22.8 C
Belize City
Monday, May 16, 2022

Livestock producers “elated” at waived cattle import duty

Mexico’s decision to waive the 15% tariff...

CWU and PBL hold “meaningful talks”

The parties were granted 6 weeks to...

Belize City centenarian Leonora Patnett dies at 108

By Khaila Gentle BELIZE CITY, Mon. May 9,...

Un referéndum solo podría retrasar lo inevitable

Editorial (En Espanol)Un referéndum solo podría retrasar lo inevitable

La semana pasada, Noticias Krem informó que cinco pastores, miembros de la Asociación Evangélica Nacional (NEAB por sus siglas en inglés) y el sacerdote católico romano, John Robinson, se habían reunido en los escalones de la Asamblea Nacional para mostrar su desaprobación del Proyecto de Ley de Licencias y Control de Cannabis, 2022 que estaba siendo presentado en la Asamblea Nacional por el Ministro de Nuevas Industrias de Crecimiento y Asuntos Internos, el Honorable Kareem Musa. Los líderes religiosos habían estado a favor de que la marihuana siguiera siendo un producto totalmente prohibido, cuando un gobierno anterior se movió para despenalizar 10 gramos de la droga para uso personal, en 2017, y ahora que un gobierno está avanzando hacia la liberación de la droga aún más, los líderes religiosos han intensificado su ofensiva.

La Organización Mundial de la Salud relajó su posición sobre la marihuana para uso medicinal en 2020, moviéndola de su lista de “drogas más peligrosas”, pero este cambio no ha tenido influencia en los pastores en Belize. Puede que quieran prestar atención a la marihuana medicinal, pero no quieren que lo cultivemos. Consideran que la marihuana es una droga mortal y están presionando para que se lleve a cabo un referéndum, con la esperanza de que la gente vote en contra de legalizarla para uso recreativo y tal vez incluso revoquen la despenalización de 10 gramos. A juzgar por lo que está pasando en México, donde están cerca de legalizar la marihuana recreativa, y en Estados Unidos, donde muchos estados lo han hecho, un referéndum en Belize solo podría lograr un retraso de lo inevitable.

En los EE. UU., es a través de referéndum que el uso recreativo de la marihuana ahora es legal en varios estados de ese país. A la vanguardia del cabildeo para que los estados voten sobre el estado de la droga se encuentra el “Proyecto de política de la marihuana” de los EE, una organización sin fines de lucro basada en Washington, D.C., que fue fundada en 1995 con la visión declarada de crear “una nación donde la marihuana es reegulada legalmente, de manera similar al alcohol, la educación sobre la marihuana es honesta y realista, y el tratamiento para consumidores problemáticos de la marihuana no es coercitivo y está orientado a reducir el daño”.

Uno por uno, los estados de EE. UU. han ido despenalizando o legalizando la marihuana para uso recreativo. BALLOTPEDIA, una enciclopedia política en línea no partidista y sin fines de lucro de los EE. UU., afirma que, a mediados de 2021, dieciocho estados de los EE. UU. ya habían legalizado la marihuana recreativa. Los legisladores en los EE. UU. están a punto de regular la marihuana de manera similar a como se regula el alcohol en toda esa nación.

En Belize, nuestro gobierno se está moviendo hacia regulaciones similares al alcohol para controlar la marihuana, pero no sin una gran resistencia. El exministro de gobierno, Wilfred Elrington, escribió la semana pasada en una columna en The Reporter titulada “Dons, Dealers and Dors” que “la evidencia ¡Es irrefutable que la legalización de la marihuana hace mucho más daño que bien a los pobres y desamparados en aquellas sociedades donde ha sido legalizada!”. Elrington no citó sus fuentes, pero en general se acepta que las personas marginadas corren más riesgo que sus pares en mejores condiciones.

El cabildeo local en contra de la legalización de la marihuana ha opinado que si el Gobierno de Belize otorgara tal estatus a la droga, se interpretaría como luz verde y conduciría a un uso explosivo de la misma por parte de la juventud de nuestra nación. En todos los aspectos de sus vidas, se debe hacer más por este grupo, pero en general, legalizar la marihuana no es la gran amenaza para ellos que muchos pretenden. En Colorado, donde se legalizó el uso recreativo de la marihuana en 2012, el Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado dijo que “la proporción de estudiantes de secundaria de Colorado que informaron haber usado marihuana alguna vez en su vida se mantuvo estadísticamente sin cambios entre 2005 y 2019”.

El pastor Robinson, al presentar el caso de la Iglesia Católica en contra de la legalización, habló sobre una visita que realizó recientemente a un área en California, EE. UU. El pastor Robinson dijo que California, “uno de los lugares más ricos del mundo… legalizó la marihuana recreativa en 2016 [y] ahora es irreconocible, con personas sin hogar viviendo en las calles… muchos o quizás la mayoría de ellos son adictos a las drogas”. Greg Rosalsky, en un debate sobre las personas sin hogar en California que se transmitió en la prestigiosa NPR, dijo que el presidente de la Alianza Nacional para Acabar con las Personas sin Hogar, Nan Roman, dijo que la causa fundamental de que las personas vivan en las calles de California es que “las viviendas se han vuelto demasiado escasas y caras.” Rosalsky mencionó la pobreza, la enfermedad mental y el uso crónico de drogas como contribuyentes al problema.

El pastor Robinson dijo que si los padres “no pueden levantarse y decir no a este proyecto de ley, ¿cómo podemos esperar que nuestros hijos digan no a las drogas?” Amandala respeta la posición de las iglesias y de todos los defensores que trabajan para disuadir el uso de drogas y alcohol. Este periódico dejó de aceptar anuncios de cigarrillos hace décadas, y aunque ha criticado el “maltrato” por parte del estado a los rastafaris que usan la droga en sus ceremonias religiosas, nunca ha fomentado el consumo de marihuana. Sin embargo, hay adultos a los que les gusta la droga, e ilegalizarla ha sido desastroso.

El determinado Sr. Elrington, en su nota en The Reporter, dijo que “los traficantes, los capos y los vendedores comprometen fácilmente a nuestras élites políticas y de servicio público, lo que les hace prácticamente imposible cumplir con sus deberes en el mejor interés de nuestro país”. Como se observó en los EE. UU., prohibir el alcohol condujo a la corrupción de sus líderes políticos y fuerzas de seguridad, y provocó el caos en las calles cuando las pandillas lucharon entre sí por una parte de las ganancias ilegales. Un hombre sabio dijo en alguna parte que la locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes. Los EE. UU., reconociendo la locura de prohibir el consumo de alcohol, legalizaron las bebidas espirituosas allá por 1933.

Nuestros líderes de la iglesia no podrían ser criticados si están un poco celosos al ver a tantos miembros potenciales de sus rebaños que, en su desesperación por aliviar la angustia mental y física causada por la pobreza extrema y la vivienda inadecuada, recurren al alcohol y la marihuana en lugar de la Palabra. De hecho, sería grandioso ver los bancos repletos de almas ansiosas, pero en el mundo del libre albedrío, un regalo especial del Todopoderoso, las personas toman decisiones, y aunque es lamentable cuando tomamos decisiones no tan saludables, siempre y cuando no estemos interfiriendo directamente con nuestros vecinos, nuestros derechos deben ser respetados.

Criminalizar la marihuana fue un desastre, y despenalizar 10 gramos es solo una tirita. Utilizar un referéndum para tratar de retrasar que el Gobierno de Belize tome el control de la producción, distribución y uso de la droga no ayudaría en nada. Lo que debemos hacer, mientras el Gobierno procede a legalizar la marihuana, es observarlos en cada paso del camino, para garantizar lo mejor para nuestra gente, con especial énfasis en nuestros niños y jóvenes para ayudarlos a mantenerse alejados de las drogas y el alcohol.

Check out our other content

Check out other tags:

International