25.6 C
Belize City
Wednesday, February 1, 2023

Campaign Finance Reform Still on the Table

Photo: BCCI information session BELIZE CITY, Wed. Jan....

SIB Report: 6.7% inflation, rise in imports, drop in exports

by Kory Leslie (Freelance Writer) BELIZE CITY, Thurs....

Para salvar nuestra democracia

Editorial (En Espanol)Para salvar nuestra democracia

Domingo, 8 de enero de 2023

Los recientes hechos violentos que cobraron varias vidas a fines de 2022, y la implicación de esos asesinatos en nuestra ciudad capital, Belmopan, son a la vez una gran tragedia y una gran oportunidad para un posible avance en la lucha aparentemente imposible para liberar el sistema de justicia penal de nuestro país de las garras de gran alcance de las “manos invisibles” que dirigen y controlan la corrupción de los funcionarios en lo alto y bajo, y se les ha denominado durante décadas como “capos”, “cabecillas”, “dílers”, etc.

La llamada “guerra contra las drogas” que ha librado la mayor nación consumidora de drogas ilegales, los Estados Unidos de América, desde principios de la década de 1970, ha demostrado ser imposible de ganar, porque su población continúa deseando y buscando el uso de estas drogas, y con el mercado listo, los proveedores siguen encontrando formas novedosas de entregarselo. Roberta Flack una vez cantó sobre “las buenas personas que se vuelven malas” en “Trade Winds of Our Time”, ya que la atracción del dinero grande y fácil abruma a muchos “buenos ciudadanos”, incluidos algunos en la profesión legal, así como a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

A pesar de los nobles esfuerzos y declaraciones del actual Comisionado de Policía, Chester Williams, hay un hecho evidente que confirma la limitación de sus esfuerzos y los de sus predecesores en ese cargo. Si bien se han logrado algunos avances en la reciente Unidad de Intervención de Liderazgo (LIU, por sus siglas en inglés) para lograr que algunos pandilleros y líderes de poca monta elijan un camino diferente, el hecho es que sus posiciones pronto son ocupadas por prometedores jóvenes aspirantes, y el juego continúa: el movimiento de drogas ilegales y la violencia que ocasionalmente estalla en los conflictos entre grupos rivales en el comercio. Pero a pesar de toda la publicidad y la exitosa rehabilitación de algunos jóvenes pandilleros, lo que los recientes hechos violentos de fin de año confirman “más allá de toda duda razonable” es que el negocio de las drogas ilegales sigue siendo lo suficientemente lucrativo como para seguir siendo motivo de discordia entre grupos rivales en el comercio. Pero ese no es el hecho evidente al que nos referimos anteriormente en este párrafo. A lo que nos referimos es al hecho de que, hasta la fecha, en el sistema de justicia de Belize, nunca ha habido un solo jugador importante, un llamado “cabecilla” o “jefe”, enviado a pasar un tiempo en Kolbe. Ninguno ha sido arrestado alguna vez.

Hay grandes preguntas por responder. El comisionado Williams afirmó públicamente que, en la mayoría de los casos, él (la inteligencia policial) sabe quién cometió el crimen violento; pero sin testigos dispuestos a testificar en el tribunal, la policía no puede procesar los casos de manera efectiva, por lo que muchos delitos quedan sin resolver o se pierden en el tribunal cuando los testigos no comparecen o pretenden olvidar el incidente. Por lo tanto, sería lógico que nuestra inteligencia policial también sepa quiénes son los “capos”, “cabecillas” o “dílers” de drogas en nuestra sociedad, quienes dan órdenes a nuestros pequeños líderes de pandillas de poca monta y mantienen el juego de la violencia prosperando en detrimento de nuestro otrora “refugio pacífico de la democracia”.

En su campaña electoral en 1984, el futuro viceprimer ministro UDP y ministro responsable de la policía, Curl Thompson, declaró en una tribuna pública en el terreno abierto de Majestic que “sabemos quiénes son”, refiriéndose a los “capos de la droga”. Pero a través de sus varios períodos en el cargo desde entonces, y los del PUP, los capos de la droga, quienesquiera que sean, se han mantenido intocables.

Los beliceños no son un pueblo vengativo o reticente; y si el negocio de los capos de la droga se llevara a cabo sin que se perdiera la vida de muchos jóvenes beliceños, la mayoría de nosotros probablemente solo diría: “Déjenlo en manos de Dios”. Pero desde principios de la década de 1990, cuando el crack y el negocio de transbordo de cocaína echaron raíces en Belize, hemos visto cómo nuestros jóvenes se cortan en la flor de sus vidas a un ritmo que se mantiene en más de cien cada año.

Con frustración, tanto nuestro comisionado de policía como nuestro actual ministro de policía han exhortado a los ciudadanos de Belize a unirse a la lucha contra los delitos violentos, ya que la policía no puede hacerlo sola. Pero lo que también han admitido, es que dentro de sus propias filas hay oficiales sin escrúpulos que están “trabajando” para los criminales narcotraficantes. Y los ciudadanos beliceños honestos y trabajadores están atrapados en el medio. El Comisionado necesita testigos presenciales para ayudar a enjuiciar a los criminales acusados en la corte; pero los ciudadanos se han vuelto cautelosos de que su identidad sea filtrada a los delincuentes por los mismos policías a quienes les dan sus informes de testigos presenciales. Por lo tanto, testigos han sido amenazados y varios también han sido asesinados. Incluso con un solo juez procesando un caso de asesinato para evitar la intimidación de los miembros del jurado, la tasa de condenas sigue siendo abominable sin evidencia de testigos presenciales. Por lo tanto, la amenaza de un posible enjuiciamiento difícilmente disuade a los delincuentes violentos, sabiendo que las probabilidades están a su favor. Además, incluso en el peor de los casos en el que podrían ser condenados en un tribunal, solo significaría pasar un tiempo en una celda cómoda hasta que llegue el momento de la libertad condicional o una apelación exitosa. El juego continúa, y la única pregunta es cuánto más de cien asesinatos soportará la nación en 2023.

Con la evidencia en video disponible para que la vea todo el público, el consenso general, no refutado por el Comisionado, es que los asesinatos de víspera de Año Nuevo en Belmopán tienen todos los atributos de un asesinato profesional.

Los ciudadanos han perdido mucha confianza en un sistema de justicia fallido y observarán muy de cerca el enjuiciamiento de este caso. Mientras tanto, la máxima preocupación es la seguridad y el bienestar del sobreviviente milagroso, quien debería tener algo que agregar a los esfuerzos de enjuiciamiento. Y, si acaso por una vez la preocupación de nuestro sistema de justicia penal es que el verdadero perpetrador, no el asesino a sueldo, sino la mano invisible que dio la órden, sea expuesto y llevado ante la justicia, entonces tal vez también debamos brindar la máxima protección a el acusado Sr. Elmer Nah, hasta que pueda divulgar algunos de sus oscuros secretos.

Al igual que nuestro vecino del norte, Belize puede estar encaminado hacia un futuro baño de sangre si se permite que los capos locales del narcotráfico continúen construyendo su arsenal de agentes corruptos con impunidad. Tenemos una elección ante nosotros: el estado de las armas o el estado de derecho. ¿De qué sirve el “papel” si no puedes gastarlo en paz? La batalla para salvar nuestra democracia es un desafío para todos los beliceños que se preocupan.

Check out our other content

Check out other tags:

International