28.3 C
Belize City
Thursday, July 18, 2024

YWCA elects new Board of Directors

by Charles Gladden BELIZE CITY, Wed. July 10,...

BCC and Peak Outsourcing sign MOU

by Charles Gladden BELIZE CITY, Wed. July 10,...

Belize’s National Assembly welcomes new Acting Clerk

by Kristen Ku BELIZE CITY, Tues. July 2,...

Nuestro camino hacia la independencia

Editorial (En Espanol)Nuestro camino hacia la independencia

La segunda Gran Guerra, que terminó en Europa en 1945, cobró un precio enorme para el Imperio Británico, hasta tal punto que, si hubiera querido, no habría podido defender su control sobre su mayor premio extranjero, la India. Con respecto a las colonias británicas, la India, con sus vastos recursos naturales y su gran población que explotar, era la mayor joya de la Corona, pero poco después de la guerra, en 1947, la India, que había luchado por liberarse del dominio británico durante décadas, se convirtió en un país independiente. Pronto, muchas de las colonias británicas en todo el mundo, en África y América, estarían en el camino hacia la libertad.

En 1960, las Naciones Unidas, en su resolución 1514 (XV), denominada Declaración sobre la Descolonización, “proclamaron la necesidad de poner fin rápida e incondicional al colonialismo en todas sus formas y manifestaciones y, en este contexto, declararon, entre otras cosas, que todos los pueblos tenían derecho a la autodeterminación”. Jamaica y Trinidad y Tobago fueron los dos primeros países caribeños de habla inglesa en obtener su independencia, en 1962. Barbados y la Guayana Británica (Guyana) obtuvieron su independencia en 1966.

Belize se convirtió en un país autónomo en 1964, y allí permanecería durante algún tiempo, no por elección propia ni porque los británicos insistieran en que siguiera siendo una colonia. La independencia de Belize se retrasó porque su vecino del oeste y del sur, Guatemala, el país con el ejército más grande de Centroamérica, mantenía un reclamo sobre el territorio. Desde finales de la década de 1930, Guatemala había avivado el argumento sostenido durante mucho tiempo por algunos de sus líderes de que los británicos habían incumplido una cláusula, el artículo 7, del Tratado anglo-guatemalteco de 1859, y que por esa falta Guatemala tenía un reclamo sobre Belize. Antes de 1859, Guatemala, aunque nunca tuvo presencia en Belize, había afirmado que heredó derechos sobre nuestro país de España.

El movimiento de independencia oficial en Belize comenzó el 29 de septiembre de 1950, cuando el Comité Popular, que se había formado en respuesta a la devaluación del dólar en diciembre de 1949, se disolvió y se convirtió en el Partido Unido del Pueblo (PUP). Los británicos habían identificado dos empresas principales que serían necesarias para que Belize sobreviviera. Se habían llevado a cabo investigaciones intensivas para identificar los cultivos que darían buenos resultados en Belize, y la estación de investigación de Central Farm se había establecido plenamente en el decenio de 1950. Los británicos pidieron que Belize se uniera a la Federación de las Indias Occidentales Británicas, que nació en 1958. Esa última propuesta, la Federación, llevaría a una división en el PUP, con la facción liderada por George Price, que rechazó la Federación, ganando el control del partido.

En 1964, cuando nuestro país se volvió autónomo, George Price, el líder del PUP, se convirtió en primer ministro. Price y el PUP pidieron independencia inmediata. Philip Goldson, quien se había separado del PUP y luego formó el Partido de la Independencia Nacional (NIP por sus siglas en inglés), insistió en que la independencia se retrasara hasta que los británicos resolvieran el reclamo de Guatemala, sin que nuestro territorio formara parte de su discusión. El camino hacia la independencia presentaría una batalla entre los dos hombres, quienes en el momento del nacimiento del PUP estaban juntos en el camino para alcanzar la gloria.

Debido a sus años de estudio para el sacerdocio, Price tenía acceso al consejo de los jesuitas estadounidenses, lo que significaba que tenía un conducto hacia los más altos puestos de poder en Washington. Robert S. Turton, su ex jefe y presumiblemente su patrocinador cuando entró en política, prefería mucho a los estadounidenses que a los británicos, y los seguidores del PUP habían marchado bajo la bandera estadounidense y cantado “God Bless America” en sus reuniones. En el apogeo de la Guerra Fría, los estadounidenses se sentían muy seguros con Price. Era proestadounidense y con sus palabras condenó el “comunismo”. Pero su visión económica para el desarrollo de Belize no era enteramente del modelo estadounidense. Durante el autogobierno, Price supervisó la adquisición y redistribución de tierras entre los que no tenían, y su economía mixta apuntaba a producir un Belize donde reinara la justicia social, un país donde los ricos no tendrían menos pero los “pobres tendrían más”.

Belize era en gran medida un país afro cuando comenzó el camino hacia la independencia, pero eso no benefició a Goldson, porque no había ningún “caucásico” visible en él y la mayoría de la población afro de Belize era mestiza y estaba impresionada por el Ideal europeo. Si bien Goldson siempre ganó su escaño, su partido nunca derrotó a Price y al PUP en una elección general. Goldson, líder sindical y editor de periódico, tenía una visión para el desarrollo económico de Belize, pero como líder del NIP estaba consumido por la disputa anglo-guatemalteca. Mientras Price sentía que retrasar nuestra independencia debilitaría nuestra posición, Goldson sostenía la posición de que los británicos, debido a nuestra conexión histórica, estaban moralmente obligados a guiarnos hacia una independencia segura y, como se dijo, que hasta entonces deberíamos seguir siendo una colonia.

En la década de 1960, los británicos, que en la década de 1950 parecían inseguros de la capacidad de Belize para sobrevivir en el mundo grande y malo, estaban listos para un Belize independiente. Los estadounidenses, que se habían convertido en la fuerza militar número uno del mundo después de la Segunda Guerra Mundial, estaban contentos con que su aliado número uno, los británicos, tuvieran el control aquí. Deseaban preservar su relación con los británicos y habían rechazado las propuestas de Guatemala para que los ayudara con su reclamo. En 1965, el año después de que obtuviéramos el autogobierno, el gobierno de Estados Unidos, a instancias del Reino Unido y Guatemala, encomendó a Bethuel Webster, un abogado estadounidense, la tarea de desarrollar propuestas que condujeran al fin de la disputa. En 1968 concluyó su misión con las propuestas Webster, que fueron rotundamente rechazadas en Belize. Si bien las propuestas no cedieron ni un centímetro cuadrado de nuestro espacio físico, varias de ellas erosionaron nuestra soberanía.

Si bien los estadounidenses mantuvieron un perfil bajo en Belize, detrás de escena eran la fuerza. Goldson no los enamoró cuando encabezó la revuelta contra las Propuestas Webster, y una acusación de que se estaba acercando a la Cuba comunista en 1967, incluso si ese acercamiento se refería únicamente al liderazgo de Castro en el Movimiento de No Alineados en este hemisferio, debe haber disgustado a los Americanos.

El NIP de Goldson sería absorbido cuando un grupo de partidos políticos más pequeños se unieron en 1973 para formar el Partido Demócrata Unido (UDP por sus siglas en inglés), bajo el liderazgo de Dean Lindo, que era más pro-Estados Unidos y abiertamente más anticomunista de lo que jamás había sido Price. De hecho, en ese momento Price, que había visto frustrado el camino negociado hacia la independencia, había recurrido a presionar a las naciones del mundo en busca de apoyo. Y eso lo había acercado a países que no respaldaban la hegemonía estadounidense-británica.

En la década de 1970, nuestro equipo independentista, liderado por Lindbergh Rogers y el izquierdista Assad Shoman, lograría grandes victorias en las Naciones Unidas (ONU). Otro intento de llegar a un acuerdo negociado, el Preámbulo de Acuerdo de 1981, fracasaría por las mismas razones que las Propuestas Webster, pero el apoyo a nosotros en la ONU había aumentado año tras año, culminando con la Resolución 35/20 de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 1980, que, entre otras declaraciones, afirmó que el pueblo de Belize tenía un derecho inalienable a la autodeterminación, la independencia y la integridad territorial, y pidió a las partes interesadas que respeten el principio de que la amenaza o el uso de la fuerza no debe utilizarse para bloquear nuestra salida de nuestro capullo colonial para ocupar nuestro lugar en el mundo.

En el camino hacia la independencia, Belize también obtuvo el apoyo del premio mayor, Estados Unidos, bajo el presidente Jimmy Carter. Así, el 21 de septiembre de 1981, hace 42 años, un gobierno de Belize, bajo el mando del Padre de la Nación, George Price, tomó control total de todos nuestros asuntos, y nuestra bandera izó el asta en las Naciones Unidas por primera vez.

Check out our other content

Check out other tags:

International