74 F
Belize City
Sunday, October 17, 2021
Home Editorial (En Espanol) Nuestro aquejado sistema de justicia

Nuestro aquejado sistema de justicia

Se puede argumentar que el actual ejecutivo de Belize, en la forma del Gabinete del Partido Democrático Unido (United Democratic Party, UDP), perdió su autoridad moral hace tres años cuando se le ordenó al Comisario de Policía Allen Whylie ignorar y desafiar una orden del Presidente del Tribunal Supremo de Belize, Kenneth Benjamin.

También se puede argumentar que la gente de Belize sancionó la violación constitucional de nuestro sistema de justicia por parte del Gabinete UDP cuando devolvimos al mismo Gabinete al poder en las elecciones generales del 4 de noviembre de 2015.

La democracia parlamentaria clásica incluye un ejecutivo, una legislatura y un poder judicial. En el sistema de gobierno de Belize, el Gabinete es el ejecutivo, la Cámara de Representantes es la legislatura, y el poder judicial incluye el Departamento de Policía y el sistema judicial de Belize. El primer ministro gobierna en el ejecutivo, el presidente gobierna en la legislatura, y el presidente de la corte suprema gobierna en el poder judicial.

Desde el principio del gobierno de gabinete en Belize en 1961, el ejecutivo absorbió la legislatura nombrando a un gabinete que superó en número a diputados ordinarios. Esto significó que las decisiones tomadas en el gabinete, dirigido por el premier/primer ministro, no podrían ser desafiadas en la cámara, moderada por el presidente. En la democracia parlamentaria clásica, la legislatura puede votar para enviar un proyecto de ley de regreso al gabinete. Ningún líder político de Belize, PUP o UDP, desde el comienzo de un gobierno de Gabinete en Belize, ha permitido que la legislatura desempeñe su función. Y, después de un tiempo, esto se convirtió en la norma aceptada en Belize, una forma bastardizada de gobierno parlamentario.

El sistema de justicia ha sido socavado y corrompido de varias maneras a lo largo de las décadas. La corrupción menor en el primer nivel del sistema de justicia, que es el Departamento de Policía, comenzó temprano. En aquel entonces, los políticos ejecutivos intimidarían al comando de la policía, aunque esto no era tan común antes de la independencia. Los abogados comenzaron a sobornar a testigos y jurados. Magistrados y jueces comenzaron a aceptar sobornos. Y así, el sistema de justicia de Belize comenzó a ser visto como un fraude por parte de la gente de la base, los beliceños en las calles que sabían lo que estaba pasando.

Los respetables beliceños de la clase media siempre se enteran de estos tipos de decadencia moral en la sociedad después, a veces mucho después, que las calles. Sin embargo, el comportamiento del Comisario Whylie con respecto a la orden del Presidente de la Corte Suprema en el asunto Elvin Penner era sin precedentes porque quedó en lo abierto incluso para que los ciegos vieran.

No hay ningún beliceño inteligente que crea que el Comisario Whylie está actuando por su propia voluntad. Los beliceños inteligentes creen que el Comisario Whylie sigue instrucciones de alguien a quien el ComPol considera más poderoso y más relevante que el Presidente de la Corte Suprema. Ahora, queridos, ¿quién podría ser tal persona?

Se podría argumentar que el Comisario Whylie debió haber dimitido en ese momento en que se le dijo que ignorara y desafiara al Presidente de la Corte Suprema. Al no renunciar, el ComPol demostró que no era nadie especial ni heroico, sino que era un ser humano ordinario cuya lealtad era para él y su familia. El Comisario Whylie permanece en su cargo porque su juicio político fue correcto: el gobierno UDP fue reelegido en noviembre de 2015. Si el PUP hubiera ganado las elecciones generales, Whylie sin duda habría sido historia.

¿Ven lo que ha sucedido aquí? Una rama del sistema de justicia ha sido politizada. El ejecutivo, habiendo tragado la legislatura hace décadas, ha invadido la judicatura. La bastardización de nuestro supuestamente parlamentario sistema de gobierno ha sido ahora exagerada. Esto no está bien. Más que eso, es peligroso.

En todo Belize ha crecido un cinismo desde nuestra independencia. Ese cinismo está en su peor nivel hoy. Si usted entra en conflicto con la gente poderosa en Belize, usted no tiene recurso a ningún proceso que pueda protegerle. Pregúntenle a Kaina Martinez. A aquellos beliceños que no están corrompidos o intimidados, no les importa. La nuestra es una sociedad sin fibra moral. Belize es hedonista, venal, y, para repetir, cínico.

Fue la gente grande de Belize quien nos trajo a este paso. No fue el pueblo de la base de Belize quien bastardizó el sistema parlamentario y socavó el sistema de justicia. Esto se hizo en el nivel donde los hombres y las mujeres son respetables, bien vestidos, y se llaman honorables. En Belize, uno aún es enviado a la cárcel, rápidamente, por robar un pedazo de queso o un paquete de pan. Así que sí, el poder del sistema permanece en su lugar, pero un daño mayor ha sido hecho a la autoridad moral del sistema. El pueblo de Belize grita, con dolor y vergüenza.

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

US to open border with Canada, Mexico starting in early November

The United States will lift restrictions at its land borders with Canada and Mexico for fully vaccinated foreign nationals in early November, ending historic...

PM speaks on Belize’s economy

BELIZE CITY, Thurs. Oct. 14, 2021-- While being interviewed by local reporters yesterday, the Prime Minister, Hon. John Briceño, noted that the country is...

Khalydia Velasquez, Belize International Day of the Girl – “We Belong”

Concacaf.com, Mon. Oct. 11, 2021-- Khalydia Velasquez might be the youngest Belizean player to score internationally in 2018 at IMG Academy but you would...

No bola rolling, but ballers still passing

BELIZE CITY, Mon. Oct. 11, 2021-- There is no football playing in Belize for over a year now due to Covid-19, and the football...