80.1 F
Belize City
Saturday, December 14, 2019
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

Cuando un hombre alcanza la edad que tengo yo, un hombre, en igualdad de condiciones, tiene que tener mucho cuidado. Sí, las experiencias de la vida de un septuagenario son muy útiles y aumentan la confianza de un hombre. Pero, el mundo se ha acelerado y avanzado tan exponencialmente cuando se trata de varios tipos de tecnología – computadora, comunicaciones y otros tipos de tecnología – que un hombre mayor tiene que estar verificándose todo el tiempo. Uno tiene que repasar sus interpretaciones con gente más joven, porque ellos son los que entienden qué demonios está pasando.

Ahora, aquellos de ustedes que piensan que me conocen, se sorprenderán al saber que me beneficio de una fuente de humildad. Mientras crecía, pude ver que mi padre y mi tío materno más joven habían hecho algunas cosas, cada uno a su manera, que nunca podría esperar igualar. No importa cómo me vean hablar o comportarme, soy un hombre humilde.

He sido más humilde estos últimos años que nunca antes, porque la hipertensión me impide consumir alcohol. El alcohol, ya saben, convertirá a los gatitos en tigres y a los corderos en leones. El alcohol transforma a los hombres, y la mayoría de las veces esa transformación es para mal.

En Honduras Británica cuando era joven, los beliceños considerábamos el consumo del alcohol con una reverencia casi religiosa. Parte de convertirse en un hombre en nuestra cultura implicaba aprender a “evitar la rasca con el trago”, aprender a beber alcohol socialmente y disfrutar sin que el alcohol lo convierta en un idiota.

El alcohol crea un tipo de experiencia diferente a la de la marihuana. Creo que para el joven promedio de mi época, sentimos que el alcohol nos permitía operar con más libertad y confianza en entornos sociales, especialmente fiestas, con miembros del sexo opuesto. Los psicólogos dirán que el alcohol funciona para eliminar las inhibiciones.

Yo vivía con mis padres y hermanos hasta que me fui a la universidad en Estados Unidos a la edad de 18 años. Estaba bebiendo alcohol durante un par de años antes de partir de Belize, pero no recuerdo haber llegado a casa borracho alguna vez. Nunca fumé marihuana hasta que estuve en la universidad en Estados Unidos.

De la misma manera que el alcohol era visto con especial reverencia cuando yo crecía, el joven promedio le tenía miedo a la marihuana. Entre el momento del huracán Hattie en 1961, y cuando salí de Belize en 1965, la actitud de la calle hacia la marihuana estaba empezando a cambiar. Cuando regresé a casa de la escuela en 1968, mi hermano menor, Michael, que era futbolista, pero también un estudiante de preparatoria, fumaba porro con dos o cuatro de sus amigos que pasaban el tiempo en Teedles en la calle Regent Street West, ubicada a menos de una cuadra de nuestra casa en West Canal. En los siete años entre 1961 y 1968, entonces, las cosas habían cambiado drásticamente.

Mi tío materno más joven me contó una experiencia que tuvo cuando regresó a Belize en diciembre de 1946 después de cinco años en Panamá. Fue a un baile en el antiguo Salón Militia para la temporada de vacaciones, y le ofreció a una amiga una limonada. Fue un choque cultural para él descubrir que ella estaba bebiendo whisky. Supongo que la guerra cambió las cosas un poco en Honduras Británica.

En el caso de la marihuana, mi opinión personal es que Hattie cambió las cosas en Belize. Antes de Hattie, casi toda la escena de la marihuana, estaba al otro lado del puente Yarborough, también conocido como Queen Charlotte Town. La sensación que teníamos al crecer era que la población de los hindúes en Belize fumaba marihuana, y la mayoría de ellos vivía al otro lado del puente en Yarborough. Era sólo el elemento matón de la población criolla que cruzaría el puente Yarborough hacia lo que era una especie de territorio prohibido. O tal vez sólo parecía de esa manera. En aquellos días se decía que cada vez que ocurría un allanamiento o robo mayor, los policías ingresaban a Yarborough y esperaban que los culpables bajaran allí y comenzaran a gastar sus ganancias ilícitas. El primer fenómeno principal que surgió de Yarborough, hasta donde yo sé, fue el equipo de fútbol Independence, dirigido por The Mugger. Inmediatamente después vinieron The Messengers, un icónico combo de música dirigido por Pete Matthews y Bill Belisle.

Tengo parientes cercanos que son descendientes de hindúes porque uno de mis abuelos por parte de mi madre, Louis “Sleepy” Belisle, un pescador, se casó con una dama hindú de Yarborough. Nunca conocí al hijo mayor de mi tío abuelo, pero sus dos hijos mayores, Karl y George, eran alcohólicos. Al menos, eso es todo lo que pude ver.

Uno de mis héroes del cricket cuando crecía fue el bateador, Orlando Rhamdas, conocido popularmente como “Rhamadin”. El Sr. Rhamdas era un funcionario público hindú del área Yarborough. Pero hasta donde yo lo conocía, y él y mi papá se hicieron muy buenos amigos, Rhamadin era un alcohólico. Recuerdo cuando yo era niño y apoyaba fuertemente al equipo de cricket Unity en el viejo parque Edwards, y observaba a Rhamdas y Clive Brackett batear desde extremos opuestos para un oponente de Unity cuyo nombre no recuerdo. Fueron devastadores. Con suerte, el Sr. Clive leerá esto y me ayudará con el nombre del equipo. De todos modos, el Sr. Rhamdas más tarde terminó uniéndose a Unity, y uno de los recuerdos especiales en mi vida es un sábado por la tarde antes de partir cuando jugaba para Unity en el antiguo área Barracks, y recibí instrucciones específicas del único Rhamadin. Ciertamente él sabía lo que estaba haciendo con una pelota de cricket.

Personalmente, creo que sé cómo fue que la marihuana cruzó el puente Yarborough después del huracán Hattie y perdió el estigma, entre mi generación, de ser una sustancia que te volvía loco. Uno de nuestros contemporáneos prominentes de la escuela secundaria fue enviado a Jamaica a estudiar después de Hattie, y creo que él influyó en nuestra generación. Sólo digo.

Mi opinión es que la marihuana te da una estimulación hermosa, una estimulación espiritual, pero he tenido un par de experiencias que no fueron suaves. En aquellos días en que fumaba regularmente con mis amigos, entre finales de los años sesenta y principios de los ochenta, sentimos la presión de estar sujetos a posibles arrestos. De hecho, un policía me apuntó con una pistola en la cara a causa de la marihuana una noche en la galería de la escuela All Saints, y en ese momento decidí que tenía que dejar, José. Esto fue 1982.

En cuanto a la nueva legislación de diez gramos, todo se nivelará a medida que avancemos. La histeria que plantean los predicadores evangélicos no tiene ningún sentido para mí. La marihuana no es un santo, pero el alcohol es peor. Francamente.

Smokey Joe me dijo que la marihuana solía crecer salvajemente en la vieja área de Barracks. Cuando comencé a hablar con personas como él y Charles X “Justice” Eagan (el finado Ibrahim Abdullah), comencé a sentir que se estaba fumando más marihuana en ese lado del puente Yarborough de lo que hubiera estado enterado. Nunca tuve una idea de Smokey como un ex fumador, fíjense, mientras que Justice se había convertido en musulmán años antes de que yo lo conociera en 1969. Ya no fumaba porro.

Hermanos y hermanas, quiero desearles lo mejor para la temporada de Navidad. Si van a beber alcohol, trátenlo con reverencia y respeto. Y si prefieren llevarla calmada, como diríamos, sé que se unirán a mí para decir gracias por la nueva ley que le quita mucha presión a nuestra juventud. Nadie ha investigado nunca a los cientos, quizás miles, de nuestros jóvenes que deben cientos de dólares por multas de marihuana y, por lo tanto, pueden ser recogidos en cualquier momento y encarcelados. La marca del cannabis como ilegal fue un acto totalmente arbitrario de la supremacía blanca internacional. En el caso de nuestro país, el Departamento de Policía de Honduras Británica hizo cumplir esa ley desde que yo era niño y antes de mi época, en nombre de Su Majestad, la Reina Isabel II del Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Dios bendiga a los hindúes.

¡Feliz Navidad, baby!

- Advertisment -

Most Popular

Accident on the Stann Creek Valley road yesterday

There was an accident on the Stann Creek Valley road yesterday that claimed the life of a woman. A white van and a grey...

Teachers prepare to fight over land — again

COROZAL TOWN, Thurs. Dec. 12, 2019-- There is new friction between the Belize National Teachers Union (BNTU) and the Ministry of Education (MoE) as...

“Sure I loved the ladies. But I got a bum rap,” says 101-year-old RB

“Me an my partners had a club — we rented Thistle Hall — and on the weekends we held parties. All the ladies would...

Thieves attempt to rob former Belmopan mayor, Anthony Chanona

BELMOPAN, Tues. Dec. 10, 2019-- One of two thieves pointed a gun at former mayor of Belmopan, businessman Anthony Chanona, and tried to rob...