27.2 C
Belize City
Monday, May 16, 2022

Livestock producers “elated” at waived cattle import duty

Mexico’s decision to waive the 15% tariff...

CWU and PBL hold “meaningful talks”

The parties were granted 6 weeks to...

Belize City centenarian Leonora Patnett dies at 108

By Khaila Gentle BELIZE CITY, Mon. May 9,...

Juntos podemos y debemos ganar esta batalla contra el asesinato

Editorial (En Espanol)Juntos podemos y debemos ganar esta batalla contra el asesinato

Desde que conseguimos nuestra independencia en 1981, ha sido tan constante como que el sol sale y se pone todos los días que el principal partido opositor, después de rachas de incidentes violentos, acusa que el gobierno es impotente para hacer frente a los delitos violentos y pide al Ministro de Interior que dimita. Ya, al menos dos veces desde que el PUP asumió el cargo en noviembre de 2020, la principal oposición, el UDP, ha criticado al gobierno por su manejo fallido de los delitos violentos.

El presidente del UDP, el Honorable Senador Michael Peyrefitte, declaró recientemente en una conferencia de prensa que “la situación del crimen se ha salido completamente de control”, y que el gobierno y el pueblo deben “hacer algunos cambios serios antes de que la situación se vuelva irreparable”. De hecho, nuestra tasa de homicidios el año pasado no fue más horrible que en otros años en las últimas dos décadas, y las estadísticas de los primeros tres meses de este año nos ponen en camino a una tasa más baja que nuestros peores años. Sin embargo, nuestros peores años siendo algunos de los peores del mundo, necesitamos ver una reducción dramática en los asesinatos antes de que podamos figurar entre las naciones más pacíficas, como lo éramos antes de la independencia.

Desde el cambio de siglo, Belize ha tenido un promedio de más de cien asesinatos por año: entre el período de siete años de 2015 a 2021, promediamos 129 asesinatos por año, con un mínimo de 102 en 2020, el año en que Covid-19 visitó nuestro país y nos obligó a un cierre. Cien asesinatos en un año significan más de cien vidas perdidas. También significa cien asesinos por ahí, cien almas perdidas, retorcidas de maneras que son difíciles de comprender; cien familias y muchos amigos que lloran, o se consumen en la venganza porque nuestro país ha fallado completamente en hacer justicia; y cientos de niños y otros dependientes que han perdido una importante fuente de apoyo económico.

Belize y otros tres países de América Central, Guatemala, El Salvador y Honduras, se encuentran entre las naciones más asesinas del mundo. Gran parte de la culpa del altísimo número de asesinatos en nuestra región se le atribuye al trasbordo de drogas, particularmente de cocaína, pero no todos los países de Centroamérica se han vuelto tan homicidas. Mientras que Belize y los países antes mencionados promedian sorprendentemente más de 30 asesinatos por cada 100.000 personas por año, Panamá y Costa Rica promedian 11 asesinatos mucho menos bárbaros por año, y Nicaragua, con su gobierno socialista, promedia menos de 7.

La mayoría de los científicos sociales dicen que la pobreza está en la raíz de los delitos violentos en nuestro país. Golpeado por el covid-19, la corrupción en el gobierno y las agroindustrias en quiebra, Belize nunca ha sido tan pobre. Los programas de alivio de la pobreza del gobierno anterior fueron insuficientes. Las iniciativas que ha introducido el gobierno actual deberían dar algún fruto, pero son demasiado limitadas para tener el impacto que necesitamos desesperadamente.

Hay otros contribuyentes importantes a nuestro estado desastroso. La distribución desigual de la riqueza, las pandillas y las guerras territoriales, un miserable sistema de justicia, una cultura de venganza que ha sido cultivada por el fallido sistema de justicia, todo figura en la pérdida del amor y el respeto por la vida humana.

Las últimas dos décadas han sido terribles. Muchos se han desanimado, aceptando que el crimen violento siempre estará con nosotros. Algunos se rehusan a mirar los noticieros locales, incapaces de hacer frente al interminable derramamiento de la sangre de nuestros hermanos y hermanas. No cortamos el crimen violento a tiempo y ahora cosechamos la amarga cosecha de ese fracaso. ¿Cómo pudimos haber llegado a un lugar donde algunos de nosotros encontremos gloria al matar a nuestro hermano o hermana beliceñ@?

Nuestro país está aplastado bajo el peso de los asesinatos, y no tenemos para siempre para enderezar nuestro barco. Nuestro dolor es grande y, como dijo el presidente del UDP, nuestro problema es demasiado para que lo resuelva un solo gobierno. El presidente del UDP dijo que el gobierno, la oposición Y el pueblo (interlocutores sociales y organizaciones comunitarias) tendrán que involucrarse para detener este flagelo en nuestra nación. Nos unimos para luchar contra el Covid-19, y un esfuerzo similar debemos hacer para reducir significativamente los asesinatos. Es la batalla más importante que tenemos que pelear. Es una batalla que debemos ganar, ahora.

CSSPAR dijo que el Gobierno se olvidó de la
fuerza laboral

El grupo de expertos más importante de Belize, el Centro de Estudios Estratégicos, Análisis de Políticas e Investigación (CSSPAR por sus siglas en inglés), dirigido por el ex Embajador y Director Ejecutivo en el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Sr. David Gibson, en un documento enviado al Primer Ministro acusó que el Primer Ministro y el gobierno está ignorando a la fuerza laboral. En el documento, “Reconociendo el papel de la fuerza laboral como socio igualitario en el desarrollo de Belize”, CSSPAR dijo que si el gobierno reconociera el valor de la fuerza laboral en el desarrollo de este país, habría sido incluido en la reciente Cumbre de Inversión de Belize, que fue celebrada en San Pedro el año pasado. Inversionistas extranjeros y destacados empresarios locales estaban sentados en la cumbre organizada por el Gobierno de Belize, pero nuestros líderes sindicales no estaban en la mesa.

CSSPAR dice que el modelo económico que venimos siguiendo desde la independencia ha arrojado un crecimiento constante, pero no suficiente, como lo atestiguan más del 50% de nuestra población que vive en la pobreza. CSSPAR dice que el gobierno y las empresas asumen falsamente que someter a la fuerza laboral producirá un mejor resultado para nuestra gente, cuando es lo contrario, cuando es la liberación del potencial de la fuerza laboral lo que hará que nuestro país salga de la pobreza.

CSSPAR dice que la última vez que se aumentó el salario mínimo fue en 2012, cuando la tarifa se fijó en $BZ3,30 por hora, y que en 2003, cuando el salario mínimo era de $3,00 por hora, los intereses privados habían abogado por que se fijara a BZ$2,00 por hora. En cuanto a la iniciativa actual de aumentar el salario mínimo a BZ$5,00 por hora, CSSPAR dice que en el período 2005- 2008 estudios de expertos habían demostrado que el salario mínimo vital estaba entre BZ$4,50 y $6,58 por hora. CSSPAR dice que según la medida actual, los beliceños que ganan menos de BZ$8-$10 por hora viven en la pobreza.

No necesitamos mirar hacia atrás muy lejos para probar lo que dice CSSPAR. El desdén por la fuerza laboral en Belize fue más audaz durante el reciente estancamiento entre Port of Belize Ltd. y los estibadores, trabajadores generacionales en el puerto. Intereses comerciales privados locales se pusieron descaradamente del lado de los intereses comerciales extranjeros para poner a la fuerza laboral en su lugar. De hecho, los intereses comerciales privados locales continúan alineándose con los intereses comerciales extranjeros que han ido a los tribunales con sus abogados de alto precio en su agenda para demostrarles a la fuerza laboral que no tienen lugar en la mesa.

El Gobierno de Belize, para su crédito, mostró algo de apoyo a la fuerza laboral en este caso, pero en general, como señaló CSSPAR, la fuerza laboral es una ocurrencia tardía en el desarrollo económico de nuestro país, y si eso no se corrige, nuestros problemas de pobreza persistirán.

Check out our other content

Check out other tags:

International