27.2 C
Belize City
Sunday, May 15, 2022

Livestock producers “elated” at waived cattle import duty

Mexico’s decision to waive the 15% tariff...

CWU and PBL hold “meaningful talks”

The parties were granted 6 weeks to...

Belize City centenarian Leonora Patnett dies at 108

By Khaila Gentle BELIZE CITY, Mon. May 9,...

Nuestro objetivo principal: acabar con la pobreza

Editorial (En Espanol)Nuestro objetivo principal: acabar con la pobreza

En 2018, cuando el mundo aún era “normal”, el Instituto de Estadística de Belize (SIB por sus siglas en inglés) declaró en su sitio web que el 52% de nuestra gente vivía en la pobreza.  El SIB llegó a esta triste conclusión, con la ayuda de Statistics Canada, después de realizar un “Estudio de pobreza utilizando información recopilada de la Encuesta de presupuesto familiar de 2018/19”, que analizó los patrones de gasto de los hogares, “en alimentos y gastos en cosas no alimentarias y otra información del hogar, como características demográficas y de vivienda, producción y consumo del hogar e ingresos”.

El Estudio de Pobreza mostró que 35.663 de nosotros (9%) éramos indigentes, muy pobres, lo que en realidad fue una mejora con respecto a 2009, cuando 52.185 de nosotros (16%) estábamos en esta categoría.  El informe, sin embargo, dijo que 201.616 de nosotros (52%) vivíamos en la pobreza, un aumento del 11% sobre los 136.640 de nosotros (41%) que vivíamos en ese estado en 2009.

Las cosas ya estaban sombrías en Belize cuando, en abril de 2020, el mundo pasó de la normalidad al control de una pandemia que no ha cesado.  El turismo, el pilar de nuestra economía, colapsó, muchas otras actividades económicas se desaceleraron y miles de beliceños más cayeron en un estado de privación.

Gradualmente, Belize y el mundo se están acercando a cómo eran las cosas antes de la pandemia, pero como se señaló, para Belize (y muchos otros países) lo normal no era un estado de prosperidad para todos.  Hace apenas unos años, nuestra tasa de pobreza superaba el 50% y en 2009 superaba el 40%.  Pero no necesitamos modelos estadísticos que nos digan cuál es nuestra situación económica.  Sabemos que somos pobres, que la pobreza es endémica en nuestro país.

El gobierno actual llegó al poder prometiendo que todos ganaremos, y una de sus “grandes” promesas fue que introduciría un salario mínimo de $5/hora.  Ese es un objetivo noble, considerando que el salario mínimo actual es de $3.30/hora, pero todos saben que $5/hora  no llega tan lejos en 2022. Mientras que un salario mínimo de $ 5/ hora  puede ser suficiente para un soltero o una solterona, no lo será para una familia en un área urbana que tiene un solo proveedor económico.

Mucho anda mal con Belize, el peor de los cuales es nuestra pobreza.  La desesperanza de nuestros jóvenes está detrás de su comportamiento violento y la desesperación de nuestras jóvenes las está llevando cada vez más a la prostitución.  Es una situación terrible la que tenemos, una que todos debemos actuar con urgencia para remediar.

Todos debemos trabajar para acabar con la pobreza, pero parece una tarea imposible cuando 40 años después de la independencia no nos hemos acercado a satisfacer dos necesidades primarias: alimentos sanos y vivienda adecuada.

Mucha de nuestra gente no puede pagar alimentos nutritivos.  Todos los estudios condenan el consumo habitual de alimentos como perros calientes, ramen, carnes procesadas y cereales a los que se les ha quitado el germen y el salvado, porque están cargados de conservantes cancerígenos o tienen poco valor alimentario, pero estos alimentos poco saludables, en su mayoría importados, son los alimentos básicos para mucha de nuestra gente.

Nuestra situación de vivienda también es críticamente deficiente.  Los beliceños que viven por debajo del umbral de la pobreza viven en casas de mala calidad que no tienen espacio suficiente, con habitaciones estrechas que provocan fricciones entre los ocupantes y reducen su capacidad productiva.

En el mundo moderno, la alimentación sana y la vivienda adecuada no son las únicas necesidades básicas.  Los beliceños, en particular los que viven en entornos urbanos, necesitan electrodomésticos y computadoras, y necesitan acceso y dinero para pagar transporte e internet confiables.  En las zonas rurales, nuestros agricultores necesitan equipos modernos y buenas instalaciones de almacenamiento, nuestros pescadores necesitan embarcaciones y equipos eficientes.  Todos nuestros niños necesitan computadoras y acceso a Internet.

Si vamos a conquistar la pobreza, hay cosas que debemos exigirle a nuestro gobierno y cosas que debemos hacer por nosotros mismos.  El trabajo del gobierno es dirigir el camino para que las energías de nuestro pueblo se aprovechen hacia el fin de hacernos prosperar.  Necesitamos un liderazgo que priorice las ciencias y establezca Centros de Entrenamiento para el Empleo en todo el país.

Durante años se nos ha dicho que la prosperidad nos eludirá hasta que aumentemos nuestra capacidad de fabricación.  Para el economista beliceño Bill Lindo y otros, como el finado Richard Harrison, eso era un mantra.  Nuestros líderes políticos son conscientes de que una mayor parte de los productos en los estantes de nuestras tiendas de comestibles deben estar etiquetados como “Hecho en Belize”.  En la Cumbre de Inversión de Belize en San Pedro en noviembre del año pasado, el Ministro de Agricultura y Seguridad Alimentaria, el Honorable José Mai, dijo a empresarios locales y extranjeros que nuestro país tiene la costumbre de producir bienes primarios, que “exportamos maíz e importamos Maseca”, y lo que necesitamos son empresarios que estén dispuestos a hacer “inversiones en el sector de la agroindustria.”  El gobierno también debe invertir nuestro dinero donde está su boca.

Por supuesto, no podemos abandonar la producción primaria;  producimos productos agrícolas y marinos de alta calidad.  Con nuestra magnífica herencia de templos, el sistema de arrecifes más largo de nuestro hemisferio, bosques vírgenes y cuerpos de agua que hemos mantenido, flora y fauna exóticas que hemos protegido, y nuestra gente única y de múltiples sabores, tenemos una ventaja competitiva en la industria del turismo.  Nuestro gobierno debe ayudar a nuestros productores agrícolas y marinos a acceder a los mejores mercados, y debemos extraer mucho más de nuestras bendiciones turísticas.

Somos una nación pequeña, y hay límites a lo que podemos hacer en la línea de fabricación de herramientas mecánicas y eléctricas, dispositivos electrónicos, productos farmacéuticos, fertilizantes y artículos de tocador, pero algunas cosas tendremos que producirlas nosotros mismos, o la prosperidad para todos nos seguirá eludiendo.  Tenemos una industria ganadera próspera, pero no producimos calzado, cinturones o bolsos.

La corrupción en el gobierno ha obstaculizado nuestro progreso.  El gobierno actual hizo muchas promesas de acabar con la corrupción, como lo hizo el anterior, como lo hicieron todos nuestros gobiernos anteriores.  Todos hablan y hablan y hablan, y todos han hecho todo lo que estaba a su alcance para despojar a nuestros órganos de supervisión.  Si vamos a acabar con la pobreza, nosotros, el pueblo, debemos mantener los pies de nuestros líderes en el fuego, para que hagan lo correcto.

Si vamos a terminar con la pobreza, nosotros, la gente, debemos alejarnos de los lujos extranjeros y enfocarnos más en nuestras NECESIDADES.  Y debemos concentrarnos en lo nuestro: debemos apoyar a nuestros artistas, nuestros atletas, nuestros pequeños empresarios;  debemos poner énfasis en producir y comprar productos etiquetados como “Hecho en Belize”.

Hace años creíamos en nosotros mismos, estábamos entusiasmados con nuestro futuro, seguros de que nuestro país prosperaría.  Tenemos que encontrar esa energía, esa creencia, de nuevo.  Nuestro principal objetivo debe ser acabar con esta pobreza que nos está chupando la vida.

Check out our other content

Check out other tags:

International