25 C
Belize City
Tuesday, June 25, 2024

Taiwan helps with wildfire relief efforts

Photo: (l-r) Chief Executive Officer in the...

National Women in Fisheries Association established

Photo: Women in Fisheries Association elected council by...

Graduation highlights

Photo: Rebecca Lucas, valedictorian Belize Adventist College, Corozal,...

Que se legalice, estrictamente para uso local

Editorial (En Espanol)Que se legalice, estrictamente para uso local

El gobierno, después de poner una pausa a la legalización de la marihuana debido a un desafío liderado por las iglesias evangélicas, colocó el asunto en un expediente y lo olvidó. Parecería que el único interés del gobierno era la creación de una nueva industria, y al encontrarse con vientos en contra de aquellos que ven la marihuana como la puerta al infierno, y de aquellos que temían que Estados Unidos nos penalizara a través de su sistema bancario, han perdido todo su celo. Fue todo o nada desde el principio; y al no conseguirlo todo, nos quedamos donde nos encontró el gobierno actual, con una ley sobre la marihuana que fomenta un ambiente de corrupción y violencia y obliga a algunos ciudadanos productivos a la criminalidad.

Hay varias razones por las que deberíamos actuar para legitimar la marihuana. Quienes están en contra de la marihuana legal deben entender que la gente la fumará. Si permanece en manos ilegítimas, exponemos a nuestra gente a adulteraciones mortales. La violencia no se detendrá si es ilegal; promover información falsa erosiona la confianza que los jóvenes adultos y jóvenes tienen en las autoridades, y mantener el status quo fomenta la violencia y convierte a nuestro pueblo en criminales.

La gente fumará marihuana. Mucho antes de que abriera la primera farmacia, el ser humano buscaba plantas medicinales para tratar dolencias del cuerpo y calmar o estimular la mente. Los animales también hacen lo mismo, al menos para sus cuerpos. Hay innumerables historias de animales salvajes que usan plantas para tratar heridas físicas o eliminar parásitos de sus cuerpos. ¿Quién no ha visto perros con dolor de estómago comiendo plantas para provocar el vómito?

Hoy en día existe un mayor conocimiento sobre la marihuana y su potencial para dañar el cuerpo. Es aconsejable que prestemos atención a los consejos de las personas que presentan evidencia científica de los impactos negativos de este medicamento. Las advertencias son abrumadoramente para personas que tienen apetitos incontrolables. Es un objetivo noble salvar a los pocos que son vulnerables. Sin embargo, ilegalizar la marihuana expone a TODOS los consumidores a drogas sintéticas mortales y a adulteraciones, del mismo modo que la prohibición de las bebidas alcohólicas en Estados Unidos entre 1920 y 1933 expuso a los bebedores a productos adulterados o de calidad inferior, algunos tan tóxicos que causaban ceguera e incluso la muerte.

La marihuana es ilegal en Sierra Leona. Eso deja el control de la droga en manos de personas que no responden ante la ley. Kemo Chan, en un artículo de Associated Press, dijo que el presidente de Sierra Leona, Julius Maada Bio, había “declarado la guerra a la hierba, calificándolo de epidemia y amenaza nacional”. Bio dijo: “Estamos siendo testigos de las consecuencias destructivas de la hierba en los cimientos mismos de nuestro país, nuestros jóvenes”. Chan dijo: “La gente rara vez sabe lo que obtiene con la hierba, un derivado del cannabis mezclado con drogas sintéticas como el fentanilo y el tramadol y productos químicos como el formaldehído”.

Esa es la realidad cuando el Estado está mal informado en sus políticas. El lobby antidrogas argumentaría que la posibilidad de que existan productos adulterados debería disuadir a la gente de consumirlos. Eso es lógico, pero extremadamente desconsiderado de las personas que tomarán el riesgo. Millones de personas en todo el mundo fuman marihuana con moderación, a pesar de que es ilegal en sus países. ¿Es justo y responsable que el Estado los deje a merced de los narcotraficantes, algunos de los cuales son extremadamente inescrupulosos?

Una gran parte del discurso de venta del gobierno cuando buscaba apoyo para “legalizarla” fue que el nuevo estatus para la marihuana conduciría a una reducción de los delitos violentos. Actualmente, la posesión de 10 gramos de marihuana es legal, pero no existe una forma legal de conseguirla. El gobierno no lo “legalizó”. Gracias a algunas iniciativas respetables, la violencia no ha aumentado. Tamppoco ha disminuido. Sólo recientemente, en marzo/abril de este año, el gobierno tuvo que sacar la herramienta de los estados totalitarios, el Estado de Emergencia, para hacer frente a una explosión de asesinatos.

Es comprensible que fue un revés para el gobierno cuando no pudieron seguir adelante con la legalización de la marihuana, después de todo el esfuerzo que habían puesto en ello. Pero el gobierno no obtiene puntos por abandonar la legalización en su totalidad. Hacer de la marihuana una nueva industria en crecimiento no es la única manera de eliminar la violencia de la droga. Legalizar la producción y el uso de marihuana estrictamente dentro de nuestras fronteras podría ayudar a restablecer la paz en nuestro otrora tranquilo refugio.

Hay un alto precio por ser deshonesto con nuestros jóvenes y adultos. La marihuana no es la droga mortal que sus detractores afirman que es. Lindsay Whitehurst, en un artículo reproducido en la revista TIME el 16 de mayo de 2024, dijo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos estaba “tomando formalmente medidas para reclasificar la marihuana como una droga menos peligrosa”. Según el artículo, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos estaba tomando “comentarios públicos sobre la propuesta de mover la marihuana de su clasificación actual como droga de Lista I, junto con la heroína y el LSD”, a la Lista III, “junto con la ketamina y algunos esteroides anabólicos”. Las autoridades de Estados Unidos siempre han sabido que los documentales aterradores que declaran que la marihuana es una droga terrible y adictiva eran falsos.

La ley que clasifica a los menores de 16 años como niños sirve para protegerlos de la actividad sexual demasiado temprana, las drogas, el alcohol y el trabajo físico duro, hasta que sus mentes y cuerpos estén completamente desarrollados. No hay indicios de que el consumo de marihuana aumentaría mucho entre los jóvenes si se legalizara para los adultos en Belize. No hay evidencia de que el consumo de marihuana entre los jóvenes haya aumentado desde que se despenalizaron los 10 miligramos. Las personas que fuman marihuana todavía lo hacen en las esquinas, y los niños están tan expuestos a la droga como antes de la despenalización.

El lobby antimarihuana en Estados Unidos ha producido datos que muestran que los estados de ese país que legalizaron la marihuana recreativa han visto un uso cada vez mayor y un aumento de las hospitalizaciones a causa de la droga. Estos hallazgos no deberían provocar histeria. Y la respuesta no debería dejarse en manos del lobby pro-marihuana, que va al otro extremo para encontrar virtud en su droga preferida. La respuesta debe ser un mayor énfasis en la educación de las personas, especialmente de los jóvenes.

Se puso demasiado énfasis en la marihuana como una nueva industria en crecimiento. Para apaciguar a quienes estaban en contra de legalizarla, el gobierno propuso algunas leyes nuevas que en realidad alienaron a los consumidores de marihuana. Algunas de las nuevas leyes y sanciones por infracciones en realidad lo hicieron más difícil para los usuarios que la ley que despenalizó 10 gramos. Una ley propuesta exigía que los consumidores de marihuana obtuvieran una licencia. No todos los homosexuales quieren que el mundo sepa que son homosexuales. No todos los fumadores de marihuana quieren que se anuncie a los cuatro vientos que les gusta la hierba.

No puede ser que estemos satisfechos con el status quo. Si nos esforzáramos con la misma diligencia en elaborar leyes para una industria no destinada a la exportación, como lo hicimos para crear una nueva industria en crecimiento, podríamos aliviar en gran medida la tensión causada por el estatus actual de la droga. Y se pueden obtener beneficios económicos al legalizarla, cultivar marihuana con licencias aprobadas y venderla con licencias aprobadas. Es importante destacar que generaría respeto por un segmento de nuestra sociedad que ha sido marginado y obligado a cometer delitos debido al prejuicio extremo contra la droga. Vamos, Gobierno de Belize, no tiene que publicitarlo. Sabe lo que debe hacer: legalizarla.

Check out our other content

Graduation highlights

Check out other tags:

International