Ramos en AMANDALA No. 1887, del domingo 15 de agosto de 2004

En mi columna de mediados de semana, dije que ni el Partido Unido del Pueblo (PUP) ni el Partido Demócrata Unido (UDP en inglés), los dos principales partidos políticos de Belize, quieren hablar sobre el episodio del G-7 en agosto de 2004. No hace falta decir que los dos partidos políticos tienen diferentes razones para no querer discutir el episodio histórico.

El UDP no quiere discutir el asunto del G-7, porque el UDP nunca ha demostrado la capacidad, en sus 48 años de historia, de intentar sanearse ante la abrumadora evidencia de irregularidades financieras. El G-7, por otro lado, representó un intento extraordinario y sin precedentes por parte de un elemento del Gabinete en el PUP para enderezar su barco financiero de estado. En ese momento, el PUP tenía 54 años, Belize había sido independiente durante 23 años y el PUP tenía 26 de los 31 escaños en la Cámara de Representantes. El PUP había ganado una victoria aplastante (28-3) sobre el UDP del Dr. Manuel Esquivel en agosto de 1998 y luego ganó a lo grande nuevamente, sobre el UDP de Dean Barrow, en marzo de 2003.

Hay expertos en la Constitución de Belize y en el sistema de gobierno en nuestra democracia parlamentaria a quienes respeto, como el senador Henry Gordon. No poseo tal experiencia, por lo que todo lo que ofrezco en mi columna, de vez en cuando, es una opinión cuidadosamente considerada. El UDP debería haber tenido un momento G-7, digo, cuando el escándalo del pasaporte Elvin Penner/Ciudadano Kim estalló a fines de 2013, y el entonces Comisario de Policía desafió al Presidente del Tribunal Supremo cuando el juez Benjamin le ordenó investigar el asunto. El entonces Comisario de Policía no lo hizo, ignoró al Presidente del Tribunal Supremo, y la única conclusión a la que pudimos llegar en las calles fue que el ComPol estaba siendo apoyado por nuestro Primer Ministro en ese momento, el Muy Honorable Dean Barrow. El ejecutivo estaba dominando al poder judicial, o eso parecía.

La realidad era que el UDP, que había ganado abrumadoramente en febrero de 2008, solo tenía un margen de 17-14 sobre el PUP en 2013, después de las elecciones generales de 2012. De modo que, si el UDP hubiera perdido el escaño de Penner en Cayo luego de una investigación policial, su margen habría sido de un mínimo de 16 a 15.

Se supone que Barrow no estaba dispuesto a correr el riesgo de perder el poder. Todos los beliceños podemos ver que los políticos y compinches del UDP hicieron muy, muy bien durante los tres mandatos del Sr. Barrow, de 2008 a 2020. El Sr. Barrow gobernó como un monarca absoluto dentro del UDP, porque permitió que sus secuaces fueran felices, que hicieran lo que sea que los beneficiara. Mi sentimiento personal es que el reinado de Barrow fue corrupto, pero nunca hubo ni siquiera el indicio de un desafío a esa corrupción desde adentro.

La evidencia está ahí — surgió en las investigaciones de la Junta de Seguridad Social (SSB en inglés) y la Corporación Financiera de Desarrollo (DFC en inglés) después del G-7 — de que hubo corrupción dentro de la administración de Said Musa de 1998 a 2008. Hay personalidades poderosas del PUP que todavía desprecian seriamente lo que hizo el G-7, porque el intento del G-7 de controlar a Ralph Fonseca y Glenn Godfrey llevó a la división dentro del PUP, y a su derrota en las elecciones generales de 2008. (Vean la cita de Franz Kafka en la parte superior de la página). Sin embargo, hasta que el UDP pueda encontrar dentro de sí mismo abordar los delitos graves dentro de su propio partido, el PUP pasará a la historia de Belize como el único de los dos partidos en intentar la corrección de la corrupción.

Los miembros del G-7 eran John Briceño, entonces viceprimer ministro (quien estuvo en Chicago la mayor parte de los cuatro días de crisis); Joe Coye; Cordel Hyde; Mark Espat; Servulo Baeza; Eamon Courtenay; y Godfrey Smith. Estos ministros del gabinete (excepto el ausente Briceño) se enfrentaron al primer ministro Musa en la mañana del jueves 12 de agosto de 2004. No hay ningún lugar al que se pueda ir en Belize para investigar todos los detalles intrapartidistas de lo que sucedió desde ese jueves hasta el siguiente lunes, cuando las cosas amenazaban con volverse violentas. (Después de escribir la oración anterior, entré en los archivos de Amandala y me di cuenta de que Adele Ramos estaba en su apogeo en esos días y escribió los relevantes titulares sobre G-7. Su material pasará a la historia).

Sin embargo, les ofreceré esta perspectiva personal. El sábado por la tarde de ese fin de semana, el Primer Ministro Musa visitó mi casa en Seashore Drive de camino a la Fiesta de San Joaquín en Corozal. La relación entre el Sr. Musa y el caudillo del Norte, el Honorable Florencio Marin, Sr. (El Honorable), había estado tenso desde que el Sr. Musa derrotó al Sr. Marín en una convención de liderazgo para el PUP en 1996 para suceder al Muy Honorable George Price. (Una vez más, el Sr. Marin había liderado un movimiento al que a veces se le refiere como “15 de mayo”, que, tras las elecciones del Consejo Municipal de 1994 en las que el PUP había sido malamente derrotado por el UDP, estaba en desacuerdo con el PUP convencional, en el que Musa, Ralph Fonseca y Glenn Godfrey habían aumentado su poder. El alboroto de 1994 se resolvió en una convención nacional del PUP más tarde ese año.) Pero ese fin de semana del G-7, todo indica que Musa y Marin llegaron a un acuerdo cuando Said fue a San Joaquín. Briceño fue removido del liderazgo del Caucus Norte y reemplazado por Dave Burgos. Y ya para el lunes 16 de agosto por la mañana, la retórica proveniente del Caucus del Norte se había vuelto casi violenta en su hostilidad hacia el G-7 y su apoyo a la administración de Musa.

Había personas en el G-7, específicamente Eamon Courtenay y Godfrey Smith, que deben ser considerados representantes de los intereses de Lord Michael Ashcroft. En otras palabras, pueden haber sido más perros guardianes que pit bulls.

Servulo Baeza era partidario de John Briceño.

Cordel Hyde y Mark Espat eran cuñados.

Joe Coye no pudo respaldar a Espat y Hyde cuando el primer ministro Musa contraatacó el 28 de diciembre de 2004, despidiendo a Mark Espat del gabinete. Así fue que Coye cumplió su mandato como ministro del gabinete hasta que perdió su escaño de Caribbean Shores en las elecciones generales de febrero de 2008.

Creo que he hablado lo suficiente del episodio del G-7 como para darles una idea de la situación en la que se encontraron los profesores y los funcionarios públicos recientemente. Los dos partidos políticos, a juzgar por el estado de las finanzas públicas de Belize, son torcidos y corruptos. Claramente, existe un problema sistémico que ha llevado a Belize al precipicio financiero en el que nos encontramos ahora.

Cabe señalar, para que conste, que los dos líderes de más alto rango de la nueva administración del PUP, John Briceño y Cordel Hyde, fueron Ministros G-7 del Gabinete en agosto de 2004.

- Advertisment -

Most Popular

US to open border with Canada, Mexico starting in early November

The United States will lift restrictions at its land borders with Canada and Mexico for fully vaccinated foreign nationals in early November, ending historic...

PM speaks on Belize’s economy

BELIZE CITY, Thurs. Oct. 14, 2021-- While being interviewed by local reporters yesterday, the Prime Minister, Hon. John Briceño, noted that the country is...

Khalydia Velasquez, Belize International Day of the Girl – “We Belong”

Concacaf.com, Mon. Oct. 11, 2021-- Khalydia Velasquez might be the youngest Belizean player to score internationally in 2018 at IMG Academy but you would...

No bola rolling, but ballers still passing

BELIZE CITY, Mon. Oct. 11, 2021-- There is no football playing in Belize for over a year now due to Covid-19, and the football...