25 C
Belize City
Wednesday, October 5, 2022

SIB reports 13.5% GDP growth, tripling of rum production

The Statistical Institute of Belize reported that...

Older Persons Week 2022 is observed

by Khaila Gentle BELIZE CITY, Thurs. Sept. 29,...

“Solo el pueblo…”

Editorial (En Espanol)“Solo el pueblo…”

Lun. 29 de agosto de 2022
   
El poder del “gran dinero” nunca es más evidente que en época de elecciones. Como dice una famosa cita estadounidense: las tres cosas más importantes en una elección son “dinero, dinero y dinero”. Y no se puede negar que los “cofres de guerra” de los principales partidos políticos beliceños son tales que hasta ahora los terceros partidos no han podido competir, a pesar de su fuerte retórica y sincera dedicación. Pero hay momentos en que el ímpetu de desencanto con el partido en el poder ha sido tan fuerte que parece que ninguna cantidad de dinero puede frenar “la fuerza de una idea a la que le ha llegado su hora”. Cuando el pueblo beliceño se ha decidido, un partido puede traer todo el dinero que quiera y, como se dice en las calles, la gente “tomará su dinero y votará para sacarlos”; la marea la cambiarán aquellos que “voten a conciencia”.
   
No se puede negar que hay algunos, de los dos partidos políticos principales, que “cumplirán con su deber partidista” una vez que la compensación se considere adecuada, pero hay un bloque de votantes, y se sospecha que entre ellos hay ciertos miembros de ambos partidos principales, que influirán en las elecciones beliceñas de una forma u otra, y al carajo con los “sobornos” electorales. Esos son los beliceños realmente profundos y sinceros, para quienes el país es más importante que el partido, y el beneficio a largo plazo para Belize supera cualquier obsequio rápido o regalo de partido, cuyo futuro de los niños pesa más en sus mentes que la cara sonriente de los representantes de área buscando votos. Y son estos mismos patriotas sólidos como una roca los que necesitarán mostrar sus músculos políticos en la batalla actual contra los gigantes corporativos que están decididos a salirse con la suya con proyectos que pueden empañar y paralizar para siempre la Joya en su búsqueda decidida de saquear y explotar nuestros preciados recursos naturales. Si bien las voces ambientales pueden esclarecer, es la convicción de la gente la que debe presionar a nuestros políticos electos para que hagan lo correcto.
   
El problema con algunos de nuestros políticos de Belize, y es un problema que es común a los dos partidos principales, es que parece que se ha desarrollado una tendencia de pensamiento, una filosofía, realmente, que casi la convierte en un mantra sagrado, donde los políticos cantan audazmente las grandes alabanzas de la “inversión extranjera directa”, la IED, como si fuera un Santo Grial que vendrá a salvar al pueblo beliceño. La gente está pidiendo a gritos “trabajos, trabajos, trabajos”, y nuestros líderes políticos, naturalmente, se esforzarán por satisfacerlos, lo que a menudo resulta en una prisa indebida para “dar visto bueno” a cualquier nueva propuesta importante de “inversión extranjera directa” que se les presente. Con el atractivo de mega millones de dólares y cientos, incluso miles de puestos de trabajo que algunos inversionistas colgarán ante ojos ansiosos, ha habido propuestas de proyectos que fueron vergonzosos para algunos políticos, cuando inteligentes beliceños patrióticos descubrieron que eran una amenaza para el bienestar de nuestra nación. El ejemplo más evidente de un proyecto de “inversión extranjera directa” de este tipo, que, como siempre se dice, habría inyectado millones de divisas en nuestra economía, fue el glamuroso desarrollo propuesto de Puerto Azul Exclusive Resorts & Hotel, una inversión que se dice que costaría “miles de millones”, esa fue una gran noticia internacional en 2014.
   
Y, por supuesto, los desarrolladores elogiaron a Belize y nuestros maravillosos arrecifes y cayos, y se comprometieron enfáticamente a garantizar que nuestro medio ambiente no sufriera ningún daño. En un evento de gala en el 67º Festival Anual de Cine de Cannes, los desarrolladores organizaron una Noche de Aventura Puerto Azul, donde describieron su proyecto como una “experiencia de lujo de ensueño que se construirá en las aguas claras y hermosas del arrecife Lighthouse, Belize”. Realmente le dieron con todo, y si escuchan las afirmaciones de los profesionales de la propaganda, es fácil dejarse llevar por todas las cosas buenas que tienen que decir. ¿Hablando de trabajos? Declararon que el proyecto “daría cabida a 1.000 invitados y 2.000 empleados”. Y más, también habría “suites residenciales, apartamentos y bungalows sobre el agua, banco y centro de negocios, estación de policía, guardacostas, bomberos, centro de telecomunicaciones, campos de golf, áreas comerciales, parque de diversiones, super yate marino, escuela de buceo, cámara hiperbárica, jardín botánico, hospitales, escuela vocacional y gestión de alcantarillado y desechos, por nombrar algunos”.
   
Afortunadamente, no todos nuestros entonces representantes del gobierno UDP estaban completamente flaqueados por los halagos de los vendedores de Puerto Azul. Mientras dos ministros de gobierno estaban siendo recibidos en la “fiesta ultra elegante Puerto Azul Exclusive Resorts”, otro ministro les advirtió que nuestro Gabinete solo había “aprobado el permiso para que Puerto Azul realice un estudio ambiental para confirmar si el proyecto es sostenible.” Todavía no se había aprobado ninguna EIA.

   Y ahí es donde el pueblo beliceño, con la iluminación y el liderazgo de nuestros ambientalistas, pronto acudió al rescate de la nación. Con una oleada de apoyo de los beliceños comunes, especialmente en San Pedro, el gobierno se vio obligado a poner “frenos” masivos a todo el escandaloso asunto. Fue un caso clásico de, como dice el viejo proverbio beliceño, “descifrar lo que tiene sentido y lo que no”.
  
 Un comunicado del 21 de noviembre de 2014 en europe.oceana.org quizás lo resumió mejor, diciendo en parte: ”…Desarrolladores extranjeros están planeando un masivo complejo de lujo en el atolón, que es parte del Sistema de Barrera de Coral Mesoamericano, la barrera de coral más grande en el hemisferio occidental y un próspero ecosistema marino. Llamado Puerto Azul, el proyecto propuesto diezmaría un importante hábitat marino y comprometería la integridad de la industria del turismo ecológico de Belize…
   
”La oposición a Puerto Azul está muy extendida entre los beliceños. Si bien apoyan el turismo, la columna vertebral de la economía del país, no apoyan la construcción de un centro turístico que destruirá irreversiblemente el arrecife mesoamericano, el mismo lugar que los turistas vienen a experimentar. Si un proyecto de este tipo va a seguir adelante, debe construirse en otro lugar, en un sitio que no amenace la salud de la vida marina protegida y los sitios del Patrimonio Mundial…”
   
Ahora, bajo un gobierno PUP, los beliceños se enfrentan actualmente a una crisis inminente de opciones, entre, por un lado, el brillo de dos grandiosos proyectos propuestos, Waterloo y Vulcan, y ciertos políticos entusiastas que pregonan la gloria de las inversiones extranjeras directas y los trabajos, trabajos, trabajos; y por otro lado, la advertencia cautelosa de nuestros científicos ambientales que no se dejan seducir fácilmente por el atractivo del dinero rápido y fácil, sino por la salud y sostenibilidad a largo plazo de las maravillas naturales que la bondad de Dios nos dio para proporcionar riqueza continua y sustento para generaciones venideras de beliceños.
   
Algunas decisiones se toman más fácilmente que otras. Y donde algunos políticos aparentemente sinceros y generosos por lo general están locamente a favor del megaproyecto de cualquier multimillonario debido a “trabajos, trabajos, trabajos”, será tentador para algunos partidarios subirse al carro de “todos estos millones” y decir, “por favor llévennos allí”. Pero también hay un viejo dicho que “una vez mordido; dos veces tímido.” Y si existe una nación y un pueblo que ha sido “mordido una vez”, y mordido una y otra vez, somos nosotros, el pueblo beliceño. Está bien ser invitado a un banquete, beliceños, pero ¿de qué sirve si no se ha preparado un lugar para que sus hijos coman? Estamos jugando con aguas profundas y peces depredadores muy grandes.
 
  No tenemos todas las respuestas; pero la voluntad del pueblo, sin importar cómo se realice, es más poderosa que el motivo de cualquier desarrollador o el plan de cualquier político. En asuntos  de la tierra y el mar y la “riqueza incalculable” de la naturaleza que Dios le ha dado a esta nación, tendemos a percibir más sinceridad, consistencia y honestidad en el consejo de nuestros científicos, aquellos que no están en la nómina del desarrollador o del gobierno, que en algunos de nuestros políticos.
   
De hecho, este es un momento para mantener la mente abierta, beliceños. “Duerman con sus propios ojos”, escuchen su propio corazón, “descifren lo que tiene sentido y lo que no”, y decidan si dirán “sí” o “no”, y dejen que se escuche su voz, no solo por hoy, sino por los niños de mañana.

    ”¡Solo el pueblo puede salvar al pueblo!”
 
(Alguna información para este artículo fue tomada de sanpedrosun.com y ambergriscaye.com)

Check out our other content

August inflation rate was 7.4%—SIB

Job-seeking teen killed by group of men

Wayne Alyson Sampson (1960-2022)

Check out other tags:

International