74 F
Belize City
Saturday, September 26, 2020
Home Editorial (En Espanol) Plan de recuperación: hay esperanza, tal vez

Plan de recuperación: hay esperanza, tal vez

El Primer Ministro, el Honorable Dean Barrow, convocó a una conferencia de prensa el viernes para delinear un plan de recuperación económica para Belize, y durante toda la sesión estuvo optimista, muy lejos del hombre que, no hace mucho tiempo, en una conferencia de prensa virtual, agonizó por el próximo gobierno y el futuro de la gente de su querido Belize.

Hubo cierta energía en el paso del Primer Ministro el viernes, y de hecho se necesita valentía para ir a la prisión del deudor con contienda en nuestros corazones y una canción alegre en nuestros labios, que desvanecerse en un gemido. Que los jóvenes de Belize sepan que sus antepasados no se rindieron cuando el país se enfrentó a una pandemia y al peor de los tiempos económicos.

El Primer Ministro y sus ministros no tuvieron que estudiar mucho los viejos manifiestos de su partido para hacer sus contribuciones al plan de recuperación. Los numerosos interlocutores sociales que contribuyeron ayudaron a llenar los vacíos para producir un plan con el potencial de lograr su objetivo, salvar a Belize de la ruina económica. Hay algunos proyectos que nos hubiera gustado ver, pero hoy no nos vamos a quejar de eso.

El Plan de Recuperación Económica, en su descripción general, exige un apoyo continuo para los ciudadanos que necesitan ayuda en este momento, un clima empresarial mejorado, una eficiencia gubernamental mejorada, más apoyo para los principales sectores productivos, más apoyo para las pequeñas empresas y la promoción de productos Hecho en Belize.

Belize ha visto el desperdicio de muchos buenos planes porque los organismos de ejecución eran fraudulentos y/o incompetentes. El plan de recuperación no exige una reforma de la gobernanza, para ayudarnos a hacer mella en la corrupción; sin embargo, si las cosas van bien, deberíamos ver la introducción de “regulaciones fuertes y exigibles para reducir la corrupción en las transacciones mediante la formación de un comité privado/público/laboral”, y “regulaciones aduaneras más estrictas para combatir el contrabando en todos los puntos de entrada”.

Tenemos un plan bastante bueno, y todo por lo que necesitamos orar ahora es que nuestros líderes sean honestos, capaces e inspiradores, y que puedan encontrar los recursos financieros para impulsar los programas.

Mucho depende de un reinicio exitoso del turismo, ya que esa industria representaba aproximadamente el 50% de nuestra economía antes de la pandemia. Ayudará inmensamente si las cosas funcionan en esa industria en el corto plazo, pero si los buenos tiempos en el turismo no están en las cartas ahora, si es que tenemos que posponer los planes para reiniciar la industria, aún podemos sobrevivir y prosperar, porque nuestro país tiene muchas otras oportunidades para crecer. Solo tenemos que tomar las mejores decisiones.

Alrededor de un tercio de la inversión que realizará el gobierno para estimular la economía gira en torno a la infraestructura, y eso no es una mala idea si somos más prácticos en cómo gastamos nuestros dólares. Un excelente ejemplo del mal gasto de nuestros dólares es la carretera que conecta la Milla 8 en la carretera George Price con la ruta de entrada al aeropuerto principal en la carretera Philip Goldson. El gobierno no ha explicado satisfactoriamente por qué esa calle era una prioridad.

El Primer Ministro explicó que las agencias de crédito están más dispuestas a liberar fondos para proyectos de infraestructura. Tienen una buena razón para eso. Muchos de los materiales y casi toda la maquinaria para la construcción de carreteras, la construcción de puentes y la construcción de oficinas y rotondas no se fabrican en Belize; tenemos que ir a los grandes países/multinacionales para comprar su maquinaria, su cemento, su acero, su asfalto, su combustible, y además tenemos que pagar interés sobre el dinero que pedimos prestado, por lo que es un buen negocio para ellos.

Un país que tiene todos los componentes para construir infraestructura, obviamente, obtendrá el mayor beneficio de ello. Los beneficios que obtienen al construir carreteras y construir grandes edificios suenan como un estruendo; los beneficios que recibimos nosotros suenan como los grandes cartuchos de dinamita que son traídos ilegalmente a Belize durante la Navidad.

Además de la utilidad de un proyecto de infraestructura, conseguimos empleo para algunos agrimensores e ingenieros, varios trabajadores, y empleos para propietarios de camiones y otros equipos pesados. Habría aún más trabajos si contratáramos oficiales de campo para hacer un monitoreo ambiental muy necesario.

Cuando hacemos inversiones en infraestructura, las personas/empresas que poseen minas de arena y colinas de marga obtienen algunas ventas, pero hay poco monitoreo de la excavación de materiales, especialmente las islas de arena en los ríos.

Nuestro gobierno emite licencias de minería y depende de los licenciatarios para hacer su propio monitoreo. En el caso de las islas de arena, esperan que el trabajo esté bien hecho porque cuando una isla de arena se extrae de manera sostenible, el recurso perdura. La desafortunada historia aquí es que nuestro recurso se pone a merced de algunos mineros que no tienen resistencia a la codicia, o son transitorios, solo están aquí para saquear nuestros recursos y pasar a otro país vulnerable.

Las mejoras planeadas para la carretera a Caracol deberían quedar en suspenso. Si antes de la pandemia fue realmente como lo promovió el gobierno, beneficioso para todos, bueno para el turismo y bueno para la generación de fuerza laboral y actividades comerciales que se derivan de la construcción de infraestructura, ahora es una situación de pérdida para todos, porque el turismo estará bajo por algún tiempo y ahora es aún más crítico que obtengamos el máximo de cada dólar que gastamos.

En este momento, la carretera de Caracol no debe ir más allá de las siete millas necesarias para mejorar la vida de los agricultores y los operadores turísticos/propietarios de casas de huéspedes en San Antonio, Georgeville y Siete Millas El Progresso.

La carretera de Sarteneja y la carretera costera son mucho más importantes para Belize que la carretera de Caracol. Una mejorada carretera Sartenja reducirá el tiempo de viaje entre Sarteneja y el Municipio de Orange Walk en un 40%, y una mejorada carretera costera reducirá la duración de un viaje entre Dangriga y la Ciudad de Belize en un 30%. Los viajes más cortos reducirán la exposición de los pasajeros de autobuses a Covid-19, y el valor de eso no puede pasarse por alto.

Los fondos destinados a la carretera Caracol deben ser desviados para mejorar la suerte de nuestras comunidades agrícolas. Esos fondos deben invertirse en mejorar las carreteras secundarias, mejorar los sistemas de drenaje, mejorar el almacenamiento y establecer adecuados sistemas de riego.

El Plan de Recuperación Económica tiene mucho que ofrecer, y con una ejecución adecuada, es decir, con eficiencia y sin corrupción, y si damos prioridad a nuestros proyectos en función de las necesidades y los deseos, podemos imaginar un día mejor.

- Advertisment -

Most Popular

Belize celebrates 39 years of Independence

BELIZE CITY, Mon. Sept. 21, 2020-- Belize celebrated its 39th year of independence on Monday, September 21, 2020. The celebrations started off with the...

Police charge owner of farm where drug plane landed, for prohibited ammunition

ORANGE WALK TOWN, Wed. Sept. 23, 2020-- Noel Codd, a farm owner and businessman of Orange Walk Town, on whose farm a suspected drug...

COVID-19 update: 52 new cases; 1,758 total confirmed cases

BELIZE CITY, Thurs. Sept. 24, 2020-- Data released tonight reveal that 52 new cases were identified today, and the number of recoveries is 1,072,...

No political debates in Belize

Dear Editor, The general election is fast approaching, and because of this new normal it’s difficult to get a pulse of the people in regards...