28.9 C
Belize City
Friday, March 1, 2024

“Flavors of Abstract Art” exhibition unveiled in Belmopan

Photo: Tom Sharp, abstract artist by Kristen Ku BELMOPAN,...

Belize: “Israel should withdraw entirely from Palestinian Territory”

Photo: H.E. Assad Shoman Nations from across the...

KREM Television to become X TV

by Katie Numi Usher BELIZE CITY, Thurs. Feb....

La pregunta del millón del gobierno: inyectar dinero o alejarse

Editorial (En Espanol)La pregunta del millón del gobierno: inyectar dinero o alejarse

Durante el reciente enfrentamiento entre la mayor asociación de productores de caña, BSCFA, y BSI, cuya propiedad mayoritaria es la gigante estadounidense American Sugar Refining, Inc. (ASR), el Director de Finanzas de BSI, Shawn Chavarría, recordó al gobierno que el azúcar es la única gran agroindustria del país que se encuentra en pleno apogeo en estos momentos. Los beliceños conocen la importancia de la industria azucarera y todos los oídos estuvieron atentos a las reuniones hasta que hubo una tregua y la temporada de molienda comenzó en pleno.

El acuerdo es sólo por dos años. Si las partes no pueden encontrar consenso sobre algunas diferencias críticas durante ese tiempo, podrían volver a enfrentarse. Si bien todos estaban felices de ver a todos trabajando, avanzando en la misma dirección en la industria, algunos cuestionaron cómo se resolvió la diferencia, particularmente el uso de fondos públicos para lograr que los agricultores firmaran el acuerdo. Pero si hubo algún pecado, es venial. Los gobiernos de todo el mundo utilizan fondos públicos y legislación especial para apoyar a las empresas privadas cuando están en dificultades porque, mientras las ganancias de las empresas privadas van a los bolsillos de los accionistas, cuando fracasan los países sufren un colapso económico.

La semana pasada, el Ministro de Agricultura, el Hon. José Mai compartió con la nación el estado de las otras dos agroindustrias principales, el banano y los cítricos. El informe sobre el primero no fue el mejor, y sobre el segundo, los cítricos, las cosas van tan mal en esa industria que el Ministro sugirió que sería mejor plantar palmas aceiteras en los huertos abandonados, un árbol que nunca se ha cultivado comercialmente en Belize. El camarón cultivado ni siquiera se menciona en estos días, el apogeo de esa industria, que fue breve, habiendo terminado hace más de una década y media.

Todos los gobiernos luchan por encontrar soluciones cuando las industrias tienen dificultades. Cuando el problema es extremadamente difícil de superar, los gobiernos tienen que decidir si deben inyectar más dinero o retirarse. Ninguna entidad privada despega sin un importante apoyo del gobierno, y cuando las empresas privadas enfrentan tiempos difíciles, el gobierno tiene que decidir el alcance del apoyo que brindará.

Circos más grande que este vienen y se quiebran en Belize. En el siglo pasado, nuestra primera industria bananera, nuestra primera industria del coco, una industria de cultivo de camarones, una industria del cacao que dependía en gran medida de pesticidas y fertilizantes químicos, fueron industrias importantes que experimentaron un colapso; e industrias menores como la extracción de aceite de corozo, la extracción de resina de pino, la pesca de camarón marino y la producción de papaya tuvieron que cerrar.

Nuestra industria bananera actual comenzó en el sur de Stann Creek en la década de 1970 con la introducción del Grand Nain (una variedad de banano del subgrupo llamado Cavendish) que era tolerante al Mal de Panamá que obligó a los agricultores a abandonar sus plantaciones de Gros Michel en la década de 1930. El Ministro Mai señaló los factores del cambio climático y el alto precio de los fertilizantes químicos importados como causas de la grave reducción de la producción. Grand Nain es un plátano muy productivo pero frágil. El clima desfavorable y la reducción de la fertilización de los campos (debido al precio) provocaron un aumento de la enfermedad de la mancha foliar (Sigatoka), lo que provocó una disminución en la producción de frutas comercializables. Afortunadamente, el precio de los fertilizantes químicos importados está bajando, pero aún será necesario un esfuerzo, una importante financiación durante algunos meses, para que los campos de bananos produzcan a los niveles anteriores.

A los productores de bananos les vendría bien algo de suerte. En 2019 se detectó en Colombia una nueva cepa mortal del Mal de Panamá, la Raza Tropical 4 (Enfermedad de Panamá TR4), y este hongo podría acabar con las plantaciones en Belize si llega a nuestros suelos. En 2023, la Universidad Tecnológica de Queensland en Australia (QUT en inglés) anunció que había producido un plátano Cavendish genéticamente modificado (GM) que “había demostrado ser altamente resistente al Mal de Panamá TR4”. Pero no a todo el mundo le entusiasmará comer un banano transgénico.

No dependemos sólo de los bananos para obtener divisas críticas. Los bananos son particularmente nutritivos y asequibles en el mercado local, y la industria jugó un papel fundamental para ayudarnos a superar la pandemia de Covid-19.

A nivel mundial, la industria de los cítricos ha estado en declive durante dos décadas debido a la enfermedad llamada Citrus Greening. Datos del Instituto de Estadística de Belize muestran que en 2013 Belize ganó 114 millones de dólares por las exportaciones de cítricos, y en 2022 esa cifra había caído a 39 millones de dólares. La cantidad de árboles de cítricos en producción en Florida es el 50% de lo que era en 2004, en gran parte porque los agricultores han talado árboles debido a la enfermedad. Algunos grandes agricultores de Belize y un grupo de Jamaica han expresado interés en plantar bambú en el distrito de Stann Creek, parte de ello en tierras que alguna vez produjeron las mejores naranjas y toronjas del mundo. Y ahora el Ministro Mai habla de la palma aceitera.

En todo el mundo, algunos agricultores de cítricos están resistiendo, y lo que está surgiendo es que los cítricos resistentes se están convirtiendo en un cultivo sólo para los agricultores más grandes, aquellos que pueden permitirse los insumos químicos y las prácticas que ahora son necesarias para lograr una producción sostenible. Sucesivos gobiernos han invertido dinero en los cítricos, y tal vez necesitemos invertir más. Los fondos de rescate podrían ayudar tanto a los pequeños como a los grandes agricultores a permanecer en la industria. Los cítricos han sido vitales para nuestra economía durante más de seis décadas. Dependemos de las divisas que aporta la industria y los cítricos son esenciales para nuestra salud.

Las industrias suben y bajan, van y vienen, y la tarea del gobierno es saber cuándo resistir y cuándo dejar ir. La historia sugiere que nuestros gobiernos han sido demasiado ansiosos por renunciar a tales industrias. Según un informe de 7News de 2008, Williamson Industries, la fábrica de ropa que cerró ese año, tenía 700 empleados en su punto máximo. Según Amandala, la desaparición de la empresa en Belize no se debió a que nuestros trabajadores no estuvieran produciendo ropa de calidad, sino a que la empresa había encontrado trabajadores en otros países que estaban dispuestos a trabajar por menos salario. Los economistas textuales podrían argumentar que la historia allí es una simple realidad del mercado. Pero, ¿podría nuestro gobierno haber encontrado formas creativas de mantener contentos a los trabajadores y así mantener esos empleos aquí?

A principios de este siglo, la industria del cultivo de camarón, liderada por Nova Shrimp Farm en Ladyville, había alcanzado el estatus de número uno como fuente de divisas. El sueño de uno de los primeros inversores de la industria, el estadounidense Keith Jackson, de que los camarones se volvieran tan comunes como el pollo en las mesas los domingos, parecía estar a punto de hacerse realidad. Pero en medio de la expansión de Nova, se introdujo un virus en los estanques y, simultáneamente con la caída de la producción, la industria enfrentó precios bajos.

El gobierno de turno no apoyó a Nova en sus dificultades, a pesar de que la empresa contrató hasta mil trabajadores en el momento pico y había demostrado ser muy prometedora. Algunos expertos del sector insisten en que la granja, con su sistema de producción semiintensivo, podría haber sobrevivido.

¿Y dónde están los hijos de los trabajadores que perdieron sus empleos cuando el gobierno decidió dejar que Williamson Industries y Nova Shrimp colapsaran? Es una gran suerte para nosotros que otra industria en auge, los centros de llamadas, la subcontratación de procesos empresariales (SPE), estuviera a punto de explotar en Belize. Pero no hay suficientes puestos de trabajo en los centros de llamadas para absorber los golpes si el gobierno dejara que las industrias de cítricos y banano fracasaran.

Check out our other content

Bladen 12 trial continues

Man charged for Corozalito murder

Jamie Usher and BHS lawyer-up!

Belize off the EU’s blacklist!

Check out other tags:

International