22.8 C
Belize City
Monday, May 16, 2022

Livestock producers “elated” at waived cattle import duty

Mexico’s decision to waive the 15% tariff...

CWU and PBL hold “meaningful talks”

The parties were granted 6 weeks to...

Belize City centenarian Leonora Patnett dies at 108

By Khaila Gentle BELIZE CITY, Mon. May 9,...

Poder, personalidades y política

Editorial (En Espanol)Poder, personalidades y política

Lun. 21 de marzo de 2022
Nuestra pequeña Joya, Belize, ha dado algunos pasos importantes hacia la estabilidad económica durante el último año del nuevo gobierno del PUP; dénle al primer ministro John Briceno y su partido lo que les corresponde. Algunos saltos han sido a su/nuestro favor, como la reciente disminución de la presencia de Covid-19 que ha permitido una reapertura gradual de la actividad económica; y la paciencia y perseverancia de los servidores públicos y maestros que han soportado el recorte salarial del 10% incluso cuando la economía se tambaleaba en medio del estancamiento de la actividad comercial inducido por Covid. Pero también se les debe atribuir iniciativas positivas y productivas, especialmente en agricultura, distribución de tierras, infraestructura, negociaciones de la Economía Azul/Nature Conservancy, etc. Parece haber más progreso en el horizonte, a pesar del agarre paralizante del aumento de los precios del petróleo y las materias primas acompañante de la “guerra” iniciada por Rusia contra Ucrania; pero como una pequeña nación en un mundo de grandes gigantes, tiene sentido que nuestros líderes continúen en el camino de las relaciones internacionales constructivas y cordiales que convienen a los mejores intereses de nuestro país. Todas las grandes potencias hacen lo mismo, y nosotros también debemos hacerlo si queremos lograr el objetivo de la salud y la felicidad para todo nuestro pueblo. En ese sentido, una palabra de advertencia puede ser pertinente en este momento para aquellos de nosotros que estamos tentados a exagerar en nuestra condena o alabanza de un lado u otro cuando las naciones poderosas se enfrentan entre sí, o incluso cuando sus representantes pasen a visitar nuestras costas.

No es que no debamos expresar apoyo a nuestros aliados, o desacuerdo y desaprobación de las acciones de sus oponentes en cualquier conflicto, pero siempre debemos recordar que estas naciones están preocupadas ante todo por sus propios intereses nacionales, y ya no es tan simple como que un ismo es malo (comunismo) y el otro ismo es bueno (capitalismo). De hecho, un examen más detenido puede revelar que las personalidades en el liderazgo de las naciones tienen mucho que ver con el nivel de derechos humanos y el bienestar de las masas de personas, independientemente del sistema político en particular. Por ejemplo, una revisión de la historia muy cercana a casa mostrará cómo el hombre del saco del “comunismo” ha sido utilizado por nuestro buen hermano mayor del norte para infligir un gran sufrimiento entre el pueblo guatemalteco en nombre de proteger la “democracia”. La propaganda enfocada ha sido utilizada por los gigantes en acción para perseguir sus objetivos e intereses propios; y esa propaganda a menudo resulta en una distorsión de la comprensión entre la gente común, que es engañada al equiparar el comunismo con la dictadura y el capitalismo con la democracia. Y no es tan simple. La democracia es un principio que debe ser defendido y custodiado en cada paso del camino. Y aunque varios países comunistas están dirigidos por presidentes dictatoriales, hay suficientes ejemplos de países capitalistas que han caído en un régimen de estilo dictatorial, donde el presidente ejerce un poder aparentemente ilimitado, como es el caso ahora en Rusia, que adoptó el sistema capitalista después del colapso de la Unión Soviética en 1991.

Wikipedia proporciona una buena y breve explicación de cómo se utilizó la propaganda anticomunista para justificar el derrocamiento del presidente guatemalteco Jacobo Arbenz por parte de la CIA en 1954, cuando su gobierno popular y elegido democráticamente fue reemplazado por un dictador militar con el apoyo de la CIA estadounidense, lo que resultó en 30 años de guerra civil y cientos de miles de bajas. (Busquen en Google “Jacobo Arbenz” o “golpe de estado guatemalteco de 1954”).

Mucha gente olvida que la Unión Soviética comunista fue una de las fuerzas aliadas (aliados de Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia) en la Segunda Guerra Mundial contra la Alemania nazi, Italia y Japón; pero esto fue seguido por la llamada “Guerra Fría”, donde los dos antiguos superpoderes aliados, EE. UU. capitalista y la Unión Soviética comunista, comenzaron a competir por el dominio mundial. Las señales de la ruptura se hicieron evidentes después de dos importantes conferencias cerca del final de la guerra entre los líderes de los “tres grandes”: Gran Bretaña, Estados Unidos y la Unión Soviética, en la Conferencia de Yalta, del 4 al 11 de febrero de 1945, con Churchill, Roosevelt y Stalin; y la Conferencia de Potsdam, del 17 de julio al 2 de agosto de 1945. En la raíz del problema había una profunda desconfianza personal entre el entonces presidente de los EE. UU. Harry Truman (quien reemplazó al finado Franklin D. Roosevelt después de la Conferencia de Yalta) y el dictador soviético Joseph Stalin, que gobernó la Unión Soviética entre 1932 y 1952. Y esa desconfianza se vio reforzada por el hecho de que EE. UU. obtuvo primero la ventaja de la capacidad nuclear, como se demostró en su bombardeo atómico de Japón cerca del final de la Segunda Guerra Mundial.

“El poder absoluto corrompe absolutamente” y dictadores, ya sea en los llamados estados capitalistas como Guatemala bajo una serie de dictadores militares, Haití bajo “Papa Doc” Duvalier e Irán bajo el Shah, o en estados comunistas como Corea del Norte bajo Kim Jung-un, o la Unión Soviética bajo Stalin, han tendido a respaldar una clase élite muy pequeña, rica y privilegiada a expensas de las masas de personas oprimidas.

La llamada “Doctrina Truman”, que condujo a la formación de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) en 1949, no ocultó su objetivo de “contener la propagación del comunismo” en Europa o en todo el mundo; pero este impulso para mantener y aumentar su “esfera de influencia” puede haber tenido tanto que ver con las grandes potencias tratando de asegurar mercados para el comercio y fuentes de materia prima para sus economías, como con la mejora de la verdadera democracia o la difusión de la ideología comunista.

Tras su anexión de la península de Crimea en 2014, era bien sabido que Putin todavía tenía los ojos puestos en la rica Ucrania, una antigua república soviética que había expresado su deseo de unirse a la OTAN, una alianza militar de unos 28 países europeos junto con EE. UU. y Canadá, cuya membresía habría hecho efectivamente a Ucrania “intocable” por Rusia.

Por lo que afirma que es un interés de seguridad nacional de Rusia, dado que el presidente estadounidense Biden y los aliados europeos se negaron a garantizar que Ucrania no sería admitida en la OTAN, Putin ahora ha dirigido preventivamente el poderío militar de Rusia contra la vecina Ucrania, y ninguno de los dos países es comunista. Se dice que la rica Ucrania es corrupta; pero también lo es Rusia, que, bajo Putin desde 2000, ha pasado del “capitalismo clientelista al capitalismo de Estado”.

Afortunadamente, hubo mentes más sobrias que se enfrentaron en la Crisis de los Misiles Cubanos de 1962, cuando el líder de la Unión Soviética Nikita Jrushchov y el presidente estadounidense John F. Kennedy encontraron una manera de mantener la paz y evitar el Armagedón nuclear. El problema en este momento es que este presidente ruso, Putin, supuestamente idolatra al exlíder soviético Joseph Stalin, y ese carácter totalitario de Stalin fue condenado más rotundamente por el propio Jruschov en un discurso secreto “Sobre el culto a la personalidad y sus consecuencias”, que pronunció en 1956 en el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética. (Busquen en Google “El discurso secreto de Jruschov”.) Las mismas cualidades despóticas que denunció en Stalin ahora están siendo mostradas por Putin.

Los aspirantes a dictadores y las personas que recurren a medios poco éticos o incluso fraudulentos para apoderarse y atrincherarse en posiciones de gran poder y autoridad, ya sea en el gobierno, ONGs o asociaciones y federaciones deportivas, pueden socavar la paz y el progreso por motivos egoístas y ambiciones egoístas, y necesitan ser monitoreados y restringidos por los beliceños y gente de todo el mundo que son amantes de la libertad. La democracia se dinamiza cuando a quienes se les niega el derecho al voto luchan por conseguirlo; y los que ya tienen voto, se preparan para usarlo.

Check out our other content

Check out other tags:

International