28 C
Belize City
Thursday, January 26, 2023

St. Catherine Academy at 140

by Kory Leslie (Freelance Writer) BELIZE CITY, Fri....

Opposition and third parties call out GoB on 2023’s bloody start

BELMOPAN, Thurs. Jan. 19, 2023  Still recovering from...

Year in Review Part 2 – 2022

Photo: LA-based photographer and artist Menyelek Marin...

¿País de quién, Belize?
 

Editorial (En Espanol)¿País de quién, Belize? 

Lunes, 5 de diciembre de 2022

Dos palabras de moda que se mantuvieron prominentes a lo largo de los años de agitación y de buscar el apoyo de la comunidad internacional en nuestra lucha por lograr la independencia fueron “integridad territorial”; y otra palabra combinada igual de integral al esfuerzo, “autodeterminación”. De hecho, este último fue un factor fundamental en el caso de nuestros líderes ante las Naciones Unidas para reconocernos como un nuevo pueblo, el pueblo beliceño, con nuestra propia identidad, himno y todos los atributos de una nación, con derecho a determinar nuestro propio futuro, en lugar de estar sujetos a los caprichos del poder colonial en la búsqueda de una solución para su disputa inmemorial con Guatemala. Pero en estos días modernos, a veces uno tiene que preguntarse si nos están tomando en serio como nación, o si poderosas manos ocultas nos están dictando detrás de escena.

La “autodeterminación de los pueblos” fue un elemento importante en el nuevo programa de descolonización de las Naciones Unidas después del final de la Segunda Guerra Mundial en 1945. A medida que varios países del Caribe de habla inglesa avanzaban hacia su independencia a principios y mediados de la década de 1960, Belize languideció debido al reclamo guatemalteco de que el Reino Unido, nuestros entonces amos coloniales, deseaban resolver con Guatemala a nuestra costa. Con muchos esfuerzos de cabildeo de los líderes de entonces, el premier George Price, el vice premier ”Lindy” Rogers y el ministro Assad Shoman y otros, así como los incondicionales de la oposición junto con el Comité de Libertad de Belize con sede en EE. UU., que vio a personas como Philip Goldson y Comptom Fairweather cabildeando contra los esfuerzos de Guatemala en la Asamblea General de la ONU, la ONU apoyó abrumadoramente el derecho del pueblo de Belize a la “autodeterminación” y la “integridad territorial”; así, Belize se convirtió en una nación independiente en septiembre de 1981 con “plena integridad territorial”: todas las 8,867 millas cuadradas, y con pleno respeto por el derecho de nuestra nueva nación a la “autodeterminación”.

Por supuesto, en el camino a mediados de la década de 1960 estaban las Propuestas de Webster que Estados Unidos trató de presionar a nuestros líderes para que aceptaran; pero los ciudadanos beliceños, alrededor de 100.000 de nosotros en ese momento, los rechazamos enérgicamente con masivas manifestaciones callejeras. Estaba en el interés de los EE. UU., que tenía una relación íntima de larga data con los oligarcas militares guatemaltecos, cumplir sus promesas a Guatemala a expensas de algún territorio beliceño o derechos sobre algunos de nuestros asuntos, condiciones a las que los beliceños se oponían rotundamente. Y luego los británicos, al tratar de apaciguar a sus amigos estadounidenses, nuevamente intentaron impulsar un acuerdo incluido en lo que se llamó “Las Bases de Acuerdo”, que nuevamente fue violentamente rechazado por el pueblo beliceño meses antes de nuestro día real de independencia el 21 de septiembre de 1981.

En el momento de la independencia en 1981, esos beliceños firmes y decididos, a quienes ni la persuasión de los hábiles estadounidenses ni la inteligencia diplomática de los experimentados británicos pudieron suavizar y engatusar, solo sumaban menos de 150,000, con la mayor parte de la población todavía basada en la histórica Ciudad de Belize, sitio del primer asentamiento a principios de 1600 por bucaneros/piratas británicos y de otras nacionalidades en la desembocadura de lo que ahora es el Aroyo Haulover del río Belize. Esa es una población relativamente pequeña, predominantemente descendientes de esclavos, para ser tan bulliciosos en la defensa de su “derecho inalienable a la autodeterminación”. De hecho, al comienzo del movimiento de independencia en 1950, cuando la devaluación del dólar beliceño por parte del gobernador británico provocó la formación del Comité del Pueblo, que luego se convirtió en el Partido Unido del Pueblo, el “partido de la independencia”, la población era aún más pequeña. Según www.macrotrends.net, las cifras oficiales de la población de Belize durante las décadas siguientes fueron (nuestras cifras redondeadas al millar más cercano): 1950: 69 000; 1960: 91 000; 1970 – 121 000; 1980 – 145 000; 1990 – 183 000; 2000 – 240 000; 2010 – 322 000; y 2020—395 000.

El primer censo registrado de Belize que pudimos ubicar, en sib.org.bz, se realizó en 1790 y presentaba una población total de 2.493. De estos, 230 fueron clasificados como “blancos”; 1.923 como “esclavos”, que serían predominantemente africanos (negros) o de origen africano mixto; y 340 como “personas libres”, que también podrían incluir algunas personas de origen africano o africano mixto. Si clasificáramos, digamos, a 100 de esas “personas libres” como de origen africano mixto, significaría que lo que ahora describimos como personas “criollas” o “kriol” habrían compuesto alrededor del 80% de la población del asentamiento.

El siguiente censo en 1816 mostró un total de 3.824; pero fue más definitivo al describir el origen étnico de las personas contadas. Había 149 “personas blancas”; 562 “personas de color”; 371 “personas negras libres”; y 2.742 “esclavos”, que tenemos que suponer eran negros/africanos. La población “criolla/kriol” sería entonces de unos 3.675, o sea, prácticamente el 96% de la población.

Los censos enumerados por el Instituto de Estadística de Belize (SIB por sus siglas en inglés) desde 1820 en adelante durante muchas décadas no diferenciaron por color o etnia, solo mujeres y hombres. (Es probable que los pueblos mayas aislados en el extremo oeste y el sur no fueran incluidos en esos primeros censos).

Con la “Guerra de castas” en México a mediados y finales del siglo XIX, la población de Belize se vio significativamente afectada por los nuevos inmigrantes mestizos y mayas; y las guerras civiles que asolaron América Central a finales de los años 70 y 80 llevaron a muchos más refugiados a buscar seguridad y una nueva vida en Belize. Otro factor que resultó en un cambio importante en la demografía de la población fue la gran cantidad de ciudadanos, especialmente criollos/‘kriol’ de la Ciudad de Belize, que fue devastada por el huracán Hattie en 1961, a quienes se les dio paso gratuito a los EE. UU. como un gesto humanitario. El “éxodo” continuó durante décadas después.

Los ‘kriol’/criollos siguieron siendo el grupo étnico mayoritario probablemente hasta mediados de la década de 1980.

Un censo de 1970 no mencionó el origen étnico; pero en 1980, los criollos/‘kriol’ seguían siendo el grupo mayoritario que comprendía el 40,0% de la población, mientras que los mestizos representaban el 33,4%. Pero según un censo de 1991, esos números se habían invertido, a medida que continuaba el éxodo al norte de beliceños criollos/‘kriol’ y el movimiento hacia Belize de inmigrantes mestizos de América Central. En 1991, los criollos/‘kriol’ eran el 29,8% de la población, los mestizos el 43,6%, los garífunas el 6,6% y los mayas el 11,0%. Y para 2010 la disparidad era aún mayor entre criollos/‘kriol’ y mestizos, mientras que los demás grupos étnicos permanecían relativamente constantes. El censo de 2010 mostró a los criollos/‘kriol’ en el 25,9% de la población, los mestizos en el 52,9%, los garífunas en el 6,1% y los mayas en el 11,3%.

Lo que ha sido sorprendente, y una especie de bendición, es que esta joven nación de Belize no ha estado ni parece estar al borde de ninguna guerra tribal o étnica. Por supuesto, hay algunos prejuicios, pero este pueblo único en el “corazón de la cuenca del Caribe” de alguna manera ha encontrado la manera de convivir y compartir lo suficiente entre sí, de modo que los lazos humanos restringen cualquier tendencia a las barreras étnicas a gran escala. El ‘Kriol/criollo’ de Belize sigue siendo el idioma común que se habla en muchas variaciones diferentes a lo largo de la Joya. Y continúa el experimento de los “padres fundadores” de “una nación, un pueblo, el pueblo beliceño”.

En esta mezcla de circunstancias y juicios, aun cuando la joven población masculina criolla/‘kriol’ parece estar en un camino suicida de rivalidades relacionadas con las drogas, el crimen y la violencia, aún existe la esperanza de que la voluntad nacional de erradicar la pobreza extrema vea un retorno a “paz y amor” entre nuestros jóvenes.

Hay algunos políticos sinceros con la voluntad de ver cambiar las cosas para el bien de nuestros jóvenes, que son más del 70% de la población; pero en su búsqueda de un mañana más brillante, nuestros líderes harían bien en considerar seriamente las implicaciones a largo plazo de sus decisiones. “No todo lo que reluce es oro”, y deben protegerse contra las tentaciones que presentan los agentes de la codicia corporativa, cuyo ego egoísta y motivado por las ganancias rara vez valora el bienestar del pequeño hombre/mujer en la sociedad. Más grande no es necesariamente mejor para el pequeño Belize.

¿Son las convulsiones demográficas experimentadas por el pueblo beliceño demasiado perturbadoras para ver un surgimiento de resistencia nacional y rebelión contra cualquier amenaza percibida contra el futuro de nuestros hijos o nuestro derecho a la “autodeterminación”? Mientras nuestros líderes electos reflexionan sobre las emocionantes posibilidades turísticas y nuestros sabios tecnócratas advierten sobre el impacto potencialmente desastroso de ciertas grandes empresas en nuestro frágil ecosistema, ¿se sentarán los beliceños y permitirán que un gran gigante corporativo internacional simplemente nos dicte a todos nosotros lo que HARÁN dentro de nuestra Joya? “Hemos recorrido un largo camino”, Belize.

Check out our other content

St. Catherine Academy at 140

Year in Review Part 2 – 2022

Two RTA’s, two lives lost

Man hangs himself in detention cell

Elevator failure caused woman’s death

Ras Ben’s alleged killers walk free

Check out other tags:

International