Editorial (En Espanol) — 28 August 2019
Nuestra fórmula para el éxito: Hecho en Belize

Cuando los vecinos trabajan juntos, ambos prosperan. Qué bueno es cuando un vecino ordeña a su vaca y comparte el producto con un vecino que a cambio les da maíz verde y frijoles RK. Esa es una relación sana.

La relación entre vecinos no siempre es sana. Todo está bien cuando los bienes y servicios que comparten los vecinos tienen un valor comparable, pero todo no está bien cuando un vecino contribuye constantemente más que el otro. En esos casos tenemos una relación desequilibrada. Esto no es saludable. El lado que está contribuyendo menos comienza a caer en una situación de mendigo.

Belize no tiene una relación saludable con muchos de nuestros vecinos/socios comerciales. Obtenemos más productos de ellos de los que obtienen de nosotros. Estos vecinos/socios comerciales necesitan que se les pague, y para cumplir con nuestras obligaciones, renunciamos a nuestra dignidad y pedimos donaciones de otros países, o cedemos parte de nuestra soberanía a quienes les debemos.

Belize estaría en una posición más respetable si desafiamos la fórmula aconsejada por los expertos mundiales, que es que sigamos un curso como destino turístico y limitarnos a la producción de productos agrícolas, materias primas que enviaremos al extranjero a otros países para que los procesen.

Belize tiene todos los atributos deseables de un destino turístico, pero todos los países serios saben que esa industria es el postre, no el plato principal. El turismo es una industria a la que uno no puede venderse por completo porque es vulnerable a una serie de caprichos. Si está trabajando desde una posición de fortaleza, puede defender su dignidad; si todos sus huevos están en esa canasta, si es su plato principal, no puede mantenerse firme cuando los turistas feos deciden llegar a su destino, o los turistas deciden que debe cobrar menos por su producto.

Los beliceños saben que el turismo solo puede ser un complemento, no el actor principal. El jugador principal que nos acarreó durante gran parte de nuestra existencia durante los últimos cincuenta y sesenta años es la agricultura. Nuestros productos agrícolas han caído en los últimos años, pero incluso en nuestros mejores días no estábamos levantando a nuestra nación lo suficiente sobre las espaldas del azúcar, los cítricos, los bananos, los granos y los productos marinos.

Nuestras principales exportaciones (azúcar, cítricos, plátanos y productos marinos) ganaron alrededor de $350 millones en 2017. Gran parte de esos $350 millones son consumidos por las importaciones de combustible, fertilizantes, pesticidas y semillas.

Los economistas nacionalistas nos dicen que necesitamos convertir algunos de nuestros productos agrícolas crudos y productos en nuestro bosque en productos procesados. Los economistas nacionalistas dicen que si queremos mejorar el nivel de vida en nuestro país, más de los productos en los estantes de las tiendas de comestibles deben etiquetarse como “Hecho en Belize”.

Las personas que transmitieron la fórmula sostienen que nuestra economía es demasiado pequeña para que podamos ingresar al procesamiento de bienes, que perdemos nuestra ventaja cuando pasamos de la producción primaria a la secundaria. Lo que dicen es que estamos condenados a seguir siendo pobres.

Belize importa alrededor de $200 millones en productos alimenticios cada año. Existen tarifas establecidas por nuestro gobierno para darnos la oportunidad de competir, pero la mayoría de los empresarios locales dicen que están lejos de ser suficientes.

El Ministerio de Comercio ofrece incentivos para alentar a los beliceños que desean vender productos terminados en el extranjero, pero los productos de Belize se limitan a nichos de mercado. El Ministerio de Comercio tiene sus detractores, pero el grupo de expertos en ese ministerio podría argumentar que están limitados por acuerdos comerciales, que no pueden ofrecer muchos más incentivos para alentar el procesamiento de productos para el mercado de Belize.

Nuestra gran limitación para vender productos “Hechos en Belize”, en Belize, es nuestra cultura. No somos suficientemente nacionalistas. Belize no puede, no deberíamos, tratar de producir todo, pero hay muchos productos que podemos producir de manera competitiva, para nuestros estantes, si tuviéramos el apoyo del mercado local. Estos productos que podemos producir de manera competitiva son aquellos que no tienen grandes requisitos de mano de obra, infraestructura y maquinaria pesada.

Uno de los hijos brillantes de Belize, el finado Godsman Ellis, se convirtió en hombre de negocios después de jubilarse de su trabajo en el Ministerio de Agricultura. El Sr. Ellis, quien fue el primer Decano del Colegio de Agricultura de Belize (ahora parte de la Universidad de Belize), miembro fundador de la moderna industria bananera y pionero de nuestra industria turística, y miembro fundador del Consejo Nacional Garifuna y del Show Nacional de Agricultura Y comercio, creó una pequeña fábrica y comenzó a procesar maní en mantequilla de maní, que embotelló y llamó “Gabela”.

La mantequilla de maní del Sr. Ellis era buena, pero no tan refinada como algunas de las marcas importadas. Algunos beliceños se quejaron de que las porciones líquidas y sólidas se separaban mientras estaban en los estantes de las tiendas y que tenían que batirlo para volver a formar un producto consistente. Algunos se quejaron de que no era tan pulido como las marcas importadas. ¿Deberían estos pequeños defectos haber causado que los beliceños retengan su apoyo de un producto que se hizo en Belize?

La Gabela del Sr. Ellis estaba compitiendo con compañías en países que tienen millones de personas. Estaban más avanzados en el negocio, tenían más capital a su disposición y el tamaño de las economías a las que servían estaba a su favor.

Belize puede cultivar maní de manera competitiva. Necesitamos investigar un poco más para descubrir la cantidad de mantequilla de maní que Belize consume cada año, pero estamos bastante seguros de que Ellis hizo sus estudios de mercado y descubrió que su producto era viable, si la gente de nuestro país lo apoyaba.

Si Gabela hubiera despegado, el mercado para los agricultores que cultivan maní habría aumentado. Además de tener más efectivo, los agricultores habrían mejorado los suelos, porque el maní es una leguminosa y las plantas de esta familia aumentan la fertilidad de los suelos.

El gran científico estadounidense, George Washington Carver, encontró cerca de otros 300 usos para el maní, por lo que el potencial para más industrias que usan maní cultivado en Belize habría aumentado.

Somos conscientes de algunos emprendedores que están sobreviviendo, y entre ellos destacan la Sra. Marie Sharp, que continúa buscando nichos en el mundo para expandir el mercado de sus productos de chile; el grupo menonita, que, a pesar de la poca protección, ha podido obtener una parte del mercado local de quesos; y los procesadores de carne, que, con cierta protección, poseen una parte considerable de los productos cárnicos procesados ??que se consumen en el país.

Podemos producir más. Si no podemos unirnos como nación para apoyar a nuestros empresarios porque las cosas que nos separan son demasiado grandes, entonces tenemos que encontrar una manera de sortear nuestras deficiencias. Hay maneras de hacer esto, y una de ellas es aprovechar la tremenda cohesión que existe dentro de nuestros sindicatos laborales y del sector público.

No podemos reunir suficientes números para competir directamente con los mercados fuera de nuestra región, pero si 10,000 jefes de familia estuvieran comprometidos con cualquier producto que se fabrica en Belize, a través de la inversión, las posibilidades de éxito de ese producto, en Belize, serían exponencialmente mayores. En la oscuridad es bueno encender una vela. El turismo y la producción primaria no son suficientes para mejorar la vida de todos los beliceños. Necesitamos producir bienes que, con el apoyo de los beliceños, puedan reemplazar los productos fabricados en el extranjero.

Related Articles

Share

About Author

Deshawn Swasey

(0) Readers Comments

Comments are closed.