27.2 C
Belize City
Monday, May 16, 2022

Livestock producers “elated” at waived cattle import duty

Mexico’s decision to waive the 15% tariff...

CWU and PBL hold “meaningful talks”

The parties were granted 6 weeks to...

Belize City centenarian Leonora Patnett dies at 108

By Khaila Gentle BELIZE CITY, Mon. May 9,...

Se avecina referéndum sobre ley del cannabis a favor de la exportación pero dura con los usuarios locales

Editorial (En Espanol)Se avecina referéndum sobre ley del cannabis a favor de la exportación pero dura con los usuarios locales

Según los informes, una petición del lobby anti-cannabis y sus simpatizantes obtuvo las firmas del 10% requerido de los electores registrados, el primer paso para desencadenar un referéndum para desafiar el proyecto de ley de licencias y control de cannabis y cáñamo industrial, 2022 recientemente aprobado (pero aún no efectuado).

Luego de su éxito, se espera que el lobby anti-cannabis presente su petición a la Gobernadora General (GG), y de allí la petición irá a la Oficial Principal de Elecciones, cuya oficina examinará las firmas de los peticionarios para asegurarse de que se cumplan los requisitos del referéndum, proceso que debe completarse en un plazo de dos meses. Si todo está en orden, la GG emitirá una Orden de Referéndum, y dentro de los 30 días los beliceños deberán votar sobre el asunto. Según la Ley de Referéndum de Belize, Capítulo 10, Edición Revisada de 2020, una mayoría simple decide el resultado.

Muchos beliceños dan la bienvenida a la idea de un referéndum, pero no está escrito en piedra que habrá uno, ya que la revisión crítica de las firmas aún no se ha completado. Los beliceños nunca obtuvieron un voto oficial cuando Oceana entregó más de 18.000 firmas en una petición en 2011 para iniciar un referéndum sobre la exploración petrolera en alta mar. Oceana llevó el asunto a los tribunales después de que el Departamento de Elecciones y Límites (EBD por sus siglas en inglés) anulara una gran cantidad de peticiones, pero no tuvo éxito.

En 2012, la organización llevó a cabo el “Referéndum del Pueblo”, un ejercicio no oficial en el que más de 30.000 beliceños votaron rotundamente en contra de la exploración petrolera en alta mar. Ante la demostración masiva, el Gobierno de Belize anunció la prohibición de la perforación en alta mar poco después.

En 2014 hubo un intento fallido de provocar un voto de destitución del exministro de gobierno, Elvin Penner. El Sr. Penner, el entonces representante de Cayo Noreste, había sido destituido del Gabinete después de un escándalo en el Departamento de Inmigración, y el principal partido opositor (el PUP) se movilizó para que lo destituyeran y se celebraran nuevas elecciones en la división que representaba. El PUP y sus simpatizantes pensaron que tenían el 30% requerido de electores en la división para desencadenar la acción, pero luego de escudriñar su lista, el EBD declaró que le faltaban 79 firmas.

Es discutible cuánto duraría la celebración del lobby antimarihuana si obtuvieran los votos en un referéndum para derogar la nueva ley. El Gobierno podría volver a la mesa de dibujo y, después de algunas revisiones, presentar un nuevo proyecto de ley. Algunos considerarían eso como mala fe por parte del Gobierno, y tendrían razón al sentirse de esa manera, si la ley del cannabis no tuviera tantas partes: el uso recreativo, el consumo de comestibles por parte de locales y turistas, uso medicinal y exportación.

No se sabe cuánto apoyo para el referéndum provino de personas cuya principal preocupación era que la exportación de marihuana amenazaría nuestro sistema bancario. El ex Fiscal General, Michael Peyrefitte, ha declarado que esa fue una de las razones por las que el gobierno anterior no fue más allá de despenalizar 10 gramos de marihuana. El tres veces Primer ministro, Dean Barrow (2008-2020); Lord Michael Ashcroft, dueño del banco más grande del país; y el pastor Louis Wade, quien probablemente es el principal defensor del cabildeo contra la marihuana, comparten la posición del anterior fiscal general.

En respuesta a este temor, el Ministro del Interior y Nuevas Industrias de Crecimiento, el Honorable Kareem Musa, ha dicho que la industria legal del cannabis medicinal en Jamaica no está causando problemas al sistema bancario de ese país, y que el cannabis seguirá siendo una “industria de dinero en efectivo” en Belize hasta que el gobierno federal de EE. UU. disminuya sus restricciones.

Los buscadores de referéndum que quieren que se prohíba la marihuana recreativa en Belize podrían no haber comparado la nueva ley con la anterior. Si se derrota la nueva ley, se espera que volvamos a la enmienda de la Ley de Uso Indebido de Drogas que permitió la despenalización de 10 gramos de marihuana en 2017. La enmienda permitió que las personas de 18 años o más usaran la droga, con algunas restricciones.

El entonces Ministro del Interior, Wilfred Elrington, presentó ese proyecto de ley a la Cámara de Representantes, y hablando sobre ello, el ex Ministro de Estado en el Ministerio del Interior, Elodio Aragon, Jr., dijo que la enmienda trataba sobre la “mera posesión de 10 gramos o menos de marihuana”, que dicha posesión no sería un delito penal “a menos que la posesión ocurra en las instalaciones de una escuela u otra institución educativa”, que fumar la hierba estaba bien “cuando se hace en la propia casa de la persona u otro alojamiento especificado con el permiso de los propietarios/operadores.” (citas de archivos de 7News)

En lo que se refiere a los usuarios locales, la nueva ley es extremadamente dura. Según la nueva ley, todos los que quieran cannabis para uso personal deben tener 21 años o más y estar en posesión de una Tarjeta de Identificación del Programa de Cannabis (TIPC), por la cual deben pagar $50. Esta tarjeta le permite al usuario de marihuana comprar la droga en el Vivero Central o en un dispensario autorizado, cultivar dos plantas y tener 28 gramos de producto de cannabis. El titular de una TIPC que viole la ley será multado con $1,000 en la primera instancia y $5,000 por cualquier infracción posterior.

La única ventaja aparente de la nueva ley para los usuarios locales de marihuana es que un mayor control del producto debería brindarles cierta protección contra cultivadores extranjeros sin escrúpulos y comerciantes locales que adulteran sus productos. Un verdadero obstáculo para los usuarios que no cultivan su propia marihuana (dos plantas) es la Sección 15(1) de la Ley, que establece que “la actividad con licencia no se llevará a cabo dentro de una milla de una institución educativa o un área residencial”.

En una discusión anterior sobre el cannabis, afirmamos que debemos observar el proceso “en cada paso del camino, para asegurar lo mejor para nuestra gente, con especial énfasis en nuestros niños y jóvenes para ayudarlos a mantenerse alejados de las drogas y el alcohol”. En la sesión del Senado en la que se aprobó el proyecto de ley, el principal senador del Gobierno, el Honorable Eamon Courtenay, dijo, luego de que los interlocutores sociales y los senadores de la oposición expresaran serias preocupaciones, que habría más consultas y enmiendas a la ley.

En Canadá, un país que en 2018 legalizó la marihuana recreativa para personas mayores de 18 años (19 años y más en algunas áreas), el gobierno canadiense publicó una hoja informativa que advierte a los jóvenes que la mejor manera de proteger su salud es no “usar cannabis.” La hoja informativa decía que las personas jóvenes tienen más probabilidades de ser dañadas por la droga “porque su cerebro todavía se está desarrollando hasta alrededor de los 25 años”.

Nuestro objetivo debe ser desalentar el consumo de marihuana, especialmente entre nuestros jóvenes, y las herramientas disponibles para nosotros son la educación, la intervención significativa y leyes bien pensadas que la gran mayoría de nosotros podemos apoyar. El Gobierno ha prometido un mayor escrutinio de la nueva ley. Tal como está ahora, es favorable a la exportación y duro con los usuarios locales. Necesitamos hacerlo bien.

Check out our other content

Check out other tags:

International