30.6 C
Belize City
Wednesday, June 29, 2022

Shyne reps Belize at 2022 BET Awards

In a special tribute to his former...

Kathleen “Mams” Maud Meheia, JP

BELIZE CITY, Mon. June 20, 2022     Funeral...

¿Las olas del PM en la 9. Cumbre de las Américas traerán cosas buenas a tierra?

Editorial (En Espanol)¿Las olas del PM en la 9. Cumbre de las Américas traerán cosas buenas a tierra?

El Honorable John Briceño, nuestro Primer Ministro y Presidente de CARICOM, causó gran revuelo en la IX Cumbre de las Américas celebrada en Los Ángeles, EE. UU., cuando desafió a la nación anfitriona por no haber invitado a Cuba, Nicaragua y Venezuela a las sesiones, y llamó a los anfitriones a trabajar más duro para abordar los problemas en nuestra región. Briceño dijo que los no invitados deberían haber estado allí porque “la geografía, no la política, define a las Américas”. Varias naciones de las Américas boicotearon la Cumbre para protestar por la exclusión de los tres países, que no fueron invitados porque sus gobiernos no están favorecidos por EE. UU. Sonia Pérez D., de Associated Press, dijo que Guatemala, que tampoco se presentó, se mantuvo alejada porque la administración de Biden había criticado a su gobierno por volver a nombrar a una fiscal general “a la que EE. UU. acusa de proteger a los corruptos”.

   El primer ministro Briceño dijo que necesitamos una América más “socialmente justa”, y advirtió que la región y el mundo “están en un punto de inflexión”, enfrentando “amenazas existenciales” como el cambio climático, una crisis de deuda aplastante, pobreza, migración irregular, y división. Elogió a Cuba y Venezuela por el excelente apoyo que han brindado a los países menos desarrollados de nuestra región a lo largo de los años. Describió el embargo estadounidense de seis décadas contra Cuba como un “bloqueo ilegal” y lo declaró “antiestadounidense”.

   Mark Keller, Elizabeth Gonzalez, Hope Wilkinson y Carin Zissis, en un artículo publicado por AS/COA (Sociedad de las Américas, Consejo de las Américas), dijeron que la Primera Cumbre de las Américas fue convocada por el presidente estadounidense Bill Clinton en 1994 y su objetivo era desarrollar una nueva relación con el hemisferio en el entorno posterior a la Guerra Fría. Las Cumbres se realizan cada tres o cuatro años, y sólo son invitados los líderes democráticamente elegidos de las Américas. Cuba, dice la nota, tradicionalmente “no ha participado, aunque se unió a las Cumbres de 2015 y 2018”.

   Estados Unidos ha estado liderando el hemisferio occidental durante unos 200 años. Con el anuncio de la Doctrina Monroe en 1823, Estados Unidos declaró que se hacía cargo de Occidente. Los Archivos Nacionales de EE. UU. dicen que la Doctrina Monroe es “la política estadounidense más conocida hacia el hemisferio occidental” y su misión era advertir a las “naciones europeas que Estados Unidos no toleraría más colonizaciones ni monarcas títeres”. Después de la Segunda Guerra Mundial, el dominio estadounidense se extendería más allá de las Américas, por todo el mundo hasta Europa, África y Asia, en todas partes.

   Una antigua colonia de los británicos, EE. UU. insistió en que no estaba interesado en hacer colonias de las naciones en las Américas, pero implícito en la Doctrina Monroe está que espera que cooperemos. No es un arreglo unilateral. A cambio de que los empresarios/negocios estadounidenses se manejen como reyes, EE. UU. se asegura de que haya estabilidad en Occidente. Cuando los gobiernos no logran “cooperar”, son desestabilizados, a través de la interferencia en el proceso democrático o a través de la insurrección orquestada.

   Es instructivo cómo Estados Unidos manejó la separación de Panamá de Colombia.  El sitio web history.com dice: “en 1903, Panamá declaró su independencia de Colombia en una revolución respaldada por Estados Unidos”, y después de que el polvo se asentó, “Estados Unidos acordó pagarle a Panamá $10 millones por un arrendamiento perpetuo de tierra para el canal [Panamá  Canal], más $250,000 anuales en renta”.

   Estados Unidos ha fracasado en numerosas ocasiones como líder de las Américas.  Estados Unidos se mostró cómodo con el corrupto dictador cubano, Fulgencio Batista, quien obstaculizó el proceso democrático y permitió que su país se convirtiera en un patio de recreo para los gánsteres estadounidenses.  Cuando Fidel Castro y su banda derrocaron a Batista en 1959, Estados Unidos, en lugar de reconocer su fracaso en Cuba y tratar de enmendarlo, se alió con elementos anticastristas que buscaban destituirlo violentamente.  Esto obligó al régimen de Castro a volverse hacia la URSS, para impulsar su revolución.

   En 1954, despiadados agentes de la CIA derrocaron a Jacobo Arbenz, el presidente democráticamente elegido de Guatemala.  Según archivos del Programa de Laboratorios de Historia del Condado de Baltimore, la multinacional estadounidense United Fruit Company (UFC), además de ser propietaria del sistema de teléfonos y telégrafos de Guatemala y gran parte de sus vías férreas, había obtenido el control del 42% de las tierras de Guatemala y obtuvo la exención “del pago de impuestos y derechos de importación”. El gobierno reformista de Arbenz redistribuyó tierras privadas no desarrolladas a agricultores sin tierra y permitió que los 4.000 comunistas de Guatemala participaran en la política del país.  Cuando Arbenz expropió las tierras ociosas de la UFC, la empresa rechazó la compensación que había propuesto el gobierno y entró en acción, gritando que el gobierno de Arbenz era comunista.

   Repetidamente, la codicia de algunos ciudadanos estadounidenses ha dañado su imagen y causado dolor en la región.  John Dulles fue Secretario de Estado de los Estados Unidos y su bufete de abogados representó a la UFC;  El hermano de Dulles, Allen, era el director de la CIA.  Ellos y otros estadounidenses altamente conectados que tenían intereses en UFC, conspiraron y sacaron a Arbenz del gobierno.  Los periódicos de Baltimore dicen que Arbenz, sorprendido, recurrió al gobierno de los EE. UU. en busca de apoyo cuando fue atacado, sin saber que la CIA de los EE. UU. había organizado el golpe en su contra.  Luego de la traición de Estados Unidos, Guatemala caería en una cruenta guerra civil que duró 36 años.

   Además de facilitar a los rapaces empresarios estadounidenses, la política exterior estadounidense ha engendrado entornos en los que las élites locales acumulan millones, mientras que la pobreza aplastante es la suerte de las masas.  Los estadounidenses luchan contra el comunismo, mientras que sus políticas han ayudado a que muchos países de las Américas sean focos de descontento.  Su guerra contra la cocaína ha convertido a Belize, El Salvador, Guatemala, Honduras y México en algunos de los lugares más asesinos del mundo.

   Los pueblos de las Américas están agradecidos con los Estados Unidos por la relativa estabilidad en nuestra región, admiran su democracia y anhelan su nivel de vida.  Sabemos que Estados Unidos no tiene toda la culpa de los problemas de nuestra región.  Pero no ha jugado un papel menor.  Lamentablemente, el único líder que mostró la compasión y la comprensión que las Américas necesitan es vilipendiado en casa.  Jimmy Carter, el presidente número 39 de los EE. UU. (1977-1981), redujo el apoyo a los crueles regímenes militares de la región, ayudó a Belize en su camino hacia la independencia, alivió toda la presión que pudo sobre Cuba y firmó un tratado con Panamá que otorgó al pueblo de ese país la propiedad del canal en 1999.

   Después de que Carter dejó el cargo, EE. UU. volvió a su tipo de “colonialismo” que da rienda suelta a los empresarios estadounidenses y las élites locales, y deja a las masas luchando por las migajas.  Hoy en día, casi la única esperanza para las personas indigentes que viven al sur del Río Grande es unirse a las caravanas, caminar por México y escalar el muro (estadounidense) que se construyó para mantenernos alejados.

   El PM Briceño habló con valentía.  Hay muchos desafíos que actualmente aquejan a nuestra región: pobreza aplastante, niveles de violencia increíblemente horribles y desastres naturales inducidos por el calentamiento global en aumento.  Nuestro sistema bancario está paralizado por las severas restricciones instituidas por los Estados Unidos.  Estos son tiempos críticos, y los pueblos de las Américas necesitan que EE. UU. nos involucre en un diálogo significativo.  Es por eso que el primer ministro hizo olas cuando habló en la cumbre.

Check out our other content

Check out other tags:

International