74 F
Belize City
Wednesday, April 14, 2021
Home Editorial (En Espanol) ¿Viene la  revolución?

¿Viene la  revolución?

”En mayo del año pasado, el entonces Primer Ministro, el Honorable Dean Barrow, dijo que la escritura en la pared decía que el próximo gobierno de Belize tendría que buscar ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI). 

”Todos recordamos cuando dijo que se lamentaba por el pobre Belize, y que absolutamente necesitaríamos obtener una inyección de capital del exterior, y los prestamistas internacionales como condición exigirían que hiciéramos lo que nos han estado aconsejando durante años: introducir una reforma de las pensiones, recortar la masa salarial y considerar la reducción de personal en el sector público.” – Editorial, AMANDALA, vie. 12 de marzo de 2021

Debido a la terrible situación económica en la que se encuentra nuestro país, y las repercusiones naturales sobre el sustento de nuestros ciudadanos, especialmente aquellos que están por debajo del umbral de la pobreza, la reacción instintiva de la mayoría es señalar con el dedo al gobierno de turno o al gobierno de turno anterior. Alguien lo causó, y alguien tendrá que sacarnos de este lío ahora, es la reacción general. La política de la base en Belize se ha reducido a lo largo de los años a simplemente “¿qué has hecho por mí últimamente?” Pero la situación es tan mala esta vez, que habrá que poner mucho más énfasis en “nosotros” si, como nación que nació después de una “revolución pacífica y constructiva”, no somos capaces de rebotar de este precipicio sin descender primero a una revolución de una variedad histórica diferente y más común: la violencia y el derramamiento de sangre. Es la sabiduría de todas las épocas que, para que cualquier viaje logre su objetivo, es mejor que primero uno sepa cómo llegó a donde está, luego puede trazar el camino a seguir con mayor precisión.

En el caso de Belize, aquellos de nosotros lo suficientemente mayores para recordar los lemas impresos en el momento de nuestra Independencia en 1981, recordaremos que uno de esos lemas decía: “¡Independencia hoy! ¡Liberación mañana! “ O algo parecido a eso. Ciertamente recibimos nuestra independencia política del Reino Unido, nuestros antiguos amos coloniales de siglos. Ya no éramos “súbditos británicos”, sino que ahora éramos ciudadanos de la nueva nación de Belize. “Preesho”, nuestro héroe nacional, George Cadle Price, había navegado con éxito nuestro barco multiétnico hacia el reino de la nacionalidad, con los 8867 millas cuadrados de antiguos bienes raíces de la Corona británica, ahora propiedad exclusiva del nuevo pueblo beliceño. ¿O lo era?

Quizás no dedicamos suficiente tiempo a mirar atrás, pero, a pesar de que nuestro himno se jacta de nuestra “riqueza incalculable”, casi de inmediato el nuevo Gobierno de Belize comenzó a tener problemas financieros. De modo que, en 1984, fue un nuevo gobierno, el Partido Demócrata Unido (United Democratic Party, UDP), que llegó al poder con una victoria aplastante en las urnas. Y una de las primeras acciones del UDP fue desmantelar BELCAST, la Facultad de Artes, Ciencia y Tecnología de Belize; y reemplazarla con un Colegio Universitario de Belize (UCB en inglés) estrictamente orientado a los negocios en una relación hermana con Ferris State University en los EE. UU. Y luego, el Princess Casino, que era mal visto bajo el gobierno anterior del Partido Unido del Pueblo (PUP), pronto recibió luz verde bajo el UDP. Y luego estaban los pasaportes…

A partir de entonces, nuestra historia política como pueblo parece haber sido una búsqueda continua de un nuevo mesías político, yendo y viniendo entre los dos partidos políticos principales, uno invariablemente durante un cierto período convirtiéndose en el villano y el otro en el salvador, solo para cambiar de lugar en cinco años, con algunas excepciones en el camino. La principal razón por la que ningún tercer partido no ha tenido un gran éxito en las elecciones nacionales, es que no ha podido convencer al electorado de que efectivamente es viable en el proceso electoral, que hoy en día demanda grandes aportes económicos, que solo los dos grandes establecidos partidos, el PUP y el UDP, parecen capaces de dominar.

¿Hay alguna pista a nuestro problema allí, donde los donantes de campaña pueden luego mover algunos hilos importantes con el partido elegido al gobierno? Después de todo, se cree comúnmente que los donantes de campañas políticas a menudo cubren sus apuestas con los dos partidos principales.

Pero estamos donde estamos; y hemos llegado aquí bajo la dirección tanto del PUP como del UDP durante los últimos cuarenta años de Independencia. Enfrentados con la crisis económica impulsada por la pandemia que ahora nos sobreviene, tal vez sea el momento de realizar una reflexión y un análisis serio y sobrio de nuestra situación desde la independencia, a fin de determinar si en verdad trazamos un rumbo desde 1981 hacia la verdadera “liberación” económica de la nación y el pueblo beliceño. Alguna vez fuimos una colonia de Gran Bretaña, pero ¿hemos sido verdaderamente “descolonizados” o simplemente nos hemos puesto en camino para continuar el proceso de explotación bajo los nuevos términos del neocolonialismo? ¿El sistema parlamentario que heredamos de los británicos está diseñado para mantenernos en condiciones de ser explotados continuamente como pueblo?

Después de todo, mirando más atrás a la Emancipación en 1838, nuestros ancestros esclavizados simplemente fueron convertidos en trabajadores desesperados sin dinero ni tierra propia; así que todos tuvieron que volver a trabajar para los mismos antiguos amos esclavistas, solo que ahora con salarios de “esclavos”. Y este proceso “neocolonial” se llevó a cabo principalmente haciendo que la tierra estuviera fuera del alcance del hombre común. Curiosamente, eso sigue siendo un problema; y requiere mucha explicación histórica y revisión para que nuestra gente pueda entender mejor dónde estamos y dónde quieren estar bajo una nueva Constitución.

Salir de este lío en el que nos encontramos no será una tarea fácil, y ciertamente requerirá una determinación severa y unidad de sacrificio del pueblo beliceño. Debemos ayudarnos los unos a los otros. Solo juntos podremos sobrevivir a esta pandemia económica que está a punto de hundirnos. Y para lograr esa unidad, nuestras mentes deben estar en el lugar correcto. “¡Emancípate de la esclavitud mental!” Algunas personas denigran el valor de hablar, pero se necesita mucha charla y pensar juntos si queremos lograr la comprensión y la unidad de mente y corazón necesarias como pueblo para forjar nuestro camino hacia la verdadera “liberación” económica. ¿Se puede lograr sin derramamiento de sangre, como lo han experimentado todas las demás naciones en algún momento? Si es posible, tal vez el gran pueblo beliceño, el “Nuevo Jerusalén”, como nos comparó el Dr. Leroy Taegar, pueda ser bendecido con esa distinción.

La verdadera liberación será dura, porque implicará ciertos cambios necesarios en nuestra Constitución, que tal vez no favorezcan la comodidad y el poder de ningún partido electo en el gobierno. “El poder no renuncia a nada sin una demanda”. Y por naturaleza, nuestra Constitución requiere que esos mismos miembros electos del gobierno, tres cuartas partes de ellos en la Cámara de Representantes, promulguen los cambios drásticos que sean necesarios. ¿Nuestros funcionarios electos tienen esa voluntad política? ¿Puede el poder del pueblo volverse lo suficientemente fuerte como para darles esa voluntad, sin primero soportar las tormentas y flechas de sangre en las calles?

Para soportar y sobrevivir a los desafíos que se avecinan, Belize puede necesitar un líder que crezca a convertirse en el espíritu de un nuevo mesías político, o al menos para lograr un nivel de profunda humildad para escuchar la voluntad de un pueblo iluminado y comprometido, para hacer los cambios necesarios, incluso drásticos, en nuestra Constitución, incluidos los que garantizarán que ya no se otorgue poder absoluto a ningún partido electo en el gobierno para cambiar esa Constitución. Es un puente que tenemos que cruzar algún día en el camino hacia esa “liberación” de la que hablaron y soñaron nuestros patriotas independentistas. Y es un puente que debemos cruzar si queremos sobrevivir como nación más allá de los turbulentos tiempos económicos que se avecinan. ¿Johnny es el indicado?

- Advertisment -

Most Popular

Accused rapists get bail

BELIZE CITY, Mon. Apr. 12, 2021-- On Friday, April 9, Justice Herbert Lord granted bail to two men accused of the rape of a...

COVID-19 update 

BELIZE CITY, Mon. Apr. 12, 2021-- The Ministry of Health and Wellness (MOHW) is investigating the first death believed to be related to the...

You’ll have to go left, PM

Well, John B, over these next five years you will be the father of a nation that even prior to Covid-19 was in desperate...

BNTU awaiting membership mandate

BELIZE CITY, Thurs. Apr. 8, 2021-- At this time, the membership of the Belize National Teachers Union (BNTU) has not come to a final...