74 F
Belize City
Monday, April 12, 2021
Home Editorial (En Espanol) Luchando por la supervivencia

Luchando por la supervivencia

En esta época de proliferación de armas nucleares y terrorismo internacional, hoy en día es más cierto que en cualquier otro momento en la historia de la humanidad que nadie sabe lo que traerá el mañana. Nosotros los seres humanos vivimos día a día, y para la gran mayoría de nosotros esa vida implica luchar por la supervivencia.

Durante el fin de semana pasado, el Primer Ministro de Belize, el Honorable Dean Barrow, y sus dos asesores financieros clave, el Secretario de Finanzas, Joe Waight, y el Embajador Económico, Mark Espat, volaron a Nueva York por segunda vez en una semana para ver lo que pueden hacer para reestructurar los pagos del “súper bono” de la nación.

Este periódico tiene el honor de ser el líder de publicaciones de este tipo en la nación de Belize, y esto ha sido así durante los últimos 35 años. El editorial es un ejercicio importante en este periódico, y no lo tomamos a la ligera. Al mismo tiempo, todos entendemos que lo que los beliceños disfrutan de democracia constitucional aquí concentra el poder en manos del gobernante Partido Democrático Unido (United Democratic Party, UDP) y su gabinete ejecutivo. Al final del día proverbial, los editoriales de este periódico no tienen ninguna consecuencia o valor constitucional, excepto cuando despiertan algún pensamiento en la mente del pueblo beliceño o en la mente de algún importante grupo beliceño, como nuestros profesores.

En la democracia constitucional de Belize, para repetir, la cuestión del poder político es primordial. Hemos señalado antes que en Belize hay una enorme diferencia entre estar en el poder político y estar en oposición. El UDP ha estado en el poder casi nueve años, habiendo ganado tres elecciones generales consecutivas. El UDP ha ganado esas elecciones generales presentando a los votantes de Belize una plataforma de programas que obtuvo la mayoría de los votos emitidos en febrero de 2008, marzo de 2012 y noviembre de 2015.

Cuando el UDP volvió al poder por primera vez en febrero de 2008, después de diez años en oposición, todo el mundo entendió que Belize estaba en un aprieto financiera por haber prestado mucho dinero durante los dos términos de Said Musa/Ralph Fonseca del Partido Unido del Pueblo (PUP) entre 1998 y 2008. Gracias a los valientes sacrificios de un elemento disidente de siete ministros de Gabinete del PUP en agosto de 2004, la situación financiera de Belize no se volvió tan mala como podría haberse convertido. Pero, estaba mal.

Hoy en día, esa situación financiera es sustancialmente peor, y la razón es porque los políticos del UDP, en sus nueve años de reelección tras reelección, nunca pudieron llegar al punto de administrar aceite de ricino al pueblo beliceño. Ellos no fueron lo suficientemente valientes como para cantarles las cuarenta a los beliceños. Ellos eran y son políticos electorales, después de todo, y el núcleo de su negocio consiste en decirle a los votantes lo que quieran oír, y básicamente permitir que la gente haga lo que les apetece hacer.

Parecería que el peor de los casos para los líderes UDP nunca fue el incumplimiento: el peor de los casos fue siempre un retorno al poder por parte del PUP. Para evitar un regreso PUP al poder, siempre fue necesario complacer a la base UDP, o eso razonó el liderazgo UDP. En las inolvidables palabras de Mark King, “UDP primero, beliceños segundo, y PUP últimos”.

Ahora es inevitable que el gobernante UDP asfixie aún más a los contribuyentes de Belize, porque las cuentas deben ser pagadas a los acreedores de Belize, cuentas que fueron incurridas por el PUP entre 1998 y 2008, en primer lugar, pero cuentas que fueron aumentadas por el UDP porque su liderazgo puso el bienestar del partido y su base por delante del bien nacional de Belize.

El problema es sistémico. El éxito electoral es la razón de ser tanto del UDP como del PUP: por eso existen, para ser más claro. Para lograr dicho éxito electoral, el partido político debe agradar a los votantes.

Para agradar a los votantes, hay que gastar dinero en ellos, incluso cuando el tesoro nacional no puede permitírselo. Por lo tanto, la deuda nacional ha ido de peor en peor, y la conclusión proverbial es que realmente no importa si el UDP o el PUP está en el cargo. Belize ha estado viviendo una mentira. Los pollos han vuelto a casa a descansar.

El aumento de los impuestos y la reducción de la economía significan más sufrimiento entre las masas de la gente, y esto siempre se traduce en más delincuencia y violencia. Esta es una muy mala situación.

Hay una diferencia entre el estrés actual y la presión de los días coloniales. La diferencia es que en la época colonial el pueblo beliceño se unía básicamente en lo que se refiere a nuestras vidas diarias. Intentamos “mostrarnos” como individuos y como familias, pero en general éramos personas que compartían. En la época colonial, el pueblo beliceño tenía un concepto socialista de la vida. Algunos llaman a este concepto cristiano. Tienen que leer el Nuevo Testamento para sí mismos, queridos.

Hoy, somos completamente capitalistas, es decir, somos individualistas y egoístas. Estamos totalmente dedicados al consumismo, casi al punto del hedonismo. Por cierto, nuestros líderes políticos nos han marcado la tendencia. Viven a lo grande. Cuando el fondo cae del cubo macroeconómico, todo lo que los vividores grandes harán es contratar más seguridad, requisar más policías. El resto de nosotros lo combatiremos entre nosotros. En la lucha por nuestra supervivencia individual y familiar, nuestros hermanos y hermanas tendrán que convertirse en nuestros enemigos. Hoy es diferente a la época colonial: en la época colonial nuestros hermanos y hermanas eran nuestros amigos.

Hay generación de beliceños hoy que no tienen memoria individual o colectiva de cuando las cosas eran diferentes en nuestras comunidades y nuestra sociedad. Los deportados de Trump sólo lo harán peor, porque están sazonados en el ethos americano vicioso que está realmente a la raíz de nuestro problema. Los beliceños se unieron tratando de sobrevivir bajo el colonialismo británico. Bajo el imperialismo norteamericano, sin embargo, creemos que tenemos la oportunidad de ser grandes individualmente. Tenemos la oportunidad de vivir un sueño. En la búsqueda de esa oportunidad y ese sueño, hemos estado rodando los dados cuando y donde sea. La cosa es, en cualquier casino, siempre hay más perdedores que ganadores. Entonces, ¿quién entierra a los muertos cuando todos nosotros nos estamos peleando entre nosotros por sobrevivir?

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

Two female cops fined for talk show appearance

BELIZE CITY, Wed. Apr. 7, 2021-- In late January, we reported of a groundbreaking legal victory in favor of two female police officers who...

Two officer cadets graduate from Mexican Naval Academy

BELIZE CITY, Wed. Apr. 7, 2021-- Two officers in the Belize Coast Guard recently graduated from the Mexican Naval Academy with Bachelor’s degrees. Officer...

WHO – approved vaccine is no threat when compared to bat virus

There are studies that claim that the animal we know as modern man appeared on the earth about one and a quarter million years...

Curfew extended to Mid-April 

BELIZE CITY, Weds. Mar. 31, 2021-- The nationwide nightly curfew was set to end on April 3, but a joint decision handed down by...