74 F
Belize City
Saturday, September 26, 2020
Home Editorial (En Espanol) Todo beliceño debe comprometerse a detener la propagación del COVID-19

Todo beliceño debe comprometerse a detener la propagación del COVID-19

Hace apenas un par de meses, estábamos siendo aclamados como un país que estaba haciendo todo lo correcto para contener COVID-19, y también nos dábamos palmaditas en la espalda por nuestro logro, pero ya no más. En menos de una semana hemos pasado de país del cartel a uno que está a punto de ser miembro del grupo que debe ser rechazado si uno no quiere exponerse a la enfermedad.

El 23 de marzo de 2020, registramos nuestro primer caso, y antes de que la enfermedad pudiera establecerse en comunidades de todo el país, fuimos colocados bajo un estado de emergencia, casi un bloqueo total, durante todo el mes de abril. Esta fue una medida abrumadoramente exitosa que nos permitió limitar la propagación de la enfermedad a 18 personas, dos de las cuales lamentablemente murieron. La medida fue costosa, extremadamente, pero maravillosamente efectiva.

Algunas restricciones se eliminaron a fines de abril y, a fines de junio, sin casos reportados en el país, se levantó el estado de emergencia. Sin embargo, el Director de Servicios de Salud, el Dr. Marvin Manzanero, y su equipo de salud nos advirtieron sobre la inevitabilidad de una segunda ola que podría ser considerablemente más seria que la primera ola si fuéramos descuidados. Se nos aconsejó que mantuviéramos la guardia alta en todo momento, lo que significa que cuando saliéramos al público deberíamos mantener la distancia física y usar máscaras que cubran nuestra boca y nariz, y que deberíamos lavarnos/desinfectarnos las manos con frecuencia.

Estuvimos sin un caso registrado de COVID-19 durante 53 días, antes de que se identificara el caso 19, y desde entonces hemos estado registrando casos aislados, que consisten exclusivamente en beliceños regresando a casa, principalmente de Estados Unidos y México, y saltadores de fronteras.

Existía una gran preocupación por los beliceños que cruzaban la frontera hacia México y Guatemala, por razones sociales o para comprar bienes de contrabando, porque el número de casos de COVID-19 iba en aumento en esos países. También hubo una gran preocupación por los informes de que estábamos ignorando las medidas de seguridad exigidas para viajar en autobuses y taxis acuáticos y acudíamos a bares.

Muchos beliceños jóvenes y relativamente jóvenes, similares a personas del mismo grupo demográfico en otros países, bajaron la guardia porque los estudios muestran que la mayoría de ellos no corren un gran riesgo de enfermarse gravemente o morir si contraen la enfermedad. Algunos beliceños sintieron que no era prudente cerrar el país en abril porque no importa qué tan bien nos protejamos de la enfermedad, algún día todos estaremos expuestos o infectados por el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19 debido a la forma en que se propaga la enfermedad. Muchos de ellos tampoco respetaron las medidas de seguridad.

Nadie puede negar el beneficio excepcional del cierre de abril; los expertos médicos están aprendiendo más sobre la enfermedad cada día, y es un hecho que aquellos que se infectan ahora tienen la oportunidad de tener mejores resultados que las personas que se infectaron hace tres meses.

En este momento, los expertos médicos no pueden decir con gran precisión exactamente cuál es la tasa de mortalidad de esta enfermedad tan peligrosa, porque nadie sabe cuántas personas se han infectado realmente, pero se sabe que una de cada cinco personas que presentan síntomas, necesita atención hospitalaria, y una de cada veinte personas que necesita atención hospitalaria pasará tiempo en una unidad de cuidados intensivos. Los estudios muestran que una persona que se enferma de COVID-19 tarda de dos a ocho semanas en recuperarse por completo, y una persona que se enferma gravemente podría tardar más de un año.

Hemos visto la rapidez con la que los servicios de salud de países mucho más ricos que el nuestro se han visto abrumados, por lo que es urgente detener la propagación. Sin dudas, quejas o peros; no hay forma de que nuestro país pueda manejar un brote importante de la enfermedad.

En la primera semana de julio registramos nuestros casos 29 y 30, con nueve casos activos todos en cuarentena. Al final de la primera semana de agosto, el número de casos registrados se disparó a 146 y el número de casos activos aumentó a 112. Hay más casos por ahí, y nuestra gran preocupación es que pueda haber muchos.

Cualquiera que observe las cifras con cuidado llegará a la conclusión de que si no contenemos esta enfermedad, nuestro sistema de salud colapsará y cerrará nuestra economía. Jóvenes y mayores, todos debemos hacer nuestra parte para mantener la enfermedad bajo control.

Demasiados de nuestros líderes fallaron en su deber

Es posible que todos nuestros líderes no tuvieran el buen sentido de darse cuenta de que no estábamos en condiciones de ser descuidados con COVID-19. No pueden ser excusados. Realmente no importa en qué campo se encuentren (política, religión o medios de comunicación), un líder valioso tiene el sentido de saber que no está calificado para oponerse o ignorar el consejo de las principales autoridades en nuestra parte del mundo, la Organización Mundial de la Salud y el Centro de Control de Enfermedades de EE. UU.

Demasiados beliceños en posiciones de liderazgo no se tomaron el COVID-19 lo suficientemente en serio. Demasiados de ellos no siguieron las recomendaciones sobre el distanciamiento físico y el uso de máscaras sobre la boca y la nariz cuando estaban en público.

Tenemos que preguntarnos por qué las autoridades no hicieron cumplir las medidas de seguridad para las personas que viajan en autobuses y taxis acuáticos, y las personas que se congregan en bares e iglesias, áreas que se sabe que son propicias para la propagación de enfermedades como el COVID-19. Tenemos que preguntarnos por qué todas las personas que salían de San Pedro antes del inminente encierro no fueron sometidas a una prueba rápida. La prueba no es tan buena como la RCP, pero tiene mucho valor.

Sabíamos que la situación con las aldeas fronterizas era crítica. ¿Por qué no nos aseguramos de que las aldeas fronterizas tuvieran un exceso de comida y bebida para que la gente comprendiera mejor lo importante que era quedarse en casa en este momento?

Hay informes no verificados de un vuelo privado autorizado a volar a Belize, donde las autoridades no se aseguraron de que todos los involucrados siguieran los protocolos establecidos. Rezamos para que no sea así.

Con un solo desliz, cualquiera de nosotros puede enfermarse de una enfermedad contagiosa como COVID-19. Estábamos resbalando por todos lados. Los líderes inteligentes y conscientes dan buenos ejemplos. Solo unos pocos de los nuestros cumplieron con su deber y muchos se derrumbaron.

- Advertisment -

Most Popular

Belize celebrates 39 years of Independence

BELIZE CITY, Mon. Sept. 21, 2020-- Belize celebrated its 39th year of independence on Monday, September 21, 2020. The celebrations started off with the...

Police charge owner of farm where drug plane landed, for prohibited ammunition

ORANGE WALK TOWN, Wed. Sept. 23, 2020-- Noel Codd, a farm owner and businessman of Orange Walk Town, on whose farm a suspected drug...

COVID-19 update: 52 new cases; 1,758 total confirmed cases

BELIZE CITY, Thurs. Sept. 24, 2020-- Data released tonight reveal that 52 new cases were identified today, and the number of recoveries is 1,072,...

No political debates in Belize

Dear Editor, The general election is fast approaching, and because of this new normal it’s difficult to get a pulse of the people in regards...