26.7 C
Belize City
Saturday, December 3, 2022

Guats bex after submission of Honduras’ claim to the ICJ

by Marco Lopez BELIZE CITY, Thurs. Dec. 1,...

$5 minimum wage by New Year 

BELIZE CITY, Thurs. Dec. 1, 2022 In exactly...

Belize City Council Receives Half Million Grant from Japan

BELIZE CITY, Thurs. Dec. 1, 2022 In a...

Es tiempo de un cambio”; ¡Arrepiéntanse, Belize!

Editorial (En Espanol)Es tiempo de un cambio”; ¡Arrepiéntanse, Belize!

Lunes, 31 de octubre de 2022

Un vejete en Belize, que falleció a fines de la década de 1950 antes de que el huracán Hattie devastara la entonces colonia británica de Honduras Británica el 31 de octubre de 1961 y destruyera gran parte de la Ciudad de Belize y Dangriga y todo lo que se encontraba entre ellos, una vez expresó su creencia de que un gran huracán azotaría nuestro país cada treinta años. Su experiencia de vida había incluido el devastador huracán de 1931, que no tenía nombre (entonces no le daban nombre a los huracanes).

Él no estaba presente cuando el huracán Hattie de categoría 5 nos golpeó treinta años después, por lo que su predicción parecía siniestra cuando llegó la década de 1990. No sucedió, gracias a Dios, pero experimentamos el susto de huracán más grande de nuestras vidas cuando el huracán Mitch de categoría 5 bailó a nuestro alrededor como un collar en 1998. Fuimos bendecidos.

Según en.wikipedia.org, el huracán de 1931 que azotó a Honduras Británica (antes de que nuestro nombre cambiara a Belize en 1974) alcanzó una “intensidad de huracán de categoría 4 el 10 de septiembre” cuando “tocó tierra en la Ciudad de Belize con vientos máximos sostenidos de 130 mph. (215 km/h)”.. “matando a unas 2.500 personas”. Cuando se considera que la población total de nuestro país figuraba en 1931 en 51.347 (según sib.org.bz), uno puede intentar imaginar la magnitud del desastre humano que vivieron nuestros antepasados cuando 2.500 almas perecieron en ese día diez de septiembre. Consejo.bz dice del huracán de 1931 que, “aunque más débil que el huracán Hattie de 1961, sigue siendo el huracán y desastre natural más letal en la historia de Honduras Británica (Belize)”.

No hay registros de censos que podamos ubicar de ese período que describan la demografía de nuestra población en esos tiempos, pero generalmente se acepta que el municipio o ciudad de Belize fue el principal centro poblacional desde los primeros días del asentamiento cuando la población descendiente de esclavos africanos, era, con diferencia, la más numerosa. sib.org.bz describe el desglose por distrito en 1931 cuando la población total del país era 51.347 de la siguiente manera: Corozal con 13,4%, Orange Walk con 11,5%, Distrito de Belize con 42,2%, Cayo con 11,1%, Stann Creek con 9,6%, y Toledo con el 12,2% de la población.

Según consejo.org, cuya información proviene de los archivos del Centro Nacional de Huracanes de EE. UU., “Desde 1930, ha habido 16 huracanes, 8 de los cuales fueron huracanes mayores, que tocaron tierra en Belize o pasaron lo suficientemente cerca como para causar daños o pérdidas de vida. Además, 17 sistemas tocaron tierra en Belize como tormentas tropicales”. Hubo tormentas que apenas alcanzaron la fuerza de huracán en 1933, 1942 y 1945 que tocaron tierra en alguna parte del país. Después de 1953, EE. UU. comenzó a dar nombres femeninos a las tormentas tropicales y los huracanes, y en 1955, un Janet de categoría 5 el 27 de septiembre “redujo al Municipio de Corozal a escombros con vientos sostenidos (que) alcanzaron hasta 175 mph”. En julio de 1960 y 1961, Belize se vio afectado por los huracanes Abby y Anna, respectivamente, ambos con una fuerza mínima de huracán al tocar tierra. Luego, el 31 de octubre de 1961, fue el huracán Hattie de categoría 5 que “aterrizó justo al sur de la Ciudad de Belize con… vientos sostenidos de 155 mph con ráfagas de hasta 200 mph”. Hattie “mató a más de 400 personas…” “Casi la mitad de la Ciudad de Belize fue demolida” y “Fue este huracán lo que provocó que George Price y su Partido Unido del Pueblo (PUP) trasladaran la ciudad capital de la Ciudad de Belize a un lugar más seguro en Belmopán”. El Municipio de Stann Creek y todas las aldeas entre la Ciudad de Belize y Stann Creek también fueron duramente golpeadas por Hattie.

Hubo un huracán de categoría 1 Francelia en 1969, luego, en 1974, el huracán Fifi de categoría 2 causó daños significativos en el sur de Belize, mientras que el 18 y 19 de septiembre de 1978, Greta de categoría 2 golpeó la Ciudad de Belize y afectó áreas hasta Stann Creek. Y hubo algunas tormentas tropicales que nos impactaron con lluvias e inundaciones y ráfagas de viento.

Cabe destacar que, como si fuera una bendición después de la Independencia de nuestro país, se observa que de 1981 a 1997 “Ningún ciclón tropical afectó a Belize…” ¿Se nos estaba dando tiempo como nueva nación para poner nuestra casa en orden? Parece que sí.

Irónicamente, es exactamente durante ese período que otro tipo de huracán comenzó a devastar nuestra población joven y de rápido crecimiento. El profético Said Musa declaró que el advenimiento de la televisión en Belize sería como una invasión de “un ejército de diez mil”. Pero no mencionó la cocaína crack, y eso probablemente haya marcado una diferencia aún mayor en nuestra sociedad.

Como nación, no contábamos nuestras bendiciones correctamente durante ese período de gracia de los huracanes. Cierto, las personas religiosas continuaron su vigilia anual con velas, pero otras fuerzas estaban trabajando en nuestras comunidades, donde el valor de la vida y el amor comenzaron a caer en la balanza, además de la atracción de las drogas y el dinero rápido/fácil. Junto con el advenimiento del turismo de masas y las tentaciones del “paraíso de los proxenetas”, toda nuestra sociedad cayó bajo el hechizo de la codicia, la lujuria y el egoísmo, desde “la sala de juntas hasta las bases”, y pronto la vida de un joven tenía poco valor en el juego de soldados y pandillas. Olviden el amor, los lazos familiares y la buena vecindad, olviden el orgullo y los principios y el “buen nombre”; para muchos ahora todo se trataba de billetes.

Pero, “nosotros no podemos culpar a los jóvenes”, en este mundo capitalista de competencia de “libre mercado”, cuando el hambre arde en los rostros oscuros de niños enojados en busca de un sueño, mientras son testigos de riqueza obscena y extravagancia en exhibición por las justas historias de éxito en un sistema que se nutre de su propia negligencia, ignorancia y frustración que genera odio hacia sí mismo y desesperación dentro de la olla a fuego lento del 60% de pobreza.

¡Lucha contra el hambre, Belize! Debemos hacer mejor. Un terreno es grandioso, hasta que nos enfermamos y tenemos que venderlo para pagar las facturas médicas por desnutrición y negligencia en la atención médica.

Mitch simplemente nos hizo ademán en 1998, pero aun así sufrimos los efectos secundarios de las inundaciones debido a las fuertes lluvias en la región.

El huracán Keith se había reducido a una categoría 2 cuando asoló San Pedro, Cayo Ambergris y Cayo Hicaco el 2 de octubre de 2000 y luego se trasladó al continente cerca de la Ciudad de Belize.

La tormenta tropical Chantal en agosto de 2001 casi alcanzó la fuerza de un huracán, pero se demoró lo suficiente como para causar daños graves en Cayo Hicaco y San Pedro. Luego, el 8 de octubre de ese mismo año, el terrible huracán Iris de categoría 4 devastó Placencia y muchas áreas agrícolas en el sur de Belize cuando tocó tierra el 8 de octubre de 2001, con vientos de 145 mph y fue “registrado como el huracán más fuerte de la temporada de huracanes del Atlántico de 2001”. “Las pérdidas en la industria agrícola se estimaron en $74.5 millones. 31 personas murieron a causa de la tormenta; 20 eran personas en un bote de buceo, M/V Wave Dancer, cuando volcó en el muelle de Big Creek y otros ocho figuraban como desaparecidos”.

En 2007, el huracán Dean, de categoría 5, pasó “25 millas al norte de la frontera entre Belize y México”, pero sin embargo “causó grandes daños en el norte de Belize”. Ese mismo año, se pronosticó que otro huracán de categoría 5, Félix, proveniente del sur, azotaría a Belize, y estuvo “cerca de la Ciudad de Belize durante varios días antes de que la tormenta decidiera mantener su rumbo hacia el oeste y dejar a Belize intacto”. ¡Damos gracias!

En 2010, las tormentas tropicales Alex, Karl y Matthew causaron algunas inundaciones pero no nos impactaron con vientos huracanados. Sin embargo, el 24 de octubre, el huracán Richard, de categoría 1, aplastó “la pintoresca aldea de Gales Point Manatee” y luego se fijó con violencia enfurecida “hacia el oeste sobre campo abierto a Belmopan, Roaring Creek, Camalote, Teakettle, Ontario y Unitedville, destruyendo casas aldeanas y arrasando el paisaje.” Incluso “Belmopán… experimentó un fuerte huracán categoría 1 con vientos entre 80 y 90 millas por hora”.

La tormenta tropical Harvey fue “el único ciclón tropical de la temporada 2011 que tocó tierra en Belize”, pero causó daños menores e inundaciones.

En 2012, el huracán Ernesto de categoría 1 solo causó “daños menores por el viento y algunas inundaciones graves debido a las casi 8” de lluvia que cayeron por la tormenta” cuando tocó tierra justo al sur de Mahahual, México o a unas 45 millas al noreste de Consejo, Belize”.

En 2013 solo hubo algunos efectos de inundación por la tormenta tropical Barry, pero de 2014 a 2016 “Ningún ciclon tropical afectó a Belize”.

Nuestro último impacto directo de vientos huracanados fue en 2017 cuando el huracán Earl de categoría 1 de 80 mph tocó tierra en Belize el 4 de agosto… causando grandes daños; las pérdidas para la agricultura superaron los US$100 millones;” pero afortunadamente, no hubo ninguna pérdida de vidas en Belize.

No hubo ciclones tropicales que afectaran a Belize en 2018, y desde entonces hemos tenido algunos incidentes de “paso cercano”, incluidos recientemente los efectos del huracán Ian que pasó al sur de Belize pero causó grandes inundaciones en los distritos del sur y el oeste.

Belize, tenemos mucho que agradecer como pueblo. A pesar de los tiempos difíciles y la pobreza, hay mucha riqueza en Belize, y por muy malas que sean las cosas para algunos, y por muy malas que puedan llegar a ser en los próximos meses con la agitación mundial y el aumento de los precios, todos podemos echar una mano para compartir mejor la bondad que Dios nos ha dado en “esta hermosa Joya nuestra”.

Según los últimos avisos, este parece estar dirigiéndose hacia nosotros. ¡Agárrense fuerte, Belize! Podemos lograrlo si nos mantenemos unidos y compartimos lo que tenemos en tiempos de necesidad. Debemos prestar atención a la advertencia de Jah/Dios y hacer un cambio en la forma en que nos tratamos unos a otros, y en nuestro sistema de atención médica y nuestros salarios, para que el pastel se comparta mejor para que todos puedan sobrevivir. Y si es Su voluntad que debamos soportar el castigo esta vez, entonces debemos comprometernos a soportar la presión juntos y mantener la fe para un mañana mejor. ¡Paz y amor, Belize!

Check out our other content

World AIDS Day

BCCI voted in favor of Waterloo

No plans for seismic testing YET, says PM

Teen charged for friend’s death in RTA

Check out other tags:

International