28.3 C
Belize City
Monday, May 20, 2024

UEF commemorates Haitian Flag Day in Belize

Photo: YaYa Marin Coleman educating young Belizean...

Da when rain wahn come?

by Charles Gladden BELIZE CITY, Tues. May 14,...

Being better prepared for flooding in the Belize River Basin

Photo: The five participants of the 91...

VPM Hyde: Todos los niños deberían practicar deportes

Editorial (En Espanol)VPM Hyde: Todos los niños deberían practicar deportes

Belize está emocionado por las actuaciones de nuestros atletas durante el fin de semana de Pascua, en particular el ciclista Oscar Quiroz, quien ganó la carrera a campo traviesa del Sábado Santo, y Demetrie Meyers, de 14 años, quien ganó dos medallas de oro en los 50 juegos de CARIFTA en la categoría sub-17. La semana anterior fue bastante mala, nuestra selección de fútbol perdió dos veces en el período, pero es un equipo joven que sacamos para defender nuestro honor, y el hecho es que hace tiempo que nuestros futbolistas no tienen éxito a nivel regional.

El Viceprimer Ministro (VPM), Honorable Cordel Hyde, no buscaba la excelencia en el desempeño durante el reciente debate sobre el presupuesto; estaba pensando en el tejido de nuestra nación cuando señaló que el presupuesto para deportes 2023/24 es $2 millones más de lo que presupuestó el último gobierno UDP, pero dijo que eso no es suficiente para la juventud y los deportes. El VPM dijo que todos los niños deberían practicar deportes, ya sea que sean buenos en ello o no. Dijo que los beneficios de practicar deportes son incalculables, que los deportes enseñan disciplina, construyen el carácter, enseñan a nuestros hijos a resolver conflictos y a ser magnánimos en la victoria y humildes en la derrota, enseñan a nuestros niños y jóvenes a trabajar en equipo y a trabajar muy duro para lograr el éxito. Dijo que los beneficios de practicar deportes no se pueden duplicar.

Ningún país puede darse el lujo de desperdiciar la oportunidad de capacitar a sus niños y jóvenes durante sus años escolares. Tenemos que volvernos mucho más serios acerca de los deportes. Todos nuestros niños y jóvenes deben participar en actividades deportivas. A nivel de niños/jóvenes, los programas de atletismo (fútbol americano, sóftbol, baloncesto, cricket y voleibol) no son costosos de practicar. Para algunos deportes, solo se necesita una pelota y una portería/canasta/red.

La supervisión adecuada es fundamental. Un recurso disponible para el país son las filas de funcionarios públicos y jubilados. A los funcionarios públicos que muestren el carácter correcto se les debe dar tiempo libre para capacitarse y luego se les debe asignar a trabajar con los niños y jóvenes.

Con organización adecuada y con una pequeña inversión en instalaciones, se pueden generar fondos para cubrir el costo de los programas avanzados. Habría que mejorar las sedes, con vallas, gradas y baños. Los problemas de transporte se pueden abordar fácilmente. Los autobuses viejos se pueden restaurar, regular para que no excedan las 45 mph, y se pueden usar para transportar estudiantes y maestros/entrenadores a los diversos torneos.

Queremos que nuestros niños y jóvenes ganen todos los juegos y carreras cuando enfrentamos a nuestros vecinos, pero mucho más importante para nuestros niños y jóvenes es el desarrollo de su carácter. Como dijo el VPM, todos los niños deberían jugar, incluso si no son buenos en eso. Las lecciones que aprendan, y también los beneficios para la salud, les servirán durante toda su vida. Y la gloria final será para Belize.

La “histeria anticomunista” de Estados Unidos destruyó el Haití moderno

Nuestro Ministro de Relaciones Exteriores, el Honorable Eamon Courtenay, dice que el Departamento de Inmigración sospecha que muchos ciudadanos haitianos están usando a Belize para ingresar a los EE. UU., de ahí la reciente decisión de que los haitianos deberán obtener una visa de visitante para ingresar a nuestro país. Nuestro vecino insular, Haití, ha sido el país más pobre de nuestra región durante décadas y actualmente está en crisis. Los beliceños que cuestionaron la veracidad de los informes de que partes del país habían caído bajo el control de pandillas recibieron una lección de primera fila cuando nuestro equipo nacional de fútbol, en Haití para un partido de clasificación para la Copa Mundial en marzo de 2021, fue asaltado por una pandilla armada.

La historia de Haití es similar a muchas en nuestra región que han tratado de seguir un verdadero camino nacionalista. Impactante y tristemente, EE. UU. vio a los “comunistas” durante el primer gobierno de Jean-Bertrand Aristide en Haití (1991), y “permitió” que la élite enloquecida por el poder de los días de Duvalier lo derrocara. Francois Duvalier, también conocido como Papa Doc, tomó el poder en Haití en 1957, y su régimen sirvió bien a los rabiosos anticomunistas de nuestra región. Cuando murió, en 1971, su hijo, Jean Claude “Baby Doc” Duvalier, tomó las riendas de Haití y permaneció en el poder hasta 1986, cuando se vio obligado a exiliarse. Durante los regímenes de Duvalier, la élite haitiana participó en el saqueo de la isla, mientras las masas sufrían.

En el artículo “Criticism of Aristide is Misplaced” [“La crítica a Aristide está fuera de lugar”], SocialistWorker.org dice que Aristide (quien fue presidente de Haití en 1991, 1994 a 1996 y 2001 a 2004) construyó más escuelas que todos los demás gobiernos combinados, creó el primer ministerio de asuntos de la mujer de Haití, duplicó el salario mínimo, reformó la agricultura, resistió la presión “para privatizar las empresas estatales de telefonía, electricidad y los muelles de Port-au-Prince”, y acudió a la Corte Mundial “en 2003 para recuperar los $21 mil millones (dólares corrientes) en fondos que fueron extorsionados de Haití por Francia desde 1825 hasta 1947”.

The Irish Times dijo que durante el gobierno de Aristide de 1991, el presidente se reunió con el gobierno de Fidel Castro y discutieron “la factibilidad de adoptar la exitosa campaña de alfabetización de Cuba”, y que durante ese período había tanta esperanza en el país que “el éxodo de personas haitianas en barcos a Miami, Florida, se redujo a cero…”

Pero el primer gobierno de Aristide (1991) fue demasiado “amigable” con Cuba, y fuerzas fuera de Haití ayudaron a derribar su gobierno. Aristide huyó a Venezuela, y luego se exilió en los EE. UU., y mientras estuvo allí se le hizo “entrar en razón”. El Irish Times dijo que fue devuelto al poder en 1994 por 20.000 infantes de marina estadounidenses. El Times dijo que “el estadista reformado acordó implementar reformas económicas inspiradas en el FMI, incluido un paquete de privatización y recortes en el gasto social”.

Haití volvería a un camino de libre empresa total a partir de entonces. La distribución desigual de la riqueza, el horrendo tráfico de drogas y una serie de desastres naturales han mantenido al país inestable y privado. El asesinato del presidente haitiano, JovenelMoïse, en 2021, exacerbó una situación muy mala.

Los extranjeros han contribuido enormemente a las privaciones y la inestabilidad en Haití, y algunos nacionalistas les piden que se mantengan al margen, que dejen que el país resuelva sus problemas sin su “ayuda”. Desafortunadamente, las guerras civiles en países como el nuestro rara vez brindan las curas que necesitan las masas. El hecho es que la clase codiciosa obtendrá apoyo extranjero, y las potencias extranjeras son demasiado poderosas, como descubrió Aristide, por lo que tal vez lo mejor que se puede esperar es la paz junto con la determinación de conseguir justicia. El problema actual en Haití tiene implicaciones para la región. Las potencias extranjeras tienen su agenda. Belize y el resto del Caribe deben insistir en tener voz en cualquier fuerza de paz extranjera.

Nuestra región necesita que EE.UU. acepte alguna responsabilidad por el caos en Haití. Estados Unidos tiene sus intereses y mantiene las cosas relativamente estables en nuestra parte del mundo. Las masas en los países al sur del Río Bravo se están muriendo de hambre, pero en la mayoría de nuestros países reina una forma de democracia, y en eso hay esperanza de que las cosas puedan mejorar.

Nuestra región necesita que EE.UU. le baje a su desastrosa histeria “anticomunista”. Adoptar programas cubanos de alfabetización, mantener el control de los activos públicos clave y hacer que la atención hospitalaria sea asequible para todos, no convierte a nadie en nuestra región en satélites rusos o chinos.

Check out our other content

Check out other tags:

International